Cer­ti­fi­ca­do: lo me­jor pa­ra la tos

Mia - - BIENESTAR -

To­das las mie­les no só­lo son ri­cas sino que tie­nen to­da una se­rie de pro­pie­da­des sa­na­do­ras. Es cier­to que apor­ta tan­tas ca­lo­rías como el azú­car, pe­ro las sus­tan­cias y nu­trien­tes que con­tie­ne son in­com­pa­ra­bles a los del azú­car in­dus­trial. Con­tie­ne un 80% de azú­ca­res, ca­si un 20% de agua y muy po­cos nu­trien­tes en pro­por­ción, es de­cir, la lis­ta de sus apor­tes no es re­le­van­te. Sin em­bar­go, es­te néc­tar pro­du­ci­do por las abe­jas pue­de ser de gran ayu­da pa­ra com­ba­tir cier­tos pro­ble­mas de sa­lud, in­clu­so me­jor que los me­di­ca­men­tos quí­mi­cos. Pa­ra el or­ga­nis­mo es mu­cho más fá­cil con­ver­tir el azú­car de la miel en ener­gía que el azú­car nor­mal. Ade­más, las mie­les os­cu­ras, como la pro­du­ci­da en el bos­que, apor­tan hie­rro, yo­do y man­ga­ne­so, sus­tan­cias que por lo ge­ne­ral so­le­mos con­su­mir po­co. "In­ge­rir en­tre 30 y 50 gra­mos de miel por día pue­de cu­brir gran­des ne­ce­si­da­des del or­ga­nis­mo", ex­pli­ca el di­rec­tor de un la­bo­ra­to­rio de la Uni­ver­si­dad ale­ma­na de Hohen­heim, Hel­mut Horn.

En­tre mu­chas in­ves­ti­ga­cio­nes que pu­sie­ron la lupa so­bre la miel como ali­men­to, Ian M. Paul, mé­di­co de Pen­sil­va­nia, les pi­dió a 100 adul­tos que les die­ran a sus hi­jos miel o al­gún ja­ra­be pa­ra la tos a sus hi­jos an­tes de dor­mir. Por otro la­do, to­mó un gru­po al que le pi­dió que no les die­ran na­da a los chi­cos. El re­sul­ta­do fue que el úl­ti­mo gru­po, que no to­mó na­da, to­sió mu­cho du­ran­te la no­che, mien­tras que los que con­su­mie­ron miel dur­mie­ron mu­cho me­jor. La pro­fe­so­ra Ste­fa­nie Joos co­no­ce muy bien es­te ti­po de es­tu­dios y ase­gu­ra que la miel es el me­jor re­me­dio con­tra la tos. "La úni­ca ex­cep­ción son los lac­tan­tes que tie­nen me­nos de un año pa­ra pro­te­ger­los del bo­tu­lis­mo", ase­gu­ra la di­rec­to­ra del Ins­ti­tu­to de Me­di­ci­na Ge­ne­ral de la Clí­ni­ca Uni­ver­si­ta­ria de Tü­bin­gen, Ale­ma­nia.

¿Por qué la miel tie­ne es­ta ac­ción? "Con­tie­ne de­ter­mi­na­das sus­tan­cias ca­pa­ces de ani­qui­lar bac­te­rias, hon­gos y vi­rus", ex­pli­ca Joos. Su prin­ci­pal agen­te es una en­zi­ma que las abe­jas le apor­tan a la miel, la glu­co­sa oxi­da­sa, una en­zi­ma que trans­for­ma los azú­ca­res con­te­ni­dos en la miel en pe­ró­xi­do de hi­dró­geno, que a su vez in­hi­be el sur­gi­mien­to de gér­me­nes. Ade­más, da­do su al­to con­te­ni­do de azú­car, les qui­ta lí­qui­do a las bac­te­rias que lo ne­ce­si­tan pa­ra desa­rro­llar­se.

A la ho­ra de com­prar miel, es fun­da­men­tal te­ner en cuen­ta el mo­do de con­ser­va­ción y el tiem­po de es­ta­cio­na­mien­to. Una vez com­pra­da, se re­co­mien­da guar­dar­la en un lu­gar fres­co, os­cu­ro y se­co.

Como re­me­dio pa­ra la tos, lo me­jor es di­sol­ver miel en agua o té ca­lien­te. El agua her­vi­da re­du­ce sus pro­pie­da­des. Ade­más, lo me­jor es be­ber de in­me­dia­to pa­ra que la miel no es­té ex­pues­ta du­ran­te mu­cho tiem­po a al­tas tem­pe­ra­tu­ras. Otra de las apli­ca­cio­nes es como ci­ca­tri­zan­te. En es­te ca­so, si va a usar­se so­bre una he­ri­da epi­dér­mi­ca, lo ideal es com­prar miel es­té­ril, que se uti­li­za so­bre to­do pa­ra que­ma­du­ras. Por lo ge­ne­ral, a esas he­ri­das se les apli­ca sul­fa­dia­zi­na ar­gén­ti­ca, pe­ro la miel ha da­do re­sul­ta­dos igual­men­te bue­nos. Si la he­ri­da es muy ex­pues­ta, sue­len apli­car­se un­güen­tos de miel.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.