BE­LLE­ZA.

Las s flo­res vol­vie­ron a los tra­ta­mien­tos cos­mé­ti­cos

Mia - - SUMARIO - Por Laura La­go­mar­sino

Sus ex­tra­or­di­na­rios aro­mas, sus for­mas per­fec­tas y de­li­ca­das, jun­to a la tex­tu­ra ater­cio­plea­da de sus pé­ta­los, le con­fie­ren a las flo­res el mag­ní­fi­co po­der de des­per­tar nues­tros sen­ti­dos y po­ten­ciar la be­lle­za. Re­ple­tas de acei­tes esen­cia­les y áci­dos gra­sos (que se ex­traen me­dian­te una pren­sa­da en frío), vi­ta­mi­nas y sus exu­be­ran­tes par­tí­cu­las aro­má­ti­cas (ex­traí­das a tra­vés de la des­ti­la­ción), se eri­gen como los in­gre­dien­tes ac­ti­vos im­pres­cin­di­bles de las com­po­si­cio­nes aro­má­ti­cas de la per­fu­me­ría de to­dos los tiem­pos. De he­cho, “en va­rios es­tu­dios rea­li­za­dos se lle­gó a co­no­cer que las fra­gan­cias flo­ra­les son las preferidas de las con­su­mi­do­ras ar- gen­ti­nas”, cuen­ta Éri­ca Ul­brich, Ge­ren­te de Mar­ke­ting de pro­duc­to de Na­tu­ra Ar­gen­ti­na.

No obs­tan­te, las di­fe­ren­tes es­pe­cies tam­bién po­seen im­por­tan­tes pro­pie­da­des an­ti­oxi­dan­tes, hu­mec­tan­tes, des­con­ges­ti­vas, ci­ca­tri­zan­tes, re­la­jan­tes, equi­li­bran­tes, re­afir­man­tes, mo­de­la­do­ras y an­ti­in­fla­ma­to­rias, en­tre otras, que son uti­li­za­das con fi­nes te­ra­péu­ti­cos y cu­ra­ti­vos, y que ade­más tie­nen un lu­gar des­ta­ca­do en la in­dus­tria de las for­mu­la­cio­nes cos­mé­ti­cas.

De la na­tu­ra­le­za a la piel Exis­ten mu­chos mé­to­dos que per­mi­ten en­va­sar la ma­gia de las flo­res en un fras­co cos­mé­ti­co. “Lue­go del cul­ti­vo de la flor, sus pé­ta­los, se­mi­llas, y fru­to se pre­pa­ran pa­ra el pro­ce­so fí­si­co que per­mi­te obtener las mo­lé­cu­las de in­te­rés pa­ra las for­mu­la­cio­nes”, ex­pli­ca la Lic. Pau­la Schaie­vitch, quí­mi­ca cos­mé­ti­ca y Di­rec­to­ra de Icono Cos­mé­ti­ca. Se­gún ella, se pue­den obtener sus acei­tes a tra­vés de un pro­ce­so de des­ti­la­ción por va­por o me­dian­te la téc­ni­ca de pren­sa­do, mien­tras que los ex­trac­tos acuo­sos y gli­có­li­cos se al­can­zan a par­tir de la ma­ce­ra­ción de las plan­tas con dis­tin­tos sol­ven­tes pa­ra lue­go fil­trar.

“En nues­tro port­fo­lio la flor más uti­li­za­da es la ro­sa en sus di­ver­sas es­pe­cies y pun­tual­men­te en el úl­ti­mo tiem­po se in­cor­po­ró una en especial: la ro­sa da-

mas­ce­na. De ella se ex­trae el más pre­cio­so acei­te esen­cial de ro­sa, uno de los in­gre­dien­tes clá­si­cos de la al­ta per­fu­me­ría”, cuen­ta Ul­brich. Pa­ra con­se­guir­las, se aden­tran en el Va­lle de las Ro­sas, en Bul­ga­ria, una geo­gra­fía en la que las con­di­cio­nes cli­má­ti­cas pro­por­cio­nan el es­ce­na­rio per­fec­to pa­ra su ex­haus­ti­va pro­duc­ción. “La co­se­cha de­be rea­li­zar­se en las pri­me­ras horas del día, cuan­do el ro­cío del ama­ne­cer pro­te­ge la pre­cio­sa fragan­cia de las flo­res. Se cor­ta, una a una, y se ex­traen sus acei­tes esen­cia­les cuan­do la flor es­tá fres­ca y en su me­jor mo­men­to”, de­ta­lla Ul­brich.

