Pal­ta en pla­tos dul­ces y sa­la­dos

Con es­te ali­men­to tan sa­lu­da­ble co­mo ver­sá­til se pue­de pre­pa­rar des­de un desa­yuno, a un al­muer­zo con hue­vo, a una mous­se de cho­co­la­te

Mia - - SUMARIO -

Aun­que no lo creas, la pal­ta pue­de ser un in­gre­dien­te en un pos­tre de cho­co­la­te o en un ca­fé he­la­do y es ex­qui­si­ta en pla­tos y re­ce­tas ines­pe­ra­dos. En mu­chos lu­ga­res del mun­do, se co­me co­mo aquí en pan o en en­sa­la­das, pe­ro tam­bién hay quie­nes la pre­pa­ran en so­pas o tos­ta­da al horno. Úl­ti­ma­men­te, la bue­na pren­sa de es­te ali­men­to ha cre­ci­do mu­chí­si­mo. El mo­ti­vo es su apor­te de áci­dos gra­sos no sa­tu­ra­dos que el or­ga­nis­mo hu­mano no pue­de pro­du­cir. A eso se su­man va­rios mi­ne­ra­les co­mo el mag­ne­sio y el po­ta­sio, hie­rro, vi­ta­mi­na B, E y K y pro­vi­ta­mi­na A. ¡No es po­co!

Por lo ge­ne­ral, las en­con­tra­mos to­do el año en la ver­du­le­ría. Se cul­ti­van en Amé­ri­ca del Sur, Su­dá­fri­ca, Is­rael y Es­pa­ña, que son paí­ses ex­por­ta­do­res, y si bien en las es­tan­te­rías sue­len es­tar ver­des, ma­du­ran sin nin­gún pro­ble­ma a tem­pe­ra­tu­ra am­bien­te. Se pue­de ace­le­rar su pro­ce­so de ma­du­ra­ción con­ser­ván­do­las jun­to con man­za­nas por­que emi­ten un gas que fo­men­ta el pro­ce­so de ma­du­ra­ción.

Mar­ti­na Kittler, que pu­bli­có un li­bro de re­ce­tas, apre­cia par­ti­cu­lar­men­te la pal­ta. "Ofre­ce com­bi­na­cio­nes ma­ra­vi­llo­sas, sean dul­ces o sa­la­das", ex­pli­ca. Pa­ra pa­la­da­res clá­si­cos, se las com­bi­na con to­ma­tes, ce­bo­llas y ajo. Con mu­za­re­la y ca­ma­ro­nes nun­ca que­dan mal. ¿Pe­ro por qué no pro­bar con un po­co de pi­can­te? "Los ajíes que­dan per­fec­tos con pal­ta", di­ce Kittler, que tam­bién las com­bi­na con za­pa­llo cru­do, man­za­nas

y ci­lan­tro, aña­dién­do­le a la mez­cla se­mi­llas pre­via­men­te tos­ta­das con miel y re­bo­sa­das en se­mi­llas del ají pi­can­te.

Otro im­per­di­ble es la pal­ta al horno. La blo­gue­ra Ul­ri­ke Göbl su­gie­re pro­bar el "hueua­ca­te" (mez­cla de agua­ca­te, co­mo se co­no­ce a la pal­ta en el mun­do, y hue­vo) que ella pre­pa­ra cuan­do in­vi­ta a un brunch. Es muy sen­ci­llo: se par­te la pal­ta por la mi­tad, se le re­ti­ra un po­co de la pul­pa con una cu­cha­ra y se co­lo­ca un hue­vo en ese lu­gar, den­tro de la cás­ca­ra. Lue­go, se lle­va to­do al horno y se lo de­ja a tem­pe­ra­tu­ra me­dia has­ta que el hue­vo al­can­ce el pun­to que a uno le gus­ta. A con­ti­nua­ción, lo úni­co que fal­ta es con­di­men­tar con sal y pi­mien­ta.

Pe­ro no to­das son ro­sas. Los eco­lo­gis­tas di­cen que la pal­ta re­quie­re de­ma­sia­da agua pa­ra po­der cre­cer en te­rri­to­rios en los que es­te re­cur­so na­tu­ral es más bien es­ca­so. Ade­más, de­pen­de de dón­de ven­ga la fru­ta. Si se la co­me fue­ra de es­ta­ción, el re­co­rri­do que de­be ha­cer has­ta lle­gar a su su­per­mer­ca­do no es me­nor y eso tam­po­co re­sul­ta muy eco­ló­gi­co.

Göbl la uti­li­za ade­más pa­ra pre­pa­rar pos­tres. La to­ma, por ejem­plo, co­mo ba­se pa­ra una mous­se de cho­co­la­te: la mez­cla con ca­cao en pol­vo sin en­dul­zar y con si­rup. En reali­dad, la mous­se fi­nal­men­te no tie­ne sa­bor a pal­ta por­que que­da ta­pa­do por los de­más in­gre­dien­tes, pe­ro le da a la re­ce­ta una con­sis­ten­cia muy par­ti­cu­lar, cre­mo­sa y es­pe­cial.

Otra com­bi­na­ción po­co fre­cuen­te es con ca­fé he­la­do. Allí, el pun­to po­si­ti­vo es que uno no con­su­me só­lo ca­feí­na, sino tam­bién una bue­na do­sis de vi­ta­mi­nas y gra­sas sa­lu­da­bles. Ven­dría a ser al­go así co­mo un desa­yuno ideal. Göbl no ha­ce gran­des ma­la­ba­res pa­ra prepararlo: co­lo­ca una ta­za de ca­fé frío, me­dia ta­za de le­che y me­dia pal­ta pi­sa­da. La ener­gía per­fec­ta pa­ra sa­lir a la ma­ña­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.