El len­gua­je de los co­lo­res

Mia - - SUMARIO - Por Da­niel Co­lom­bo* Del li­bro “El mun­do es tu pú­bli­co”, Ed. Ho­jas del Sur (www.da­niel­co­lom­bo.com)

Qué lu­gar ocu­pan los co­lo­res y los sím­bo­los en nues­tra vi­da? Tal vez mu­cho más de lo que cree­mos. Los trai­lers ci­ne­ma­to­grá­fi­cos pro­mo­cio­na­les son un buen ejem­plo: se ali­nean co­lo­res, ti­po­gra­fías, to­na­li­da­des, ma­ti­ces, lu­ces, so­ni­dos y tra­mas pa­ra co­mu­ni­car, en po­cos se­gun­dos, una sín­te­sis ar­gu­men­tal de una pe­lí­cu­la y, lo que es más im­por­tan­te, lo­grar que los es­pec­ta­do­res se in­tere­sen por pa­gar una en­tra­da en las sa­las. Los pro­gra­mas de te­le­vi­sión y sus es­ta­cio­nes emi­so­ras cui­dan con cre­cien­te in­te­rés el desa­rro­llo de su pac­ka­ging vi­sual: des­de los lo­go­ti­pos apli­ca­dos en la pan­ta­lla, has­ta los so­ni­dos que los acom­pa­ñan y las vo­ces de los lo­cu­to­res.

¿En qué pue­de be­ne­fi­ciar­se el res­pon­sa­ble de pren­sa en co­no­cer es­tos prin­ci­pios? Ni más ni me­nos que en con­tar con más re­cur­sos pa­ra lo­grar un ma­yor im­pac­to y recordación de su tra­ba­jo.

Te­nien­do en cuen­ta que un al­to por­cen­ta­je de la co­mu­ni­ca­ción hu­ma­na es no ver­bal, la lec­tu­ra del len­gua­je cor­po­ral ad­quie­re sin­gu­lar im­por­tan­cia. Cuan­do un ora­dor es se­gui­do con aten­ción por su au­dien­cia o, por el con­tra­rio, des­pier­ta in­me­dia­tas reac­cio­nes ad­ver­sas (abu­rri­mien­to, te­dio, ira, etc.), en mu­chos ca­sos es su­ma­men­te gráfico ob­ser­var su ac­ti­tud cor­po­ral. De allí, la ne­ce­si­dad de que per­so­nas y vo­ce­ros con ex­po­si­ción pú­bli­ca re­ci­ban en­tre­na­mien­tos dic­ta­dos por pro­fe­sio­na­les, ta­les co­mo me­dia trai­ning, en la jer­ga del sec­tor.

Al di­se­ñar ma­te­ria­les pa­ra la pren­sa, fon­dos pa­ra pre­sen­ta­cio­nes, afi­ches, car­te­les y se­ña­lé­ti­ca pa­ra even­tos, así co­mo ves­ti­men­ta pa­ra pre­sen­ta­cio­nes en pú­bli­co, re­sul­ta útil te­ner en cuen­ta que los co­lo­res cá­li­dos atraen más que los fríos, y los cla­ros más que los os­cu­ros.

En es­ta bre­ví­si­ma sín­te­sis re­pa­sa­re­mos el im­pac­to de los co­lo­res en los re­cep­to­res de men­sa­jes:

✔ Ro­jo: ac­túa vi­va­men­te, mo­ti­van­do al es­pec­ta­dor y do­mi­nan­do cual­quier con­jun­to. Re­pre­sen­ta vi­ta­li­dad y ac­ción y ejer­ce gran in­fluen­cia en los es­ta­dos de áni­mo. Evo­ca el fue­go, la san­gre, el amor, la pa­sión, el or­gu­llo y la vio­len­cia.

✔ Anaran­ja­do: es el más cá­li­do de to­dos los co­lo­res; tie­ne cier­to po­der hip­nó­ti­co. Cuan­do po­see una por­ción dé­bil de ro­jo pro­du­ce un sen­ti­mien­to pla­cen­te­ro, aun­que se tor­na fuer­te, agre­si­vo, a me­di­da que se le au­men­ta el con­te­ni­do de ro­jo. Re­fie­re a la glo­ria, el es­plen­dor, la va­ni­dad y el pro­gre­so.

✔ Ama­ri­llo: ale­gra la vis­ta y es­ti­mu­la el es­pí­ri­tu. Pro­du­ce en el ser hu­mano ale­gría, buen hu­mor y ter­nu­ra. Da im­pre­sión de ca­lor, luz, ple­ni­tud, so­sie­go y re­po­so.

✔ Ver­de: es el co­lor de la na­tu­ra­le­za y trans­mi­te cal­ma y tran­qui­li­dad.

✔ Azul: es el más frío de los co­lo­res. Acen­túa los to­nos cá­li­dos y es es­co­gi­do muy a me­nu­do pa­ra fon­dos. Es el co­lor cal­man­te por ex­ce­len­cia. Sim­bo­li­za la leal­tad, hon­ra­dez, fi­de­li­dad, así co­mo el ideal.

✔ Vio­le­ta: pro­du­ce im­pre­sión de re­po­so; co­lor se­rio, me­lan­có­li­co, sim­bo­li­za dis­tin­ción, pom­pa y mag­ni­fi­cen­cia, a ve­ces tam­bién te­mor o pe­ni­ten­cia.

✔ Negro: cual­quier co­lor pro­du­ce un ma­yor efec­to si se lo apli­ca so­bre un fon­do negro. Adel­ga­za, es­ti­li­za la fi­gu­ra. Apli­ca­do so­bre un fon­do de co­lor des­pren­de un cier­to res­plan­dor. Sim­bó­li­ca­men­te se lo aso­cia con la idea de so­brie­dad, ca­li­dad, y tam­bién, en otros ni­ve­les de per­cep­ción se­gún el con­tex­to, so­le­dad y muer­te.

✔ Blan­co: cual­quier co­lor, por fuer­te que sea, pier­de bri­llo al ser uti­li­za­do con fon­do blan­co. El blan­co en­gro­sa. Es aso­cia­do a ideas de pu­re­za, per­fec­ción, lim­pie­za, inocen­cia, asep­sia, cal­ma y paz.

Si nun­ca lo has he­cho, te in­vi­to a pres­tar aten­ción a los co­lo­res que for­man par­te de tu vi­da, en es­pe­cial, al efec­to que es­tos tie­nen en tu men­te y tu es­ta­do de áni­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.