La im­por­tan­cia del con­trol of­tal­mo­ló­gi­co

Mia - - CALIDAD DE VIDA - *Es­pe­cia­lis­ta en Ci­ru­gía Of­tal­mo­ló­gi­ca y Di­rec­tor Mé­di­co de Kau­fer Clí­ni­ca de Ojos

Mu­chas per­so­nas que pa­de­cen un pro­ble­ma vi­sual no se dan cuen­ta que ven mal, has­ta que lo co­rri­gen. De ahí la im­por­tan­cia del con­trol of­tal­mo­ló­gi­co, que si bien es re­co­men­da­ble que sea anual, tie­ne sus par­ti­cu­la­ri­da­des en ca­da eta­pa de la vi­da.

Una vez des­car­ta­do to­do ti­po de pa­to­lo­gía he­re­di­ta­ria, que es lo pri­me­ro que se in­da­ga en ca­da pa­cien­te a cual­quier edad, se tie­ne en cuen­ta un ci­clo, que va des­de la eta­pa de plas­ti­ci­dad ocu­lar, cuan­do el ojo apren­de a ver en los pri­me­ros 6 años de vi­da, has­ta cier­ta pér­di­da na­tu­ral de fun­cio­nes que su­fre el ojo co­mo cual­quier otro te­ji­do. In­creí­ble­men­te, la ma­yo­ría de los ca­sos de pér­di­da de vi­sión se pue­de pre­ve­nir.

El desa­rro­llo vi­sual in­fan­til se va mo­di­fi­can­do, a di­fe­ren­cia del adul­to, por cre­ci­mien­to y ma­du­ra­ción. El exa­men de re­ti­na o fon­do de ojo a to­dos los re­cién na­ci­dos, per­mi­te de­tec­tar cual­quier obs­tácu­lo que im­pi­da la for­ma­ción de imá­ge­nes ní­ti­das en el ojo, ya sea ca­ta­ra­tas con­gé­ni­tas, per­sis­ten­cia de ví­treo pri­ma­rio, u otras pa­to­lo­gías que son en reali­dad muy po­co frecuentes. En el ca­so de glau­co­ma, por ejem­plo, lo en­con­tra­mos en 1 de ca­da 10000, pe­ro re­quie­ren in­ter­ven­ción in­me­dia­ta.

En los ni­ños pre­ma­tu­ros, la ley es­ta­ble­ce el con­trol of­tal­mo­ló­gi­co, ya que pue­den su­frir una al­te­ra­ción en el desa­rro­llo de la vas­cu­la­ri­za­ción nor­mal de la re­ti­na que si no es pes­qui­sa­da y tra­ta­da a tiem­po pue­de lle­var a la ce­gue­ra.

Hoy en día ca­si to­das las es­cue­las pri­ma­rias pi­den el exa­men of­tal­mo­ló­gi­co co­mo re­qui­si­to pa­ra el in­gre­so; no obs­tan­te, si exis­te al­gún in­con­ve­nien­te es me­jor de­tec­tar­lo an­tes: mu­chos chi­cos ne­ce­si­tan an­te­ojos des­de el jar­dín de in­fan­tes. La po­si­bi­li­dad de de­tec­tar afec­cio­nes gra­ves va ce­dien­do al pa­so de diag­nós­ti­co de pa­to­lo­gías re­frac­ti­vas: mio­pía, as­tig­ma­tis­mo e hi­per­me­tro­pía.

Des­pués de los 40 años se ins­ta­la la pres­bi­cia, con di­fi­cul­tad pa­ra ver ob­je­tos cer­ca­nos. El ojo por ra­zo­nes fi­sio­ló­gi­cas em­pie­za a per­der esa elas­ti­ci­dad que le per­mi­te al cris­ta­lino ha­cer fo­co.

A los 50 años, una mul­ti­pli­ci­dad de fac­to­res (ali­men­ta­rios, am­bien­ta­les, el es­trés y tam­bién hor­mo­na­les) ha he­cho que en los úl­ti­mos años, es­pe­cial­men­te en las mu­je­res, sea ca­da vez más fre­cuen­te la fal­ta de lu­bri­ca­ción ocu­lar u ojo se­co. No so­la­men­te es mo­les­to pa­ra quie­nes lo su­fren, sino que ade­más cau­sa pro­ble­mas de vi­sión, y pue­de pro­vo­car le­sio­nes en la su­per­fi­cie ocu­lar. Lue­go de los 60, pue­de su­ce­der que el cris­ta­lino o len­te na­tu­ral del ojo su­fra al­gún gra­do de opa­ci­fi­ca­ción: son las ca­ta­ra­tas, que van en­tur­bian­do la vi­sión mu­chas ve­ces sin que el pa­cien­te lo ad­vier­ta, y tie­ne so­lu­ción qui­rúr­gi­ca que les me­jo­ra la ca­li­dad de vi­da de for­ma drás­ti­ca.

Por el Dr. Kau­fer*

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.