BIE­NES­TAR.

El tre­men­do po­der de la miel de manuka

Mia - - SUMARIO -

En­tre los mu­chos ti­pos de mie­les, pro­duc­to de su ori­gen en cuan­to a las flo­res o el en­torno na­tu­ral de las abe­jas, hay una que rei­na por ser par­ti­cu­lar­men­te re­co­men­da­da en la me­di­ci­na: la miel manuka de Nue­va Ze­lan­da. Si bien su uso se hi­zo un po­co más ex­ten­si­vo en los úl­ti­mos años, la ma­la no­ti­cia es que so­lo se pue­de com­prar en tien­das vir­tua­les y que su cos­to es al­to.

Es­ta miel no só­lo tie­ne un efec­to an­ti­bac­te­rial gra­cias al pe­ró­xi­do de hi­dró­geno, sino que ade­más con­tie­ne gran­des con­cen­tra­cio­nes del com­pues­to quí­mi­co C3H4O2, que se­gún es­tu­dios rea­li­za­dos, ma­ta el ba­ci­lo Es­che­ri­chia co­li, que anida en el trac­to gas­tro­in­tes­ti­nal.

Otra de las par­ti­cu­la­ri­da­des que tie­ne la miel de manuka es que cuen­ta con un fac­tor que de­ta­lle su gra­do de pro­pie­da­des an­ti­bac­te­ria­nas. Se tra­ta del UMF, Fac­tor Úni­co de manuka. Es­te in­di­ca­dor se es­tu­dia y de­ter­mi­na en la Uni­ver­si­dad de Wai­ka­to de Nue­va Ze­lan­da y ofre­ce al con­su­mi­dor una in­for­ma­ción muy va­lio­sa y fia­ble que no po­seen otros ti­pos de miel. El UMF se mi­de en la si­guien­te es­ca­la nu­mé­ri­ca: 0+, 5+, 10+, 15+ y 20+. Cuan­to ma­yor es el UMF, más po­der antibacteriano ten­drá la miel de manuka. De he­cho se con­si­de­ra que a par­tir de 10+ es cuan­do es­te pro­duc­to tie­ne ac­ti­va­das esas pro­pie­da­des con­tra las bac­te­rias. Por es­te mo­ti­vo, cuan­to más sube el fac­tor UMF más se ele­va el pre­cio. Pre­ci­sa­men­te pa­ra apro­ve­char es­tos be­ne­fi­cios de la miel de manuka, los fac­to­res más al­tos son los que se usan en la me­di­ci­na y la cos­mé­ti­ca.

Su ori­gen

Es­ta miel se ela­bo­ra en muy pe­que­ñas can­ti­da­des, ya que el ár­bol de manuka só­lo flo­re­ce 6 se­ma­nas al año, lo que ape­nas de­ja tiem­po a las abe­jas pa­ra re­co­lec­tar el néc­tar ne­ce­sa­rio pa­ra pro­du­cir miel. Ade­más, ne­ce­si­ta col­me­nas es­pe­cia­les que tie­nen un cos­to muy al­to.

Aun­que se tra­ta de una plan­ta au­tóc­to­na de Nue­va Ze­lan­da, des­de ha­ce unos años otros paí­ses es­tán avan­zan­do en su cul­ti­vo.

Su po­der

“Don­de no lle­gan los an­ti­bió­ti­cos lle­ga la miel de manuka”, di­ce un vie­jo pro­ver­bio neo­ce­lan­dés.

El pro­fe­sor Pe­ter Mo­lan, de la Uni­dad de in­ves­ti­ga­ción so­bre la miel de la Uni­ver­si­dad de Wai­ka­to en Nue­va Ze­lan­da,

afir­ma que “la manuka tie­ne un ran­go de ac­ción muy am­plio so­bre bac­te­rias, le­va­du­ras (hon­gos) y pro­to­zoos (pe­que­ños or­ga­nis­mos que vi­ven en el agua y que pue­den pro­vo­car ma­la­ria y al­gu­nas di­sen­te­rías). No he­mos en­con­tra­do nin­gún or­ga­nis­mo in­fec­cio­so so­bre el que no tu­vie­ra al­gún ti­po de efec­to”.