El po­der de los pé­ta­los

Ca­da pie­za bio­ló­gi­ca tie­ne una po­ten­cial especial que la cos­mé­ti­ca in­ves­ti­ga e in­cor­po­ra en sus fór­mu­las. Den­tro de las es­pe­cies más va­lo­ra­das se en­cuen­tran:

✖ Ro­sa mos­que­ta: con­tie­ne ome­ga 3 y 6 son áci­dos gra­sos esen­cia­les que con­tri­bu­yen pa­ra la for­ti­fi­ca­ción de la ba­rre­ra cu­tá­nea y con­se­cuen­te­men­te ayu­da a me­jo­rar los me­ca­nis­mos de hi­dra­ta­ción na­tu­ral del or­ga­nis­mo.

✖ Ca­lén­du­la: re­co­no­ci­da por su ac­ción cal­man­te y ci­ca­tri­zan­te.

✖ Man­za­ni­lla: pre­sen­te prin­ci­pal­men­te en pro­duc­tos des­con­ges­ti­vos y an­ti­oxi­dan­tes. En al­gu­nos tra­ta­mien­tos ca­pi­la­res se bus­ca por su efec­to acla­ran­te del ca­be­llo.

✖ Mal­va: es­tas pe­que­ñas flo­res se apre­cian por su ac­ción an­ti­in­fla­ma­to­ria, hu­mec­tan­te, y son muy efi­ca­ces dis­mi­nu­yen­do el eri­te­ma de la piel.

✖ Ár­ni­ca: re­pre­sen­ta un va­lor tan im­por­tan­te en el te­rreno de la me­di­ci­na, como en la cos­mé­ti­ca. Ali­via la in­fla­ma­ción, es anal­gé­si­ca, mi­ni­mi­za el eri­te­ma y ac­ti­va la de­fen­sa na­tu­ral de la piel.

✖ Gi­ra­sol: ri­co en nu­trien­tes, se uti­li­za como hu­mec­tan­te, an­ti­oxi­dan­te y des­con­ges­ti­vo.

Acei­te Re­lax de La­van­da, de We­le­da. Óleo re­la­jan­te y sua­vi­zan­te con la­van­da pa­ra cuer­po y ros­tro que cui­da, dis­tien­de y ar­mo­ni­za. ($ 220)

Emul­sión cor­po­ral con acei­te de gar­de­nias, de Nell Ross. Pro­tec­to­ra de ma­nos y cuer­po, ac­túa como un guan­te in­vi­si­ble, por­que po­see si­li­co­nas. Pro­te­ge las ma­nos de las agre­sio­nes de la­van­di­nas y de­ter­gen­tes ($ 187) Ro­se Se­rum Mask Ab­so­lue L'Ex­trait, de Lan­cô­me. Ba­sa­da en la ro­sa ab­so­lu­ta que po­see las pre­cia­das pro­pie­da­des de la resistencia, la vi­va­ci­dad y la ca­pa­ci­dad de adap­ta­ción. ($ 10.065) ✖ Jaz­mín: se des­ta­ca por su fres­co aro­ma que acom­pa­ña sus pro­pie­da­des an­ti­sép­ti­cas, re­la­jan­tes y nu­tri­ti­vas.

✖ La­van­da: más allá de su co­no­ci­da cua­li­dad des­con­ges­ti­va, se la uti­li­za pa­ra me­jo­rar el cre­ci­mien­to del ca­be­llo, como an­ti­sép­ti­co y gra­cias a sus pro­pie­da­des an­ti-es­trés es muy re­que­ri­da en cos­mé­ti­ca spa.

✖ Loto: con­ver­ti­da en un sím­bo­lo orien­tal, es­ta flor pro­vee pro­pie­da­des ex­ce­len­tes den­tro de las fór­mu­las de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.