MAS­CO­TAS.

Unos sim­ples cui­da­dos y la ob­ser­va­ción al­can­zan pa­ra te­ner pá­ja­ros en ca­sa sa­nos, her­mo­sos y can­ta­ri­nes

Mia - - SUMARIO -

Te­ner aves sa­nas

La sim­ple ob­ser­va­ción al­can­za pa­ra sa­ber que el ave que te­ne­mos en ca­sa es­tá sa­na. En prin­ci­pio, se mues­tra enér­gi­ca y man­tie­ne una alimentación in­ter­mi­ten­te. En cuan­to a su apa­rien­cia fí­si­ca, las plu­mas y ojos es­tán bri­llan­tes. En cam­bio, cuan­do se en­fer­man se las ve can­sa­das, aba­ti­das, irri­ta­das y con ten­den­cia per­ma­nen­te a es­con­der la ca­be­za de­ba­jo de las alas. Con fre­cuen­cia, pue­den es­tor­nu­dar, te­ner se­cre­cio­nes a lo lar­go de sus fo­sas na­sa­les o ex­cre­men­tos pe­ga­dos en las plu­mas de la co­la. Cuan­do pa­de­cen tras­tor­nos res­pi­ra­to­rios ha­cen un so­ni­do co­mo de "clic" al res­pi­rar y a me­nu­do un mo­vi­mien­to de la co­la ha­cia arri­ba y ha­cia aba­jo.

Có­mo cui­dar­las

✘ Al igual que los pe­rros y los ga­tos, las aves tam­bién ne­ce­si­tan ca­ri­ño y com­pa­ñía, por lo que hay que de­di­car­les un tiem­po con­si­de­ra­ble, de lo con­tra­rio, tie­nen cam­bios drás­ti­cos en su com­por­ta­mien­to es­pe­cial­men­te cuan­do se las aban­do­nas du­ran­te va­rias ho­ras.

✘ La jau­la siem­pre tie­ne que es­tar lim­pia. Cuan­do el pájaro se po­sa en su re­ci­pien­te con se­mi­llas o hay ex­cre­men­tos, hay que asear tan pron­to co­mo sea po­si­ble.

✘ Las aves ne­ce­si­tan que los ra­yos ul­tra­vio­le­tas del sol pe­ne­tren en su piel pa­ra que les ayu­den en la ab­sor­ción del cal­cio de los ali­men­tos que con­su­men. El cal­cio ha­ce que los múscu­los es­tén bien for­ta­le­ci­dos y que los hue­sos sean muy fuer­tes y re­sis­ten­tes.

✘ Las aves en­jau­la­das a me­nu­do son pri­va­das de la luz del sol ya que la ma­yor par­te del tiem­po per­ma­ne­cen en in­te­rio­res. Pa­ra ga­ran­ti­zar una ex­po­si­ción óp­ti­ma se re­co­mien­da man­te­ner las jau­las cer­ca de ven­ta­nas o sa­car­las al ai­re li­bre en los días so­lea­dos. En in­vierno, se pue­de cu­brir una par­te de la jau­la con un pa­ño pa­ra que, si el pájaro sien­te frío, pue­da po­ner­se de­ba­jo.

✘ La jau­la de­be la­var­se con de­sin­fec­tan­tes re­gu­lar­men­te. Los res­tos de co­mi­da de las aves de­ben desechar­se ca­da ma­ña­na. En ca­so de que la ha­ma­ca sea de ma­de­ra, hay que lim­piar­la con pa­pel de li­ja. Se pue­de cu­brir la par­te in­fe­rior de la jau­la con un pa­pel de dia­rio pa­ra re­ti­rar­lo to­dos los días y re­em­pla­zar­lo por uno nue­vo y lim­pio.

✘ La die­ta de las aves de­be con­te­ner can­ti­da­des ade­cua­das de vi­ta­mi­nas y mi­ne­ra­les. Los ali­men­tos ri­cos en vi­ta­mi­na A, co­mo ba­ta­ta, ca­la­ba­za, za­naho­ria, es­pi­na­ca o maíz son muy acon­se­ja­bles. Los fru­tos se­cos pue­den ser una va­rian­te nu­tri­ti­ti­va.

✘ Las aves de­ben ser ba­ña­das y lim­pia­das a in­ter­va­los re­gu­la­res. Ac­ti­vi­da­des co­mo el aseo, aci­ca­la­mien­to y mu­da de plu­mas son muy úti­les pa­ra ga­ran­ti­zar que es­tén bien.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.