FA­MO­SOS MAYA

Mia - - HORÓSCOPO - Por Ga­briel Ru­gie­ro, El Bru­ji­to Maya

IN­DRA DEVI.Tau­ri­na. Na­ci­da ba­jo la Lu­na de la Ser­pien­te en el Año del Cie­lo. Eiže­ni­ja Pē­ter­so­ne (así se lla­ma­ba) na­ció en Ri­ga, Le­to­nia, un 12 de ma­yo de 1899. Vi­vió en tres si­glos, pa­só por la re­vo­lu­ción Ru­sa, la 1ra. y 2da. gue­rra mun­dial, y se con­vir­tió en la Pri­me­ra Da­ma del Yo­ga. En un re­ti­ro es­pi­ri­tual en la In­dia, co­no­ció al maes­tro Kris­na­mur­ti lo que la de­ci­dió a ir­se a vi­vir a ese país de sad­hus y tem­plos sa­gra­dos. Allí co­no­ció a quién fue su men­tor en las ar­tes de­lYo­ga, Sri Kris­na­ma­char­ya; pe­ro no le fue fá­cil, el maes­tro no la que­ría acep­tar en­tre sus alum­nos por dos ra­zo­nes: era mu­jer y ex­tran­je­ra. Pe­ro, co­mo bue­na tau­ri­na, no ha­bía na­die ni na­da, que la hi­cie­ra cam­biar de opi­nión. Su maes­tro le pu­so du­ras prue­bas y desafíos, ella acep­tó to­do con hu­mil­dad y te­na­ci­dad y ga­nó el res­pe­to de Kris­na­ma­char­ya, quien le en­co­men­dó la ta­rea de di­vul­gar el Yo­ga por el mun­do. Así lo hi­zo, en­se­ñó la fi­lo­so­fía del Yo­ga en Chi­na, con­quis­tó a to­das las es­tre­llas de Holly­wood, y a sus 85 años vino a la Ar­gen­ti­na dón­de im­pul­só, con Ia­na y Da­vid Li­far, la Fun­da­ción In­dra Devi. Su Lu­na Maya era Quet­zal­coatl, la Ser­pien­te Em­plu­ma­da, así era ella con la mi­ra­da pues­ta en el Cie­lo, pe­ro los pies bien pues­tos en la tie­rra.To­das sus en­se­ñan­zas se ba­sa­ban en apli­car la es­pi­ri­tual a la vi­da dia­ria, adap­tán­do­la a oc­ci­den­ta­les pa­ra me­jo­rar su ca­li­dad de vi­da.To­dos los que tu­vi­mos el pla­cer de co­no­cer­la, fui­mos trans­for­ma­dos por su Luz, y aún su re­cuer­do nos ins­pi­ra.

Co­rreo as­tro­ló­gi­co:

Nancy, del 24 de oc­tu­bre. Tu nom­bre Maya es Pe­rro Cris­tal Blan­co. Es­cor­pio atra­vie­sa por una cri­sis de cre­ci­mien­to. Quie­re más de la vi­da y va por ello.Al­gu­nos cor­tes de­ben ha­cer­se de raíz si no se­gui­rás arras­tran­do el pa­sa­do con vos. De es­ta eta­pa flo­re­ce­rá to­do lo nue­vo. Ma­riano, 3 de fe­bre­ro.Tu nom­bre Maya es Ca­mi­nan­te del Cie­lo Re­so­nan­te Ro­jo.

Va­le la pe­na ju­gar­te por lo que sen­tís, si la amás, de­cí­se­lo, la li­bria­na ja­más po­dría re­sis­tir­se a los en­can­tos de un acua­riano. Lle­ga un mo­men­to de la vi­da dón­de uno de­be re­sig­nar un po­co de su li­ber­tad a cam­bio de una re­la­ción es­ta­ble.

Po­dés es­cri­bir­me aco­rreo­mia@per­fil.com. Asun­to: HO­ROS­CO­PO, y per­so­nal­men­te es­ta­ré con­tes­tan­do ca­da una de tus pre­gun­tas (si lo deseás po­dés usar seu­dó­ni­mo pa­ra que te res­pon­da). Gra­cias por to­dos sus co­rreos. Que ten­gan una her­mo­sa se­ma­na: In Lack Ech,Yo Soy otro Tú.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.