En­tre pa­dres y maes­tros

Mia - - CALIDAD DE EDUCACIÓN - Fuen­te: Po­lo Edu­ca­ti­vo Pi­lar (www.po­loe­du­ca­ti­vo­pi­lar.org.ar)

En el au­di­to­rio de la Uni­ver­si­dad Aus­tral, el Po­lo Edu­ca­ti­vo Pi­lar or­ga­ni­zó la con­fe­ren­cia “Del alumno a su fa­mi­lia” don­de, du­ran­te dos ho­ras, los do­cen­tes y di­rec­ti­vos asis­ten­tes es­cu­cha­ron y dia­lo­ga­ron con el Lic. en Psi­co­lo­gía Ma­tías Mu­ñoz a fin de me­jo­rar la re­la­ción es­cue­la - fa­mi­lia. "Es im­por­tan­te pen­sar que am­bos (es­cue­la y fa­mi­lia) es­tán an­te la mis­ma incertidumbre fren­te a es­tos na­ti­vos di­gi­ta­les que ge­ne­ran mu­chí­si­mo des­con­cier­to. Hay que ver có­mo ha­ce­mos un tra­ba­jo de coope­ra­ción ge­ne­ra­cio­nal don­de no­so­tros (pa­dres y do­cen­tes) po­da­mos ayu­dar­los a ellos en al­gu­nas cues­tio­nes que nos sa­len me­jor, co­mo la to­le­ran­cia a la frus­tra­ción y po­da­mos apren­der de ellos (hi­jos/alum­nos) al­gu­nas cues­tio­nes que a los na­ti­vos di­gi­ta­les les sa­le me­jor co­mo la crea­ti­vi­dad o la fle­xi­bi­li­dad", ase­gu­ró Mu­ñoz.

Acer­ca del cam­bio de es­ce­na­rio de las úl­ti­mas ge­ne­ra­cio­nes, Mu­ñoz di­jo que "es di­fí­cil por­que he­mos si­do for­ma­dos de una ma­ne­ra y en en una épo­ca cul­tu­ral di­fe­ren­te; en­ton­ces hay que des­an­dar un po­co eso que he­mos ad­qui­ri­do pa­ra afron­tar al­go nue­vo y eso ge­ne­ra mu­cha incertidumbre tan­to en pa­dres co­mo en do­cen­tes".

Da­do que pa­ra el ex­per­to el apren­di­za­je no es so­lo cog­ni­ti­vo sino tam­bién emo­cio­nal y re­la­cio­nal, al cam­biar la mi­ra­da "el víncu­lo cam­bia el apren­di­za­je, fa­vo­re­cien­do o per­ju­di­cán­do­lo. Es bueno des­ta­car que las bue­nas re­la­cio­nes pro­te­gen el ce­re­bro. El víncu­lo me­jo­ra el apren­di­za­je. El ape­go es muy po­de­ro­so pa­ra apren­der".

Otro te­ma que se abor­dó fue­ron los cam­bios de or­den en la fa­mi­lia: "Lo preo­cu­pan­te no es que cam­bie el for­ma­to sino que cam­bie el or­den. Una co­sa es que ha­ya pa­pá y ma­má, jun­tos o se­pa­ra­dos, fa­mi­lia mo­no­pa­ren­tal, etc. Pe­ro cuan­do se in­vier­te la si­me­tría y el hi­jo edu­ca al pa­dre, o el hi­jo tie­ne po­der, o el hi­jo es el rey de la ca­sa y el pa­dre ha per­di­do la au­to­ri­dad, ahí hay una dis­fun­ción más allá de las for­mas", ase­gu­ró Mu­ñoz.

Es im­por­tan­te te­ner en cuen­ta que "en la pe­lea pa­dres-do­cen­tes, per­de­mos los do­cen­tes ya que los alum­nos pa­san con no­so­tros un ra­to y el res­to del día con su fa­mi­lia, por eso es im­por­tan­te el con­sen­so. An­tes es­ta­ba cla­ro que pa­dres y es­cue­la es­tá­ba­mos pa­ra lo mis­mo, aho­ra hay do­cen­tes que tie­nen mie­do de la reunión de pa­dres".

En cuan­to al fu­tu­ro, Mu­ñoz ase­gu­ra que "pa­re­ce­ría que el si­glo XXI nos pi­de ha­bi­li­da­des blan­das, emo­cio­na­les, co­mo la in­te­li­gen­cia emo­cio­nal o la fle­xi­bi­li­dad en el li­de­raz­go o la com­pa­sión, la em­pa­tía, y es­to no se da en la es­cue­la o se da po­co". Por eso, "cuan­do una re­la­ción no tie­ne el mis­mo fo­co pier­de efi­ca­cia. Si los pa­dres man­dan al co­le­gio a los chi­cos por una co­sa y los do­cen­tes quie­ren a los chi­cos pa­ra otra hay un con­flic­to. Si lo que que­re­mos es que los chi­cos ten­gan in­for­ma­ción en la era de la in­for­ma­ción en la cual los chi­cos es­tán sa­tu­ra­dos de da­tos, va­mos a es­tar en pro­ble­mas. Hay que en­se­ñar pro­ce­di­mien­tos, com­pe­ten­cias, y no tan­to con­te­ni­dos. Los con­te­ni­dos tie­nen que es­tar pe­ro tie­ne que ha­ber otro ti­po de ma­ne­jo de con­te­ni­dos pa­ra evi­tar que el chi­co ha­ga an­sie­da­des por es­tar con la men­te tan lle­na de in­for­ma­ción", am­plió el psi­có­lo­go.

Es­te diag­nós­ti­co se da tan­to en la es­cue­la pu­bli­ca co­mo en la pri­va­da, es trans­ver­sal a las cla­ses so­cia­les se­gún in­di­ca Mu­ñoz: "La so­lu­ción, en prin­ci­pio es que la es­cue­la y la fa­mi­lia dia­lo­guen mu­cho pa­ra es­ta­ble­cer una alian­za y un fo­co en co­mún que es la crian­za de los chi­cos. El ni­ño es­tá en el me­dio de una crí­ti­ca fa­mi­lia-es­cue­la y eso le di­fi­cul­ta tam­bién apren­der. Lo pri­me­ro es es­ta­ble­cer nue­vos fo­cos de con­sen­so pa­ra que el chi­co se­pa que los adul­tos te­ne­mos el mis­mo res­pal­do y te­ne­mos el mis­mo fo­co y que­re­mos lo mis­mo pa­ra él".

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.