ALI­MEN­TA­CIÓN IÓN CONS­CIEN­TE.

La vi­ta­mi­na del co­ra­zón

Mia - - SUMARIO -

La vi­ta­mi­na E, tam­bién lla­ma­da to­co­fe­rol, es li­po­so­lu­ble (se di­suel­ve en gra­sas) y ha­ce al­gu­nas dé­ca­das al­can­zó po­pu­la­ri­dad por sus pro­pie­da­des en los tras­tor­nos de la re­pro­duc­ción. Ac­tual­men­te, es apre­cia­da fun­da­men­tal­men­te por su ca­pa­ci­dad de pro­te­ger a los áci­dos gra­sos de su oxi­da­ción o por re­sul­tar un buen pro­tec­tor de los ra­di­ca­les li­bres que se for­man du­ran­te el me­ta­bo­lis­mo nor­mal así como los que in­gre­sa­mos de­bi­do a la con­ta­mi­na­ción am­bien­tal o los ali­men­tos de ma­la ca­li­dad.

An­te to­do es un efi­caz pro­tec­tor de las en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res y un efi­caz an­ti­coa­gu­lan­te san­guí­neo, por eso, fren­te a me­di­ca­ción an­ti­coa­gu­lan­te, se de­ben in­ge­rir su­ple­men­tos de vi­ta­mi­na E úni­ca­men­te ba­jo su­per­vi­sión mé­di­ca.

Ade­más, pre­vie­ne la for­ma­ción de cé­lu­las es­pu­mo­sas for­ma­das por ma­cró­fa­gos que en­gu­llen el co­les­te­rol oxi­da­do y que se de­po­si­tan en las ar­te­rias en­gro­san­do su es­pe­sor. Uno de los cri­te­rios con­so­li­da­dos que ma­ne­jan los cien­tí­fi­cos en la ac­tua­li­dad en re­la­ción a las en­fer­me­da­des da­des car­dio­vas­cu­la­res, su tra­ta­mien­to y pre­ven­ción, es que el co­les­te­rol LDL no se­ría de gran no­ci­vi­dad mien­tras no sea ata­ca­do y oxi­da­do por los ra­di­ca­les li­bres, pe­ro una vez que lo han he­cho, las cé­lu­las in­mu­no­ló­gi­cas fa­go­ci­tan el LDL y se de­po­si­tan for­man­do pla­cas que obs­tru­yen la cir­cu­la­ción san­guí­nea. Es­te des­cu­bri­mien­to ha de­ter­mi­na­do que los an­ti­oxi­dan­tes, es­pe­cial­men­te la vi­ta­mi­na E, sean uti­li­za­dos ca­da vez más pa­ra la pre­ven­ción y el tra­ta­mien­to de to­das las afec­cio­nes car­dio­vas­cu­la­res.

En es­ta lí­nea, el pres­ti­gio­so ci­ru­jano car­dio­vas­cu­lar es­ta­dou­ni­den­se, Dr. Dwight Lun­dell, quien ha efec­tua­do más de 5.000 in­ter­ven­cio­nes qui­rúr­gi­cas del co­ra­zón y es au­tor de un li­bro re­vo­lu­cio­na­rio, “La gran men­ti­ra del co­les­te­rol”, afir­ma que la cau­sa pri­ma­ria de las en- fer­me­da­des del sis­te­ma car­dio­vas­cu­lar no es el co­les­te­rol sino la in­fla­ma­ción ar­te­rial.

Re­su­mien­do, la vi­ta­mi­na E con­su­mi­da de for­ma re­gu­lar pro­te­ge de la en­fer­me­dad car­dio­vas­cu­lar de los si­guien­tes mo­dos:

✖ Evi­ta la oxi­da­ción del co­les­te­rol y de es­ta for­ma im­pi­de que se de­po­si­te en las ar­te­rias.

✖ Ayu­da a pre­ve­nir la in­fla­ma­ción de los te­ji­dos, in­clu­yen­do las ar­te­rias.

✖ Re­du­ce el co­les­te­rol de ba­ja den­si­dad (ma­lo) y au­men­ta el de al­ta den­si­dad (bueno).

✖ Re­du­ce los efec­tos del es­trés en el te­ji­do car­dio­vas­cu­lar.

Tam­bién se ha en­con­tra­do evi­den­cia que do­sis ele­va­das de has­ta en­tre 2.000 y 3.200 U.I. de vi­ta­mi­na E -más de 100