De por sí, apli­car cual­quier ti­po de miel so­bre una he­ri­da tie­ne efec­tos po­si­ti­vos. En pri­mer lu­gar, la miel pro­vo­ca un efec­to de ós­mo­sis da­do que su azú­car atrae a las par­tí­cu­las de agua que se en­cuen­tran en la he­ri­da, pri­van­do así a las bac­te­rias de un ele­men­to esen­cial pa­ra su cre­ci­mien­to y su­per­vi­ven­cia e im­pi­dien­do que se re­pro­duz­can y ex­tien­dan. En se­gun­do lu­gar, con­tie­ne pe­ró­xi­do de hi­dró­geno (agua oxi­ge­na­da) de ac­ción an­ti­bac­te­ria­na. Las abe­jas de­po­si­tan en la miel una en­zi­ma que en con­tac­to con el agua con­vier­te el azú­car y el oxí­geno en áci­do glu­cu­ró­ni­co y pe­ró­xi­do de hi­dró­geno, que tam­bién ma­ta a las bac­te­rias.

Pe­ro la miel de manuka tie­ne al­go más. Se­gún el pro­fe­sor Mo­lan, po­see una ac­ti­vi­dad an­ti­bac­te­ria­na que el res­to de mie­les no tie­ne por el néc­tar de la plan­ta que es di­fe­ren­te. Uno de los usos más lla­ma­ti­vos de la miel de manuka es el de la pre­ven­ción del SARM en las he­ri­das. El SARM es el te­mi­do Staphy­lo­coc­cus au­reus re­sis­ten­te a me­ti­ci­li­na, que pro­vo­ca sep­ti­ce­mias (in­fec­cio­nes ge­ne­ral­men­te mor­ta­les), ca­da vez más ha­bi­tua­les en los hos­pi­ta­les.

Tras una epi­de­mia de SARM en el hos­pi­tal más gran­de de Nue­va Ze­lan­da, en Wai­ka­to, el pro­fe­sor Mo­lan reali­zó un sorprendente des­cu­bri­mien­to. So­li­ci­tó al personal sa­ni­ta­rio que apli­ca­ra a to­dos los pa­cien­tes que tu­vie­ran he­ri­das in­fec­ta­das apó­si­tos im­preg­na­dos en miel de manuka, lo que per­mi­tió de­te­ner la epi­de­mia y cu­rar las he­ri­das. “Tam­bién he­mos pro­ba­do la manuka con otras bac­te­rias pe­li­gro­sas

y to­das son muy sen­si­bles a ella”, sos­tie­ne Mo­lan.

Ade­más, se­gún el es­pe­cia­lis­ta, es­ta miel no so­lo es alia­da pa­ra lu­char con­tra las bac­te­rias sino que re­co­mien­da apli­car­la en to­do ti­po de he­ri­das pa­ra que ci­ca­tri­cen rá­pi­da­men­te por­que sus en­zi­mas ac­ti­vas eva­cuan las cé­lu­las muer­tas de las he­ri­das, de­jan­do la zo­na lim­pia pa­ra la re­ge­ne­ra­ción de los te­ji­dos. En com­pa­ra­ción con los tra­ta­mien­tos clá­si­cos que tie­nen éxi­to en el 50% de los ca­sos, la re­vis­ta cien­tí­fi­ca Eu­ro­pean Jour­nal of Me­di­cal Re­search ha com­pro­ba­do que la manuka tie­ne un ín­di­ce de éxi­to del 85% en el tra­ta­mien­to de los ca­sos de in­fec­ción tras una ce­sá­rea o una his­te­rec­to­mía (ex­tir­pa­ción del úte­ro). Ade­más, es­ti­mu­la el cre­ci­mien­to de ca­pi­la­res (pe­que­ños va­sos san­guí­neos) y ayu­da a pro­du­cir fi­bras de co­lá­geno que ace­le­ran la ci­ca­tri­za­ción.

Por úl­ti­mo, tie­ne un pH que os­ci­la en­tre el 3,2 y el 4,5, lo que re­sul­ta un ni­vel ba­jo pa­ra in­hi­bir el de­sa­rro­llo de nu­me­ro­sos mi­cro­bios pa­tó­ge­nos.

