ALIMENTACIÓN CONS­CIEN­TE.

Mia - - SUMARIO -

La vi­ta­mi­na del in­vierno

De to­dos los an­ti­oxi­dan­tes, la vi­ta­mi­na C (áci­do as­cór­bi­co) es el más es­tu­dia­do. Ade­más de es­cor­bu­to- en­fer­me­dad ca­rac­te­ri­za­da por hin­cha­zón, san­gra­do de en­cías, pér­di­da de las pie­zas den­ta­les y he­ma­to­mas en el cuer­po al mí­ni­mo ro­ce de­bi­do a la de­bi­li­dad de los va­sos san­guí­neos-, el dé­fi­cit de es­te nu­trien­te pue­de fa­vo­re­cer la ci­ca­tri­za­ción y coa­gu­la­ción san­guí­nea re­tar­da­da, anemias, arru­gas pre­ma­tu­ras, de­bi­li­dad in­mu­no­ló­gi­ca (con­ta­gio cons­tan­te de en­fer­me­da­des), do­lo­res de ar­ti­cu­la­cio­nes y re­blan­de­ci­mien­to óseo, de­bi­li­dad mus­cu­lar y can­san­cio cró­ni­co. Co­mo co­la­bo­ra en el au­men­to de las de­fen­sas del or­ga­nis­mo, se re­co­mien­da au­men­tar su con­su­mo en épo­cas de res­fríos y gri­pes, así co­mo si hay con­tac­to con per­so­nas en­fer­mas pa­ra ayu­dar al sis­te­ma in­mu­ne a lu­char con­tra bac­te­rias y vi­rus.

Otro de sus apor­tes es la for­ma­ción de co­lá­geno, una pro­teí­na cen­tral en la for­ma­ción y re­ge­ne­ra­ción de la piel, los ten­do­nes, los li­ga­men­tos y los va­sos san­guí­neos, per­mi­tien­do la cu­ra­ción de he­ri­das y for­ma­ción de te­ji­do ci­ca­tri­zal. Tam­bién ac­túa en el man­te­ni­mien­to y re­pa­ra­ción de hue­sos y dien­tes.

El ex­ce­so de vi­ta­mi­na C se eli­mi­na por la ori­na y se ne­ce­si­ta una re­po­si­ción per­ma­nen­te por­que no se al­ma­ce­na ni sin­te­ti­za en el or­ga­nis­mo.

An­ti­gri­pal

Se han de­fi­ni­do las po­si­bi­li­da­des de la vi­ta­mi­na C co­mo es­ti­mu­lan­te in­mu­no­ló­gi­co, pre­ven­ti­vo de la gri­pe, el res­frío y otras afec­cio­nes res­pi­ra­to­rias, pro­tec­tor de la sa­lud del co­ra­zón y las ar­te­rias, pre­ven­ti­vo y coad­yu­van­te en el tra­ta­mien­to de di­ver­sos cán­ce­res, en las en­fer­me­da­des in­fla­ma­to­rias co­mo la ar­tri­tis y reu­ma­tis­mo y co­mo po­de­ro­so an­ti­en­ve­je­ci­mien­to. Li­nus Pau­ling, prin­ci­pal de­fen­sor del uso de la vi­ta­mi­na C, ha ge­ne­ra­do po­lé­mi­cas y pro­pues­to cam­bios cua­li­ta­ti­vos en fa­vor del bie­nes­tar de la hu­ma­ni­dad pro­mo­vien­do el uso de áci­do as­cór­bi­co.

En es­te úl­ti­mo sen­ti­do, gran par­te de su fun­cio­na­mien­to pue­de ex­pli­car­se de­bi­do a su ca­pa­ci­dad an­ti­oxi­dan­te o efec­to neu­tra­li­za­dor de los no­ci­vos ra­di­ca­les li­bres que con fre­cuen­cia es­tán ex­ce­di­dos por nues­tros ma­los há­bi­tos ali­men­ta­rios, la con­ta­mi­na­ción am­bien­tal o el estrés. La cien­cia sos­tie­ne que los ra­di­ca­les li­bres pue­den cau­sar im­por­tan­tes da­ños a nues­tro cuer­po, en­tre los que se se­ña­la el de­te­rio­ro del ma­te­rial ge­né­ti­co (ADN), las en­zi­mas, pro­teí­nas y áci­dos gra­sos que com­po­nen la mem­bra­na ce­lu­lar, con­tri­bu­yen­do a la ma­ni­fes­ta­ción de en­fer­me­da­des cró­ni­cas co­mo las se­ña­la­das.

