Apren­der a dis­cu­tir

Las pe­leas exis­ten en to­das las pa­re­jas, no son ne­ga­ti­vas y no po­nen a la re­la­ción en ja­que sal­vo que sean la ex­cu­sa pa­ra ter­mi­nar. Si, ade­más, se usan bue­nas es­tra­te­gias, re­sul­tan be­ne­fi­cio­sas pa­ra acla­rar te­mas pen­dien­tes

Mia - - SUMARIO -

En to­da pa­re­ja hay pe­leas clá­si­cas que se dan por­que re­sur­gen te­mas en desacuer­do o vuel­ven ar­gu­men­tos o reproches. ¿Có­mo ha­cer pa­ra que esas mi­ni-cri­sis no se con­vier­tan en una ame­na­za pa­ra la re­la­ción? Por su­pues­to, no exis­te una re­ce­ta in­fa­li­ble, pe­ro hay al­gu­nas es­tra­te­gias.

Pa­ra em­pe­zar, los psi­có­lo­gos ase­gu­ran que dis­cu­tir de vez en cuan­do no es tan ma­lo por­que el en­fren­ta­mien­to fun­cio­na co­mo una es­pe­cie de li­be­ra­ción que per­mi­te acla­rar al­gu­nos pun­tos. En mu­chas pa­re­jas, ca­da uno es muy dis­tin­to en cier­tos as­pec­tos y es bueno en­con­trar la for­ma de ge­ne­rar ar­mo­nía en esas di­fe­ren­cias que siem­pre re­apa­re­ce­rán.

Só­lo se pe­lea con per­so­nas que im­por­tan, con lo cual no siem­pre tie­ne que ser ne­ga­ti­vo. Aho­ra bien, si la pa­re­ja ter­mi­na gri­tán­do­se, ofen­dién­do­se o ha­cién­do­se reproches gra­ves, to­do sue­le ter­mi­nar en una gran frus­tra­ción. "Esas pa­re­jas con el tiem­po se ene­mis­tan o pier­den la con­fian­za al pen­sar que el otro no siem­pre tie­nen bue­nas in­ten­cio­nes con uno", ex­pli­ca la psi­có­lo­ga Be­rit Brock­hau­sen.

Es­tra­te­gias

Los psi­có­lo­gos re­co­mien­dan in­te­rrum­pir la dis­cu­sión an­tes de que pa­se a ma­yo­res. Es una es­tra­te­gia co­no­ci­da co­mo "ti­me-out", de­jar pa­sar el mo­men­to ca­lien­te y re­to­mar un po­co des­pués. Cla­ro que re­quie­re de cier­ta bue­na vo­lun­tad y de al­gu­nas re­glas:

✖ Te­ner un acuer­do: en un mo­men­to tran­qui­lo, la pa­re­ja de­be­ría acor­dar que no quie­re lle­gar ni a los in­sul­tos ni a los reproches muy bá­si­cos. Brock­hau­sen re­co­mien­da que los dos pien­sen a par­tir de qué mo­men­to una dis­cu­sión no es bue­na. "Pue­de ser, por ejem­plo, cuan­do una de las par­tes ex­pli­ca por ter­ce­ra vez la mis­ma co­sa", sos­tie­ne la es­pe­cia­lis­ta. La pa­re­ja pue­de te­ner una es­pe­cie de ges­to o tar­je­ta que se en­se­ña en ese mo­men­to aca­lo­ra­do pa­ra in­di­car que con­si­de­ra bueno to­mar­se una pau­sa.

✖ Li­mi­tar el tiem­po: si las pe­leas se vuel­ven in­ter­mi­na­bles, em­pa­ñan ab­so­lu­ta­men­te to­do. "Con 20 mi­nu­tos es su­fi­cien­te. Si el pro­ble­ma no que­da acla­ra­do, es me­jor to­mar­se un res­pi­ro", di­ce Brock­hau­sen. Pa­re­ce muy sen­ci­llo, pe­ro pue­de te­ner bue­nos efec­tos po­ner una alar­ma que de­ten­ga la dis­cu­sión, así se es­ta­rá más pre­dis­pues­to en otros mo­men­tos a con­ver­sar te­mas di­fí­ci­les.

✖ Con­ti­nuar el diá­lo­go: si uno in­te­rrum­pe una pe­lea o fi­ja un "ti­me-out", es fun­da­men­tal de­cir cuán­do quie­re re­to­mar el te­ma. "Es cru­cial vol­ver a tra­tar la pro­ble­má­ti­ca y no de­jar­la allí", di­ce Brock­hau­sen. Lo me­jor es, an­tes de vol­ver a tra­tar la cues­tión, pen­sar qué es lo que a uno lo al­te­ra tan­to de ese te­ma. De ese mo­do, po­drá con­ver­sar me­jor con la pa­re­ja y sen­tir­se me­nos ata­ca­do. ✖ Re­co­no­cer el pro­ble­ma: mu­chas pa­re­jas creen dis­cu­tir por ni­mie­da­des co­mo quién la­va los pla­tos o por qué el otro de­ja el toa­llón ti­ra­do, "pe­ro por lo ge­ne­ral eso sue­le ser só­lo un dis­pa­ra­dor", ad­vier­te la psi­có­lo­ga. Mu­chas ve­ces su­ce­de que los dos tra­ba­jan to­do el día y una de las par­tes pien­sa "ya se lo he pe­di­do tan­tas ve­ces". Eso, a su vez, se con­vier­te en un "no le im­por­ta na­da lo que me pa­sa". Por eso es tan im­por­tan­te que los dos pien­sen dón­de ra­di­ca ver­da­de­ra­men­te el pro­ble­ma.

✖ Ge­ne­rar buen cli­ma: an­tes de sen­tar­se a acla­rar las co­sas, es fun­da­men­tal que los dos ten­gan tiem­po y es­tén pre­sen­tes. "Tra­tar los pro­ble­mas an­tes del pri­mer ca­fé o cuan­do uno es­tá ago­ta­do por la no­che en el so­fá no es na­da bueno", re­co­mien­da Brock­haus. En lu­gar de po­ner el te­ma so­bre la me­sa cuan­do uno es­tá sen­ta­do fren­te al otro, es me­jor sa­lir a dar un pa­seo e in­clu­so dar­se la mano. "En esa si­tua­ción, uno es­cu­cha al otro de un mo­do to­tal­men­te dis­tin­to", ex­pli­ca la psi­có­lo­ga y eso pue­de ge­ne­rar una di­fe­ren­cia ra­di­cal por­que la pre­dis­po­si­ción o ac­ti­tud que uno to­ma al tra­tar te­mas com­ple­jos tie­ne un im­pac­to di­rec­to en el mo­do de con­ver­sar­los. En reali­dad, es cues­tión de pre­gun­tar­se: ¿uno es­tá pen­san­do a su pa­re­ja co­mo enemi­go o co­mo alia­do?, ¿que­re­mos en­con­trar una so­lu­ción jun­tos pa­ra es­te te­ma? "Pue­do de­cir: eso que hi­cis­te fue te­rri­ble' o in­vi­tar al otro di­cien­do: eso me de­jó pen­san­do mu­cho. Me in­tere­sa­ría sa­ber qué pien­sas tú'".

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.