Tam­bién los va­ro­nes su­fren de tras­tor­nos ali­men­ti­cios

Mia - - CALIDAD DE NUTRICIÓN - *Por Lic. Mar­ce­lo Bre­gua* *Coor­di­na­dor Ge­ne­ral de ALUBA (www.aluba.org.ar)

La anore­xia y bu­li­mia afec­tan ma­yor­men­te las mu­je­res pe­ro los va­ro­nes no es­tán exen­tos de pa­de­cer­las. En al­gu­nos ca­sos el hom­bre tar­da más tiem­po en de­tec­tar­lo ya que, po­pu­lar­men­te, se cree que son tras­tor­nos que se dan so­lo en las mu­je­res. Ellos tam­bién se dan atra­co­nes, vo­mi­tan, ha­cen ejer­ci­cio en ex­ce­so, evi­tan los ho­ra­rios de co­mi­das, au­men­tan su preo­cu­pa­ción por te­ner una ali­men­ta­ción sa­na, etc.

La Vi­go­re­xia, una ob­se­sión pa­to­ló­gi­ca por un cuer­po per­fec­to y mus­cu­la­do, afec­ta en un 90% de los ca­sos a los hom­bres. Las víc­ti­mas de es­ta en­fer­me­dad su­fren una preo­cu­pa­ción ex­ce­si­va por su cuer­po, con­vir­tién­do­se en el prin­ci­pal ob­je­ti­vo de su vi­da. Es­to es el re­ver­so de la Anore­xia Ner­vio­sa (siem­pre ver­se fla­cos, te­mor a te­ner los múscu­los).

Cuan­do pro­fun­di­za­mos acer­ca del ori­gen de los tras­tor­nos en­con­tra­mos que son mul­ti­cau­sa­les. No cual­quier per­so­na pue­de pa­de­cer anore­xia ner­vio­sa o bu­li­mia ner­vio­sa. Hay va­rios fac­to­res que in­flu­yen, co­mo la he­ren­cia ge­né­ti­ca, la apren­di­da (ca­rac­te­rís­ti­cas que sur­gen del seno fa­mi­liar, por ejem­plo, cier­tas con­duc­tas, cos­tum­bres, gus­tos, pre­fe­ren­cias a la ho­ra de co­mer), los gru­pos de per­te­nen­cia y de re­fe­ren­cias y la au­to­es­ti­ma, la for­ta­le­za in­ter­na, las cri­sis vi­ta­les, etc. Hoy es un pre­jui­cio pen­sar que es­tas ac­cio­nes son tí­pi­cas de las mu­je­res, por­que no tie­nen que ver con el gé­ne­ro. Es­tas en­fer­me­da­des son lla­ma­dos de aten­ción y por ello, quie­nes pa­de­cen es­tos tras­tor­nos, en­tran en un círcu­lo de cul­pa.

Hay de­ter­mi­na­dos pa­tro­nes en las per­so­nas con Tras­tor­nos de la Con­duc­ta Ali­men­ta­ria. En mu­chos ca­sos ob­ser­va­mos que des­de pe­que­ños se han pri­va­do de ali­men­tos (ni­ños res­tric­ti­vos), se han es­pe­cia­li­za­do en al­gu­nos (ni­ños se­lec­ti­vos) o han co­mi­do de ma­ne­ra so­bre­abun­dan­te (ni­ños obe­sos).

Co­men­zar un tra­ta­mien­to es fun­da­men­tal pa­ra em­pe­zar a ex­pre­sar, pa­ra po­ner pa­la­bras lo que una per­so­na pa­de­ce, pues ese es uno de los ma­yo­res con­flic­tos que tie­ne la per­so­na, y es tam­bién una de las prin­ci­pa­les es­truc­tu­ras de las que se ba­sa la en­fer­me­dad pa­ra se­guir ocul­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.