ve­ces las ne­ce­si­da­des bá­si­cas- ayu­da­ría a re­tra­sar el avan­ce del mal de Alz­hei­mer y otros de­te­rio­ros cog­ni­ti­vos pro­pios de la ve­jez. El Alz­hei­mer es una en­fer­me­dad que es­tá au­men­tan­do: so­lo en Es­ta­dos Uni­dos afec­ta a al­re­de­dor de 6 mi­llo­nes de per­so­nas y en los pró­xi­mos 20 años lo ha­rá con una de ca­da cua­tro per­so­nas com­pi­tien­do con la dia­be­tes y la obe­si­dad y con­de­nán­do­las len­ta­men­te a una ve­jez do­lo­ro­sa. Mi ex­pe­rien­cia personal con la me­di­ci­na na­tu­ral me di­ce que do­sis tan ele­va­das no son ne­ce­sa­rias (aun­que no ne­ce­sa­ria­men­te con­tra­pro­du­cen­tes) y se­ría más apro­pia­do uti­li­zar­la si­nér­gi­ca­men­te en can­ti­da­des me­no­res con otros nu­trien­tes como los Ome­ga 3, una fórmula com­ple­ta de an­ti­oxi­dan­tes, hierbas como el Gink­go Bi­lo­ba y un es­ti­lo de vi­da sa­lu­da­ble en­fa­ti­zan­do la elec­ción de ali­men­tos sin pro­ce­sar.

Tam­bién ayu­da a eli­mi­nar la fa­ti­ga, a ci­ca­tri­zar que­ma­du­ras y las­ti­ma­du­ras, pre­ve­nir ca­lam­bres, ca­ta­ra­tas y otras for­mas de en­ve­je­ci­mien­to pre­ma­tu­ro.

Cuán­to ha­ce fal­ta

La do­sis re­co­men­da­da por las au­to­ri­da­des nor­te­ame­ri­ca­nas va des­de las 6 a las 28.4 U.I., en can­ti­da­des cre­cien­tes a me­di­da que al­can­za­mos la adul­tez, sien­do las má­xi­mas du­ran­te el em­ba­ra­zo y la lac­tan­cia. Sin em­bar­go, al­gu­nos re­co­no­ci­dos ex­per­tos re­co­mien­dan can­ti­da­des ma­yo­res que se ele­van a 400 U.I o más pa­ra brin­dar sa­tis­fac­ción su­fi­cien­te a las ne­ce­si­da­des ac­tua­les. A di­fe­ren­cia de la vi­ta­mi­na C y el Be­ta­ca­ro­teno, la E re­sul­ta prác­ti­ca­men­te im­po­si­ble in­cor­po­rar­la en gran­des can­ti­da­des a tra­vés de los ali­men­tos ade­cua­dos, por ello, en es­te ca­so se sue­le re­co­men­dar con más ím­pe­tu el uso de su­ple­men­tos cuan­do el pro­fe­sio­nal con­si­de­ra que su sa­tis­fac­ción es crí­ti­ca pa­ra la sa­lud.

Por eta­pas

Be­bés has­ta los 6 me­ses: 4 mg (6 UI) Be­bés de 7 a 12 me­ses: 5 mg (7.5 UI) Ni­ños de 1 a 3 años: 6 mg (9 UI) Ni­ños de 4 a 8 años: 7 mg (10.4 UI) Ni­ños de 9 a 13 años: 11 mg (16.4 UI) Ado­les­cen­tes de 14 a 18 años:

15 mg (22.4 UI)

Mu­je­res y ado­les­cen­tes em­ba­ra­za­das 15 mg (22.4 UI) Mu­je­res y ado­les­cen­tes en pe­río­do de lac­tan­cia: 19 mg (28.4 UI)

Fuente: Na­tio­nal Ins­ti­tu­te of Health (USA)

En reali­dad, se de­no­mi­na Vi­ta­mi­na E a un gru­po de por lo me­nos 8 com­pues­tos an­ti­oxi­dan­tes li­po­so­lu­bles di­vi­di­dos, a su vez, en dos sub­gru­pos: to­co­fe­ro­les (con­si­de­ra­dos la ge­nui­na vi­ta­mi­na E) y to­co­trie­no­les. Ca­da sub­gru­po tie­ne, a su vez, cua­tro for­mas di­fe­ren­tes: Al­fa, Be­ta, Gam­ma y Del­ta. El in­con­ve­nien­te cuan­do se con­su­men su­ple­men­tos es que la ma­yo­ría de la vi­ta­mi­na E que se vende en die­té­ti­cas y far­ma­cias es una for­ma sin­té­ti­ca que no tie­ne las mis­mas pro­pie­da­des que la ver­sión de la na­tu­ra­le­za, por eso, pa­ra sa­ber si es una fórmula ade­cua­da hay que leer bien la eti­que­ta pa­ra ve­ri­fi­car que se pre­sen­te como for-

ma "D" (d-al­fa-to­co­fe­rol, d-be­ta-to­co­fe­rol, etc.) y no como "DL" que es la va­rie­dad sin­té­ti­ca de me­nor va­lor.

De cual­quier mo­do, tam­bién te­ne­mos que en­ri­que­cer la dier­ta con es­ta vi­ta­mi­na con­su­mien­do los ali­men­tos más ri­cos que son el acei­te de ger­men de tri­go y el de lino, los fru­tos se­cos (en especial las ave­lla­nas, los pis­ta­chos o las nue­ces pe­cán), el bró­co­li, los pi­mien­tos, los to­ma­tes, los es­pá­rra­gos, la ca­la­ba­za o la es­pi­na­ca y otras ver­du­ras de ho­ja ver­de, los ki­wis y el mango.

Por Pablo de la Igle­sia*

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.