Re­pro­gra­mar­se pa­ra em­pe­zar de nue­vo

Mia - - SUMARIO - Por Dia­na Pa­ris* *Li­cen­cia­da en Le­tras, do­cen­te y psi­coa­na­lis­ta. Es­pe­cia­lis­ta en psi­co­lo­gía trans­ge­ne­ra­cio­nal. Au­to­ra de 'Man­da­tos fa­mi­lia­res ¿qué per­so­na­je te com­pras­te? Edi­to­rial del Nue­vo Ex­tre­mo (del­nue­voex­tre­mo.com)

Pa­ra vol­ver a em­pe­zar, el mé­to­do es des-pro­gra­mar. Se tra­ta de des­or­de­nar el ma­zo que muy pro­li­ja­men­te nos en­tre­ga­ron pa­ra hon­rar el li­na­je: ser bue­nos hi­jos/hi­jas, es­tu­dian­tes obe­dien­tes, cas­tas don­ce­llas, her­ma­nos sa­cri­fi­ca­dos, va­le­ro­sos ca­ba­lle­ros, sos­te­nes de ho­gar, amo­ro­sas ma­dres, triun­fa­do­res pro­fe­sio­na­les, es­po­sas su­mi­sas, hom­bres que no llo­ran, vie­ji­tas ca­lla­das.

Nos ali­men­ta­ron con his­to­rias y se­gui­mos cre­yen­do que ser y ha­cer lo que so­mos y ha­ce­mos “es lo que to­ca”. Sen­ti­mos miedo pe­ro se­gui­mos ade­lan­te an­te el pe­li­gro de atra­ve­sar el bos­que cuan­do nos car­gan una ces­ta de tor­tas pa­ra la abue­li­ta o nos es­for­za­mos por man­te­ner­nos siem­pre jó­ve­nes y her­mo­sas pa­ra que el es­pe­ji­to nos di­ga lo que que­re­mos oír, lo que ellos quie­ren ver. A ve­ces, to­da­vía no po­de­mos creer que la es­pa­da ven­ga­do­ra de Ro­bin Hood no fun­cio­ne, nos au­to­cul­pa­mos cuan­do su­po­ne­mos que al­go ma­lo ha­bre­mos he­cho pa­ra que nos aban­do­nen en me­dio de la os­cu­ri­dad co­mo a Han­sel y Gre­tel, de­ci­di­mos per­ma­ne­cer dor­mi­das por 100 años a la es­pe­ra de que al­go su­ce­da o an­da­mos ca­biz­ba­jos por sen­tir­nos in­com­pren­di­dos pa­ti­tos de co­rral.

¡Bas­ta!

Ya no más cuen­ti­tos. Te­ne­mos que des­or­de­nar las pá­gi­nas, ora­les y es­cri­tas, con las que nos nu­trie­ron, ver el re­vés de la tra­ma y leer en el in­cons­cien­te, al otro la­do del es­pe­jo, ele­gir quién que­re­mos ser, des­cu­brir nues­tro cos­ta­do me­nos desea­do y sol­tar­lo.

¿Có­mo? Re­co­no­cien­do, pri­me­ro, qué per­so­na­je me ven­die­ron y acep­té com­prar sin leer la le­tra chi­ca del con­tra­to. Ver si ese dis­fraz me re­sul­ta ade­cua­do o ya ca­du­có o ya no me di­vier­te o ya no me iden­ti­fi­ca o nun­ca lo sen­tí pro­pio. Des­pro­gra­mar y re­na­cer. Ani­mar­nos a ser cis­nes cuan­do nos creí­mos pa­tos y, en­ci­ma, feos. Re­pro­gra­mar por­que con el poe­ta de Du­blin lo sa­be­mos, “apren­der no es lle­nar el cu­bo, sino en­cen­der el fue­go”.

¿Y si en lu­gar de lle­nar el cu­bo, va­cia­mos la pa­pe­le­ra? Me gus­ta la ex­pre­sión “va­ciar la pa­pe­le­ra”: desechar viejos mol­des, ad­ver­tir en qué ima­gen que­da­mos fas­ci­na­dos, fre­na­dos, con­ge­la­das, anes­te­sia­das.

Hay ve­ces en las que des­creer de las creen­cias nos re­crea, nos afir­ma. Dis­cu­tir lo que afir­má­ba­mos nos reorien­ta. Sos­pe­char de las ver­da­des fa­mi­lia­res nos am­plía el cri­te­rio de “reali­dad”. Des­ta­par el ar­cón don­de ate­so­ra­mos se­gu­ri­da­des pe­que­ñi­tas y mie­dos gran­des nos da fuer­zas pa­ra re­be­lar­nos, pa­ra afron­tar con­di­cio­na­mien­tos, pa­ra ex­plo­rar nue­vas pa­sio­nes y pa­ra eman­ci­par la con­cien­cia do­mes­ti­ca­da... Y en­cen­der el fue­go.

Al­go así co­mo una pe­da­go­gía del reapren­di­za­je. Eso sig­ni­fi­ca re­vol­ver con un gran cucharón en los “ar­chi­vos de la me­mo­ria”, sin te­mo­res, con lucidez, a con­cien­cia; des­mon­tar los mi­tos fa­mi­lia­res que “nos com­pra­mos” y ha­llar la ver­dad: ana­li­zar­la a la luz diur­na pa­ra lue­go so­me­ter­la a los efec­tos del sue­ño. Des­pro­gra­mar es apren­der a vi­vir me­jor. Eso no sig­ni­fi­ca ser otra per­so­na ni ha­cer­nos mi­llo­na­rios en una ho­ra o via­jar a la Lu­na. Vi­vir me­jor es vi­vir con con­cien­cia, es­tar en con­so­nan­cia con quien so­mos real­men­te, apren­der a re­so­nar con nues­tro rit­mo na­tu­ral y no con el “pa­trón” que nos di­je­ron que de­bía­mos cum­plir pa­ra ser acep­ta­dos en ese ár­bol an­ces­tral del que so­mos par­te.

Cuan­do ve­mos en to­da su am­pli­tud nues­tro ár­bol ge­nea­ló­gi­co, es co­mo com­pren­der un sue­ño que re­gre­sa des­de sus raí­ces pa­ra dar­nos un men­sa­je: to­mar esa de­ci­sión pos­ter­ga­da, ad­ver­tir un pe­li­gro, sos­pe­char so­bre un es­ta­do de sa­lud, es­cu­char la voz oní­ri­ca, creer en el cen­tro del co­ra­zón, ani­mar­se a dar un pa­so fun­da­men­tal...

¡y cam­biar de per­so­na­je!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.