Téc­ni­cas eco­ló­gi­cas eco

El mal cul­ti­vo de plan­tas oca­sio­na efec­tos ne­ga­ti­vos. Con las téc­ni­cas de jar­di­ne­ría eco­ló­gi­ca se man­tie­nen los jar­di­nes en for­ma ra­cio­nal y res­pe­tuo­sa con el en­torno

Mia - - SUMARIO -

Es­tos son al­gu­nos de los usos y cos­tum­bres, que dia­ria­men­te rea­li­za­mos en el jardín sin me­dir las con­se­cuen­cias y el im­pac­to con el me­dio am­bien­te:

✔ El em­pleo ma­si­vo de in­sec­ti­ci­das, her­bi­ci­das, fun­gi­ci­das, etc., im­pac­ta en el me­dio y hay ries­go pa­ra las per­so­nas y los ani­ma­les.

✔ El con­su­mo ex­ce­si­vo de agua en el rie­go, es­pe­cial­men­te pa­ra el cés­ped y en re­gio­nes don­de es un re­cur­so es­ca­so.

✔ La uti­li­za­ción de ni­tra­tos (son fer­ti­li­zan­tes al­ta­men­te so­lu­bles) que se in­fil­tran y con­ta­mi­nan aguas sub­te­rrá­neas o acuí­fe­ros.

✔ La gran can­ti­dad de re­si­duos ve­ge­ta­les que se in­ci­ne­ran o se lle­van a ver­te­de­ros sin apro­ve­char­se.

Por eso, de­be­mos re­fle­xio­nar y plan­tear­nos un nue­vo con­cep­to: la jar­di­ne­ría eco­ló­gi­ca.

De es­ta ma­ne­ra se aho­rra agua, pro­duc­tos fi­to­sa­ni­ta­rios y abo­nos; fo­men­ta há­bi­tos y ac­ti­tu­des que con­tri­bu­yen a la con­ser­va­ción y pro­tec­ción del medioambiente y de la sa­lud.

Cri­te­rios bá­si­cos de la jar­di­ne­ría eco­ló­gi­ca:

✔ Uti­li­zar pre­fe­ren­te­men­te plan­tas au­tóc­to­nas. Hay cen­te­na­res pa­ra ele­gir con di­fe­ren­tes for­mas, tex­tu­ras, por­tes, co­lo­res, cli­ma y sue­lo. Las es­pe­cies au­tóc­to­nas re­quie­ren me­nos man­te­ni­mien­to pues­to que son más re­sis­ten­tes a la fal­ta de agua, a los sue­los, a las pla­gas, a las en­fer­me­da­des, etc.

✔ Si se dis­po­ne de po­ca agua pa­ra re­gar, los cac­tus y otras cra­sas son las más du­ras.

✔ Se­gún las ca­rac­te­rís­ti­cas fi­si­co-quí­mi­cas del sue­lo (tex­tu­ra, pH, ri­que­za en ma­te­ria or­gá­ni­ca, etc.) eli­gir las es­pe­cies más ade­cua­das a él. Por ejem­plo, si re­sul­ta que el sue­lo es ca­li­zo (pH 8), no te em­pe­ñes en plan­tar una aza­lea que exi­ge sue­lo con pH áci­do, me­nos de 6,5, in­ten­tan­do ba­jar el pH original de 8; es ir con­tra­co­rrien­te.

✔ Agru­par las es­pe­cies en el jardín se­gún sus ne­ce­si­da­des de agua

✔ Pa­ra aho­rrar agua pro­te­ger del sol con som­bra: ár­bo­les o una pér­go­la con tre­pa­do­ras.

✔ Pro­te­ger del vien­to, ya que es otro se­can­te pa­ra las plan­tas. Se­tos, ma­sas de ár­bo­les, va­llas, lá­mi­na de bre­zo, ca­ñi­zos, etc.

✔ No plan­tar de­ma­sia­do apre­ta­do, dar­les es­pa­cio a las plan­tas pa­ra que se desa­rro­llen bien de acuer­do a su ta­ma­ño.

✔ Crear gru­pos y ma­ci­zos tu­pi­dos de plan­tas, si­mi­la­res a los que la na­tu­ra­le­za for­ma en el cam­po, por­que crean mi­cro­cli­mas pa­ra re­te­ner hu­me­dad, dar som­bra al sue­lo, pro­te­ger las plan­tas pe­que­ñas del vien­to y evi­tar ma­las hierbas.

✔ En los bor­des del cés­ped, que es don­de cae más agua, apro­ve­char pa­ra plan­tar la que más agua ne­ce­si­ten.

✔ Uti­li­zar ma­te­ria­les na­tu­ra­les, ba­ra­tos y du­ra­de­ros en la cons­truc­ción del jardín. Por ejem­plo, las ra­mas grue­sas y tron­cos pue­den ser­vir pa­ra de­co­rar.

✔ Ela­bo­rar com­post ca­se­ro re­ci­clan­do los res­tos ve­ge­ta­les, como ra­mas de la po­da, el cés­ped se­ga­do, ho­jas, res­tos de comidas, etc. In­clu­so si se de­ja en el sue­lo los res­tos de las pro­pias plan­tas, tri­tu­rán­do­los pre­via­men­te -en el ca­so de las ra­mas fi­nas- sir­ve como abono, aun­que es pre­fe­ri­ble com­pos­tar­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.