En­re­da­dos

Na­da más di­fí­cil que pei­nar a las ra­zas de pe­lo lar­go. Por eso, aquí van al­gu­nos con­se­jos pa­ra sim­pli­fi­car la ta­rea

Mia - - MASCOTAS - Fuente: www.mun­do­pe­rro.net

Ade­más de de­jar pe­los por to­da la ca­sa, uno de los prin­ci­pa­les pro­ble­mas de los pe­rros de pe­lo lar­go son los nu­dos y los en­re­dos que se ar­man en el pe­la­je. To­da­vía re­sul­ta más cuan­do se tra­ta de ani­ma­les in­quie­tos o de aque­llos a los que les en­can­ta el agua y sue­len na­dar. Cuan­do el pe­la­je es muy se­do­so o en for­ma de es­pe­so man­to do­ble, los nu­dos y ma­tas son más ha­bi­tua­les y pa­ra re­me­diar­lo so­lo que­da con­ver­tir­se en experto coif­feur.

Al­gu­nas bue­nas téc­ni­cas

Es im­por­tan­te no ba­ñar al perro an­tes de des­en­re­dar­le el pe­la­je por­que cuan­do un nu­do se mo­ja, se aprie­ta más to­da­vía y eli­mi­nar­lo re­sul­ta más di­fí­cil. Ade­más, el cham­pú que­da atra­pa­do en los nu­dos y se pue­de en­jua­gar co­rrec­ta­men­te al ani­mal lo que pue­de ter­mi­nar pro­vo­cán­do­les irri­ta­cio­nes en la piel.

Hay pei­nes y ce­pi­llos de cer­das es­pe­cia­les pa­ra es­tos ca­sos y son ver­da­de­ros alia­dos pa­ra sim­pli­fi­car la ta­rea. El pei­ne per­mi­te abrir­se pa­so en­tre los en­re­dos pa­ra ir se­pa­rán­do­los, es­pe­cial­men­te cuan­do son muy den­sos ya que en lu­gar de cru­zar el pe­lo, lo atra­vie­sa a lo lar­go. Un pei­ne chi­co es ideal pa­ra ce­pi­llar el man­to por me­cho­nes e ir se­pa­rán­do­los del en­re­do.

Una vez que los nu­dos del pe­la­je del perro es­tén des­he­chos, se pue­de ce­pi­llar pa­ra ter­mi­nar de des­en­re­dar el pe­lo se­pa­ra­do.

Los es­pe­cia­lis­tas en pe­lu­que­ría ca­ni­na re­co­mien­dan usar una es­pe­cie de pul­ve­ri­za­dor con una ba­se de si­li­co­na pa­ra ayu­dar con la ta­rea. Es­ta mez­cla quí­mi­ca se apli­ca so­bre los nu­dos y los en­re­dos an­tes de em­pe­zar a des­ha­cer­los, es un pro­ce­so más lar­go, pe­ro es el que más cui­da la piel y el pe­lo del perro.

No obs­tan­te, al­gu­nas ve­ces el pe­la­je es­tá tan en­re­da­do y tie­ne tan­tos nu­dos que la úni­ca so­lu­ción con­sis­te en pe­lar al ani­mal y que el pe­lo vuel­va a cre­cer. Es­tos son só­lo ca­sos ex­tre­mos en los que pe­se a los in­ten­tos de des­en­re­dar el pe­lo del perro ma­nual­men­te, ha si­do im­po­si­ble con­se­guir­lo. Ade­más, en el mo­men­to en el que un nu­do es­té to­can­do la piel del perro, lo me­jor que se pue­de ha­cer es cor­tar el en­re­do pa­ra evi­tar da­ñar la piel.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.