LEC­TU­RA.

El len­gua­je de los ges­tos

Mia - - SUMARIO - Por Da­niel Colombo* Del li­bro “Ora­to­ria sin mie­do”, Ed. Ho­jas del Sur (www.da­niel­co­lom­bo.com)

En tu vi­da co­ti­dia­na, tú en­vías cons­tan­te­men­te men­sa­jes no ver­ba­les a otras per­so­nas, con mue­cas, ges­tos de las ma­nos, mi­ra­das o son­ri­sas, que pue­den ser mu­cho más im­por­tan­tes de lo que crees. De eso se tra­ta la comunicación no ver­bal. Se­gún el Doc­tor Al­bert Meh­ra­bian, de la Uni­ver­si­dad de Co­lum­bia, la comunicación no ver­bal tie­ne más in­fluen­cia que las pa­la­bras en la trans­mi­sión del agra­do o des­agra­do ha­cia las per­so­nas. La comunicación ver­bal (aque­llo que ex­pre­sa­mos me­dian­te las pa­la­bras) tie­ne una in­fluen­cia de so­lo el 7%; mien­tras que a la comunicación no ver­bal le co­rres­pon­de el res­tan­te 93%, dis­tri­bui­do en­tre ges­tua­li­dad (55%) y pa­ra­lin­güís­ti­ca (38%). In­ves­ti­ga­cio­nes rea­li­za­das por otros au­to­res arro­jan re­sul­ta­dos en el mis­mo sen­ti­do: no más del 35% del sig­ni­fi­ca­do to­tal de una con­ver­sa­ción se trans­mi­te por las pa­la­bras ais­la­das; el 65% co­rres­pon­de a los ges­tos, las pos­tu­ras y las mi­ra­das. Si bien los por­cen­ta­jes cam­bian de acuer­do a los dis­tin­tos es­tu­dios, lo que ya na­die po­ne en du­da es su in­creí­ble in­fluen­cia den­tro del len­gua­je hu­mano. Apren­de a leer al­gu­nos ges­tos

Si bien, como he­mos di­cho, los ges­tos no pue­den in­ter­pre­tar­se por se­pa­ra­do pa­ra no caer en con­clu­sio­nes que pu­die­sen ser erró­neas, mu­chos de ellos son tan evi­den­tes y ob­vios que es po­si­ble de­co­di­fi­car­los di­rec­ta­men­te:

✔ Cuan­do la mano ta­pa la bo­ca, es se­ñal de men­ti­ra.

✔ To­car­se la na­riz de múl­ti­ples for­mas, como así tam­bién fro­tar­se los ojos, pue­de in­di­car que se es­tá con­tan­do al­go fal­so.

✔ Otros ges­tos que de­no­tan men­ti­ra, o al me­nos que no se es­tá sien­do sin­ce­ro, son: ras­car­se el cue­llo, ti­rar­se del cue­llo de la ca­mi­sa, apre­tar los dien­tes, reír­se con la bo­ca muy ce­rra­da y los dien­tes apre­ta­dos, etc.

✔ Mor­der­se las uñas, chas­quear los de­dos o re­pi­car con ellos so­bre la me­sa son mues­tras de in­se­gu­ri­dad y de ner­vio­sis­mo.

✔ Apo­yar la bar­bi­lla so­bre la mano sig­ni­fi­ca abu­rri­mien­to. Pe­ro apo­yar la mano con un de­do so­bre la sien denota in­te­rés por el te­ma que se es­tá tra­tan­do.

✔ Tam­bién co­lo­car un de­do so­bre la me­ji­lla denota un al­to in­te­rés por el te­ma.

✔ Aca­ri­ciar­se la bar­bi­lla, o apo­yar el pul­gar e ín­di­ce en la bar­bi­lla, denota pen­sa­mien­to, eva­lua­ción de la si­tua­ción o to­ma de de­ci­sio­nes.

✔ Fro­tar­se la ca­be­za o dar­se pal­ma­das en ella denota enojo, en­fa­do y a ve­ces un sim­ple ol­vi­do.

✔ El cru­ce de pier­nas, al igual que el de bra­zos, denota una ac­ti­tud de­fen­si­va o de des­con­fian­za. Si ade­más los bra­zos su­je­tan la pier­na, sig­ni­fi­ca una ac­ti­tud ce­rra­da, de ter­que­dad, de in­mo­vi­lis­mo.

✔ Una per­so­na fu­ma­do­ra tam­bién en­vía se­ña­les a sus in­ter­lo­cu­to­res. Cuan­do echa el hu­mo ha­cia arri­ba, es­tá de­mos­tran­do un al­to gra­do de se­gu­ri­dad y una ac­ti­tud po­si­ti­va. Cuan­do lo echa al fren­te, mues­tra una ac­ti­tud de en­ten­di­mien­to, de acuer­do con su in­ter­lo­cu­tor. Y cuan­do lo echa ha­cia aba­jo, su ac­ti­tud es ne­ga­ti­va, de rechazo.

✔ Gol­pear mu­chas ve­ces el ci­ga­rri­llo con­tra el ce­ni­ce­ro es signo de in­se­gu­ri­dad y fal­ta de con­fian­za. Tam­bién en­cen­der un ci­ga­rri­llo y apa­gar­lo muy pron­to sig­ni­fi­ca un de­seo de ter­mi­nar la con­ver­sa­ción. Los fu­ma­do­res de pi­pa, se­gún al­gu­nos es­tu­dios, son más cau­te­lo­sos y re­po­sa­dos pa­ra to­mar de­ci­sio­nes que los fu­ma­do­res de ci­ga­rri­llo.

La pos­tu­ra co­mu­ni­ca la in­ten­si­dad de la emo­ción y apor­ta da­tos so­bre có­mo se sien­te el re­cep­tor. Por ejem­plo, ade­lan­tar el tor­so pue­de in­di­car re­cep­ti­vi­dad o desafío y cru­zar los bra­zos se­ña­la ma­la pre­dis­po­si­ción. Den­tro de es­ta categoría, tam­bién en­tra la ma­ni­pu­la­ción de ob­je­tos, como lá­pi­ces, pa­pe­les, va­sos o ani­llos,, los cua­les pro­yec­tan el es­ta­do emo­cio­nal. Por ejem­plo, si tú te aca­ri­cias la cor­ba­ta al ha­blar con un in­te­gran­te de tu au­di­to­rio, eso pue­de in­di­car que tee atrae; mien­tras que ju­gar con el ani­llo pue­de leer­se como una res­pues­ta an­tee un es­tí­mu­lo si­mi­lar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.