Du­ran­te la gra­ve pan­de­mia de gri­pe lla­ma­da es­pa­ño­la que ata­có al mun­do en 1918, un gru­po de ha­bi­tan­tes de Pen­sil­va­nia (Es­ta­dos Uni­dos), sin ac­ce­so a tra­ta­mien­tos mé­di­cos, si­guie­ron con­su­mien­do sus tra­di­cio­na­les in­fu­sio­nes de una hier­ba lla­ma­da Bo­ne­set (Arre-

gla hue­sos), cu­yo nom­bre cien­tí­fi­co es Eu­pa­to­rium Per­fo­lia­tum, muy uti­li­za­da en ho­meo­pa­tía. Mu­chos de ellos so­bre­vi­vie­ron gra­cias a es­ta plan­ta que, en­tre otras co­sas, tie­ne una ele­va­da con­cen­tra­ción de vi­ta­mi­na C.

Cuán­to y dón­de

La re­co­men­da­ción die­ta­ria es de 60 mi­li­gra­mos, ele­ván­do­se a 80 mi­li­gra­mos du­ran­te el em­ba­ra­zo y 120 mi­li­gra­mos en los pe­río­dos de lac­tan­cia. Sin em­bar­go, es­ta do­sis se ha de­mos­tra­do in­su­fi­cien­te pa­ra pro­te­ger el or­ga­nis­mo de to­das las agre­sio­nes am­bien­ta­les a las que se ve ex­pues­to ac­tual­men­te. Si te­ne­mos en cuen­ta que un ci­ga­rri­llo des­tru­ye en­tre 25 y 100 mi­li­gra­mos de es­ta vi­ta­mi­na, la do­sis mí­ni­ma pa­ra un fu­ma­dor de­be­ría ser de 25 mi­li­gra­mos por la can­ti­dad de ci­ga­rri­llos que fu­me más una can­ti­dad adi­cio­nal que lo pro­te­ja de to­das las res­tan­tes ex­po­si­cio­nes a ra­di­ca­les li­bres.

Las prin­ci­pa­les fuen­tes de vi­ta­mi­na C son los cí­tri­cos, la ace­ro­la, los to­ma­tes, los pi­mien­tos, el bró­co­li, las fru­ti­llas, la es­pi­na­ca, el ki­wi o el me­lón. Hay ali­men­tos que con­tie­nen can­ti­da­des ex­tra­or­di­na­rias y a los que es me­jor con­su­mir fres­cos cuan­do es po­si­ble o en for­ma de com­ple­men­tos nu­tri­cio­na­les cuan­do no lo es co­mo ci­rue­las ka­ka­dus, Ca­mu Ca­mu, es­ca­ra­mu­jo o ro­sa mos­que­ta, ace­ro­la o gua­ya­ba. Otros ali­men­tos más co­rrien­tes son su­fi­cien­tes pa­ra apor­tar ne­ce­si­da­des bá­si­cas co­mo los cí­tri­cos, el me­lón, el ki­wi o el man­go en­tre las pri­me­ras, y las cru­cí­fe­ras, los pi­mien­tos o la es­pi­na­ca en­tre las se­gun­das.

Es im­por­tan­te se­ña­lar que la vi­ta­mi­na C se oxi­da ra­pi­da­men­te y, por lo tan­to, re­quie­re cui­da­dos al mo­men­to de ex­po­ner­la al ai­re, ca­lor y agua pa­ra su me­jor pro­tec­ción. Cuan­to me­nos ca­lor se apli­que en la coc­ción, me­nor se­rá la pér­di­da de con­te­ni­do, ra­zón por la cual des­de la me­di­ci­na na­tu­ral in­sis­ti­mos tan­to en la coc­ción al va­por o la in­ges­ta de más ali­men­tos cru­dos.

Por su­pues­to, en ca­so de ser ne­ce­sa­rio ac­ce­der a do­sis te­ra­péu­ti­cas de vi­ta­mi­na C, pro­ba­ble­men­te ne­ce­si­ta­mos con­su­mir un com­ple­men­to nu­tri­cio­nal ba­jo su­per­vi­sión pro­fe­sio­nal; es­to es­pe­cial­men­te po­dría ocu­rrir en ca­sos de cán­cer, in­fec­cio­nes, tras­tor­nos res­pi­ra­to­rios, en­tre otros. Siem­pre es im­por­tan­te va­lo­rar el in­gre­so de nu­trien­tes co­mo el áci­do as­cór­bi­co de sus fuen­tes na­tu­ra­les y, en ca­so de ser ne­ce­sa­rio, pro­ce­der a su com­ple­men­ta­ción con pro­duc­tos de ca­li­dad. Cuan­do se con­su­me a tra­vés de com­ple­men­tos nu­tri­cio­na­les, se de­be pro­cu­rar que la fuen­te de vi­ta­mi­na C sea na­tu­ral, ge­ne­ral­men­te ob­te­ni­da de plan­tas co­mo la ace­ro­la, el ca­mu ca­mu, la ro­sa mos­que­ta, en­tre otros.

Por Pa­blo de la Igle­sia*

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.