Ha­cien­do ga­ra­ba­tos

Mia - - CALIDAD DE EDUCACIÓN -

Atra­vés del di­bu­jo los ni­ños di­cen mu­chas co­sas de sí mis­mos. El pa­pel ga­ra­ba­tea­do va a ser su pri­me­ra gran obra, un nue­vo me­dio de comunicación y de ex­pre­sión, y so­bre to­do un nue­vo len­gua­je. Ade­más, el di­bu­jo se­rá la ma­ne­ra de co­no­cer el es­ta­do de áni­mo de nues­tros hi­jos, ya que en él ve­re­mos lo que el ni­ño sien­te, pien­sa, desea, lo que le in­quie­ta, lo que le ha­ce sen­tir­se tris­te o ale­gre. Por eso los pa­pás nos in­tere­sa­mos, o nos de­be­mos in­tere­sar, por los di­bu­jos que ha­cen nues­tros hi­jos. Por­que he­mos de te­ner en cuen­ta que el di­bu­jo infantil fa­vo­re­ce la crea­ti­vi­dad, ayu­da al ni­ño a te­ner más con­fian­za en sí mis­mo, a ex­pre­sar sus sen­ti­mien­tos, a ma­du­rar psi­co­ló­gi­ca­men­te y per­mi­te ade­más desa­rro­llar la mo­tri­ci­dad fi­na, es de­cir, aque­lla que se re­la­cio­na con el mo­vi­mien­to de los de­dos, lo cual fa­ci­li­ta los pro­ce­sos pos­te­rio­res de la es­cri­tu­ra.

Es­tá com­pro­ba­do, se­gún di­ver­sos es­tu­dios, que ga­ra­ba­tear ayu­da a es­ti­mu­lar la con­cen­tra­ción y la me­mo­ria. Di­bu­jar de ma­ne­ra dis­traí­da con bo­lí­gra­fo o lá­piz pue­de ser una po­de­ro­sa he­rra­mien­ta pa­ra pen­sar, re­te­ner más in­for­ma­ción que la que se ob­ten­dría nor­mal­men­te y desa­rro­llar la me­mo­ria mus­cu­lar ne­ce­sa­ria pa­ra di­bu­jar, si se bus­ca ade­más un ob­je­ti­vo ar­tís­ti­co pro­fe­sio­nal.

Un es­tu­dio rea­li­za­do en la Uni­ver­si­dad de Py­mouth, In­gla­te­rra, mos­tró que quie­nes hi­cie­ron ga­ra­ba­tos en un de­ter­mi­na­do tiem­po mien­tras su­ce­día una abu­rri­da alo­cu­ción re­cor­da­ron un 29% más de­ta- lles que otro gru­po que se li­mi­tó só­lo a es­cu­char.

Tam­bién los ga­ra­ba­tos ayu­dan a ge­ne­rar ideas, tor­na a la men­te más crea­ti­va y ayu­da a la men­te a to­mar me­jo­res de­ci­sio­nes. Por ejem­plo, ga­ra­ba­tear mien­tras se es­cu­cha la pre­sen­ta­ción de un pro­ble­ma, la men­te es­ta­rá más fres­ca pa­ra re­sol­ver­lo.

Se­gún el ar­tis­ta y ta­tua­dor san­ta­fe­cino Fran­co Ga­nu­za, quien se hi­zo fa­mo­so el año pa­sa­do al re­tra­tar al ac­tor Gui­ller­mo Fran­ce­lla con un bo­lí­gra­fo, re­co­no­ce: "Sien­to que me pier­do en la ho­ja, el mun­do des­apa­re­ce y so­lo que­da el pa­pel, las lí­neas y yo, y la mú­si­ca, cla­ro. Re­co­mien­do siem­pre di­bu­jar o ga­ra­ba­tear por­que es al­go her­mo­so”.

Fuente: Bic

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.