GYM.

Pa­ra con­quis­tar a los que se abu­rren en los gim­na­sios o no se mue­ven pa­ra na­da, 5 ru­ti­nas con mú­si­ca y co­reo­gra­fías es­tán ga­nan­do adep­tos en to­do el mun­do

Mia - - SUMARIO - Pa­ra in­for­ma­ción: in­fo@bodysys­tems.org

Las no­ve­do­sas ru­ti­nas con mú­si­ca

Pa­ra los que les cues­ta cum­plir con la rutina del gim­na­sio o se abu­rren en las má­qui­nas de mus­cu­la­ción, bai­lar co­mo en una dis­co pue­de ser la gran op­ción pa­ra cum­plir con la ac­ti­vi­dad fí­si­ca in­dis­pen­sa­ble pa­ra con­ser­var la sa­lud y man­te­ner­se en pe­so. Tal vez por eso, ca­da vez apa­re­cen más ver­sio­nes de la gym mu­si­cal. Cuan­do to­da­vía la zum­ba, una de las úl­ti­mas que lle­gó al país, si­gue con­vo­can­do adep­tos, en el mun­do es­tán ha­cien­do fu­ror cin­co nue­vas ten­den­cias pa­ra mo­ver­se al rit­mo de la mú­si­ca. Es­ta nue­va téc­ni­ca na­ció en Nue­va Ze­lan­da pe­ro se im­pu­so en Nue­va York, des­de don­de con­quis­tó el mun­do por­que es per­fec­ta pa­ra re­cu­pe­rar fuer­zas y re­du­cir la ten­sión dia­ria. Se­gún Daniel Se­rrano, di­rec­tor de­por­ti­vo de de uno de los gim­na­sios que en­tre­na con la téc­ni­ca en el mun­do, "el Sh'bam re­du­ce los sín­to­mas re­la­cio­na­dos con el estrés y ge­ne­ra sen­ti­mien­tos po­si­ti­vos que au­men­tan la vi­ta­li­dad. En­tre­nar en gru­po es­ti­mu­la la co­mu­ni­ca­ción y per­mi­te crear re­la­cio­nes po­si­ti­vas. For­mar par­te de un gru­po ha­ce que ca­da cla­se se dis­fru­te aún más". Com­bi­na mo­vi­mien­tos de baile sen­ci­llos y muy sexys. Las se­sio­nes du­ran unos 45 mi­nu­tos y el ejer­ci­cio es de in­ten­si­dad mo­de­ra­da. Las cla­ses cons­tan de 12 pis­tas di­fe­ren­tes y ca­da uno de ellas tie­ne su co­reo­gra­fía que fu­sio­na jazz, rit­mos la­ti­nos, funky y dis­co. Per­mi­te que­mar ca­lo­rías (apro­xi­ma­da­men­te unas 500 por se­sión), to­ni­fi­car y mo­de­lar el cuer­po, desa­rro­llar la ca­pa­ci­dad de ex­pre­sión y me­jo­rar la coor­di­na­ción. Gra­cias a los be­ne­fi­cios del en­tre­na­mien­to a in­ter­va­los, se me­jo­ra la re­sis­ten­cia car­dio­vas­cu­lar. Se­gún Se­rrano, "la ac­ti­vi­dad se re­nue­va ca­da tres me­ses con mú­si­ca y co­reo­gra­fías nue­vas. Por eso siem­pre son 45 mi­nu­tos vi­bran­tes, úni­cos y va­ria­dos". El en­tre­na­mien­to es ap­to pa­ra per­so­nas de to­das las eda­des y con cual­quier ni­vel de re­sis­ten­cia fí­si­ca que quie­ran lle­var una vi­da saludable y di­ver­tir­se. La cla­se co­mien­za con un baile-ca­len­ta­mien­to con mo­vi­mien­tos bá­si­cos pa­ra po­ner en mar­cha to­do el cuer­po, des­de las ca­de­ras has­ta los los de­dos. Lue­go, se com­bi­nan se­sio­nes de al­ta in­ten­si­dad y fa­ses de re­cu­pe­ra­ción. La cla­se ter­mi­na con unos ori­gi­na­les es­ti­ra­mien­tos pa­ra que los múscu­los no se re­sien­tan, re­cu­pe­rar las pul­sa­cio­nes y fa­vo­re­cer la elas­ti­ci­dad. Es­ta téc­ni­ca ya se pue­de prac­ti­car en Ar­gen­ti­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.