Es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas fue­ron su­fi­cien­tes pa­ra que en 2004 el Ser­vi­cio Na­cio­nal de Sa­lud del Reino Uni­do la in­clu­ye­ra en la lu­cha con­tra el SARM en los pa­cien­tes con cán­cer de bo­ca y gar­gan­ta, tras prue­bas rea­li­za­das en un hos­pi­tal de Man­ches­ter. En es­te ti­po de tu­mo­res, los pa­cien­tes su­fren pro­ble­mas aso­cia­dos como in­fec­cio­nes e in­fla­ma­cio­nes y es pa­ra su tra­ta­mien­to pa­ra lo que se usó la miel de manuka. Tam­bién se uti­li­za ca­da vez más pa­ra tra­tar que­ma­du­ras por­que ayu­da a de­te­ner las in­fec­cio­nes se­cun­da­rias y re­du­ce la ne­ce­si­dad de re­cu­rrir a in­jer­tos de piel, pues­to que és­ta se re­ge­ne­ra más rá­pi­do y las ci­ca­tri­ces son me­nos vi­si­bles cuan­do se apli­ca so­bre la he­ri­da.Al­gu­nas for­mas de ec­ce­mas tam­bién me­jo­ran gra­cias a la miel de manuka, que au­men­ta la hi­dra­ta­ción de la piel y dis­mi­nu­ye su in­fla­ma­ción. Del mis­mo mo­do, pue­de ayu­dar a cu­rar el ac­né si se apli­ca en for­ma de mas­ca­ri­lla o mezclada con una cre­ma hi­dra­tan­te pa­ra nu­trir la piel. Tam­bién ayu­da a ma­tar las bac­te­rias que se desa­rro­llan al­re­de­dor de los fo­lícu­los y po­ros abier­tos.

En re­su­men, de acuer­do a los es­tu­dios de Dr. No­lan es­ta miel ha da­do los si­guien­tes re­sul­ta­dos:

An­ti­bió­ti­co na­tu­ral por su gran po­der antibacteriano. De he­cho, es el úni­co ali­men­to en el mun­do 100% na­tu­ral que mues­tra una ac­ti­vi­dad an­ti­bac­te­ria­na efec­ti­va y fia­ble.

Gran com­ple­men­to en ca­so de He­li­co­bac­ter py­lo­ri, ori­gen de gas­tri­tis, úl­ce­ras y otros pro­ble­mas gas­tro­in­tes­ti­na­les. An­ti­oxi­dan­te. An­ti­in­fla­ma­to­rio. An­ti­fún­gi­co. Mo­les­tias es­to­ma­ca­les en ge­ne­ral, úlcera gas­tro­duo­de­nal, hernia de hia­to, gas­tri­tis, gen­gi­vi­tis, ca­ries, af­tas y do­lor de gar­gan­ta, gri­pe, si­nu­si­tis cró­ni­ca, bron­qui­tis, as­ma, irri­ta­ción gás­tri­ca y fie­bre.

Ci­ca­tri­za­ción de to­do ti­po de he­ri­das, ec­ze­mas, úl­ce­ras de piel, es­ca­ras por dia­be­tes o po­si­ción, que­ma­du­ras y pi­ca­du­ras de insectos.

Su uso

El pro­fe­sor Mo­lan re­co­mien­da to­mar una cu­cha­ra­di­ta tres ve­ces al día pa­ra tra­tar pro­ble­mas di­ges­ti­vos como re­flu­jos gas­tro­eso­fá­gi­cos, in­di­ges­tión y gas­tri­tis. Las pro­pie­da­des an­ti­in­fla­ma­to­rias y an­ti­sép­ti­cas de la miel de manuka con­tri­bu­yen a re­du­cir los do­lo­res es­to­ma­ca­les.

En for­ma oral y de acuer­do al ín­di­ce UMF:

250+: 1 cu­cha­ra­di­ta, 3 ve­ces al día, 30 mi­nu­tos an­tes de las comidas prin­ci­pa­les.

550+ :1 cu­cha­ra­di­ta 1 vez al día 1 ho­ra an­tes de una co­mi­da prin­ci­pal. Se re­co­mien­da no be­ber nin­gún lí­qui­do in­me­dia­ta­men­te des­pués de la miel pa­ra no di­luir­la, con­su­mir­la con pan, tos­ta­das o ga­lle­ti­tas pa­ra man­te­ner­la en el es­tó­ma­go ma­yor tiem­po, aun­que hay per­so­nas que han te­ni­do bue­nos re­sul­ta­dos to­man­do la miel di­rec­ta­men­te des­de la cu­cha­ra. Los dia­bé­ti­cos de­ben con­sul­tar a su mé­di­co an­tes de to­mar­la y no es ap­ta pa­ra ni­ños me­no­res de 2 años.

En for­ma tó­pi­ca:

Se aconseja re­cu­brir la zo­na a tra­tar con una ga­sa im­preg­na­da en miel, tres ve­ces al día.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.