El úni­co tem­plo sub­te­rrá­neo

Tras una me­jo­ra, vol­vió a abrir sus puer­tas es­te lu­gar prehis­tó­ri­co en la is­la de Mal­ta

Mia - - SUMARIO -

El pró­xi­mo 15 de ma­yo vol­ve­rá a abrir­se al pú­bli­co el El Hi­po­geo de Hal Sa­flie­ni, en Mal­ta, el tem­plo sub­te­rrá­neo prehis­tó­ri­co que ha si­do do­ta­do de un nue­vo sis­te­ma de ai­re acon­di­cio­na­do. A pe­sar de es­ta re­mo­de­la­ción, se­gui­rá man­te­nién­do­se la li­mi­ta­ción a los tu­ris­tas y el nú­me­ro dia­rio de vi­si­tan­tes se­gui­rá li­mi­ta­do a 80 con lo cual pa­ra quie­nes quie­ran co­no­cer­lo, de­be­rán con­se­guir las en­tra­das con su­fi­cien­te an­te­la­ción.

La is­la de Mal­ta, ade­más de pla­yas de aguas tur­que­sas y acan­ti­la­dos, al­ber­ga un pa­tri­mo­nio ar­queo­ló­gi­co es­pec­ta­cu­lar. Una de las jo­yas de la co­ro­na es el Hi­po­geo de Hal Sa­flie­ni, el úni­co tem­plo sub­te­rrá­neo prehis­tó­ri­co del mun­do, un lu­gar ver­da­de­ra­men­te má­gi­co.

La vi­si­ta se rea­li­za en se­mi­pe­num­bra, pa­ra pro­te­ger el en­torno frá­gil, y en com-

ple­to silencio, a tra­vés de pa­sa­re­las so­bre el te­rreno ori­gi­nal don­de to­do hue­le a his­to­ria y a le­yen­da.

Es­tá si­tua­do en Pao­la, cerca de Va­let­ta, y fue de­cla­ra­do Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad por la Unes­co. Los in­ves­ti­ga­do­res creen que fue uti­li­za­do en­tre los años 4000 y 2500 an­tes de Cris­to.

Se des­cu­brió por ac­ci­den­te en 1902, du­ran­te una obra de cons­truc­ción de una cis­ter­na. Se­gún los es­tu­dios, sir­vió co­mo san­tua­rio y pos­te­rior­men­te co­mo ne­cró­po­lis. Tie­ne una es­truc­tu­ra bas­tan­te com­ple­ja, or­ga­ni­za­da en tres ni­ve­les, re­sul­ta­do de las su­ce­si­vas am­plia­cio­nes que se fue­ron rea­li­zan­do pa­ra am­pliar­lo. En ca­da ni­vel se su­ce­den di­fe­ren­tes sa­las. Es en el se­gun­do se en­cuen­tra la más des­ta­ca­da, de for­ma cir­cu­lar y ex­ca­va­da en la ro­ca con va­rias en­tra­das. En ni­ve­les in­fe­rio­res, tam­bién es po­si­ble en­con­trar la Sa­la de las Ser­pien­tes, usa­da pre­ci­sa­men­te pa­ra guar­dar esos res­pti­les o tam­bién pa­ra de­jar ofren­das.

El pri­mer ni­vel es la par­te más an­ti­gua, a 10 me­tros ba­jo el ni­vel del sue­lo, y es­tá for­ma­do por va­rias cue­vas na­tu­ra­les que se am­plia­ron ar­ti­fi­cial­men­te. Más sen­ci­llo y aus­te­ro que el res­to, lo más po­si­ble es que a me­di­da que se iba am­plian­do la ne­cró­po­lis aquí fue­ra don­de se de­ja­ban los ca­dá­ve­res pa­ra que se des­com­pu­sie­ran an­tes de en­te- rrar­los en ni­ve­les in­fe­rio­res.

El se­gun­do ni­vel es el más es­pec­ta­cu­lar y re­fi­na­do. Aquí la pie­dra se ha tra­ba­ja­do con de­ta­lle y las ha­bi­ta­cio­nes re­pro­du­cen el as­pec­to que de­bían te­ner los tem­plos prehis­tó­ri­cos de Mal­ta en la su­per­fi­cie. Las pa­re­des se han ex­ca­va­do pa­ra que pa­rez­ca que la en­tra­da a las cá­ma­ras es a tra­vés de puer­tas me­ga­lí­ti­cas, en al­gu­nas hay di­bu­jos geo­mé­tri­cos ta­lla­dos di­rec­ta­men­te so­bre la pie­dra. Has­ta el te­cho de lo­sas de pie­dra se ha re­pro­du­ci­do. Es sen­ci­lla­men­te so­bre­co­ge­dor pen­sar en la im­pre­sión que de­bía cau­sar en los mal­te­ses de la épo­ca y en los pri­me­ros arqueólogos que em­pe­za­ron a re­des­cu­brir­lo.

En ese ni­vel es­tán la Sa­la Prin­ci­pal, una cá­ma­ra cir­cu­lar ex­ca­va­da en la ro­ca con puer­tas que lle­van a otras sa­las de­co­ra­da con ocre ro­jo. En­tre los res­tos hu­ma­nos apa­re­ció la es­ta­tui­lla de “La da­ma dur­mien­te” que se con­ser­va en el Mu­seo Ar­queo­ló­gi­co de La Va­llet­ta. Muy cerca es­tá la Sa­la del Orácu­lo, rec­tan­gu­lar, una de las más pe­que­ñas y su ma­gia re­si­de en el eco que crean las vo­ces mas­cu­li­nas y en las es­pi­ra­les y círcu­los de ocre ro­ji­zo que ador­nan el te­cho y que se en­tre­vén ba­jo la te­nue luz.

Tam­bién en el se­gun­do ni­vel lla­ma la aten­ción la Sa­la De­co­ra­da que, ha­cien­do ho­nor a su nom­bre, es­tá lle­na de vi­da gra­cias a los di­bu­jos geo­mé­tri­cos que lle­nan las pa­re­des. Mien­tras que el que se co­no­ce co­mo San­cta San­cto­rum im­po­ne, ca­si tan­to co­mo Sto­nehen­ge o más. El ter­cer ni­vel, que no se pue­de vi­si­tar, se cree que era po­si­ble­men­te un al­ma­cén de grano.

Fuen­tes: www.101lu­ga­re­sin­crei­bles.com/http://ma­da­bou­tra­vel.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.