El nue­vo rol de las al­fom­bras

Nue­vas fun­cio­nes, di­se­ños y tex­tu­ras pa­ra es­te clá­si­co que se nie­ga a per­der su lu­gar en­tre pi­sos flo­tan­tes y ce­rá­mi­cos

Mia - - SUMARIO -

Adiós a las al­fom­bras que se ele­gían por el pe­lo, el co­lor o el es­tam­pa­do. La nue­va ten­den­cia en Eu­ro­pa que es­tán im­po­nien­do va­rios di­se­ña­do­res de re­nom­bre in­ter­na­cio­nal, co­mo la es­pa­ño­la Na­ni Mar­qui­na, las es­tán lle­van­do a un lu­gar mu­cho más pro­ta­gó­ni­co. En las re­cien­tes fe­rias de Han­nó­ver, Co­lo­nia y Mi­lán se vio par­te de es­ta no­ve­dad.

Las cons­truc­cio­nes más ha­bi­tua­les de es­tos úl­ti­mos años tie­nen pi­so flo­tan­te, par­qué o la­mi­na­do sin­té­ti­co. En al­gu­nos ca­sas ga­nan los ce­rá­mi­cos. A eso se su­ma el he­cho de que es­tá muy ins­ta­la­da la ten­den­cia de cons­truir am­bien­tes abier­tos, in­ter-

co­nec­ta­dos, en los que se vi­ve y si­mul­tá­nea­men­te se tra­ba­ja.

La de­co­ra­ción ac­tual prio­ri­za sin du­da el con­fort y las al­fom­bras ofre­cen, por un la­do, ven­ta­jas vi­sua­les y, por otro, acús­ti­cas. El am­bien­te cam­bia ra­di­cal­men­te se­gún su ti­po de pi­so. La al­fom­bra tam­bién es un mo­do de se­pa­rar vi­sual­men­te sec­to­res de am­bien­tes in­ter­co­nec­ta­dos. "Es­truc­tu­ran el es­pa­cio. Pue­de for­mar una es­pe­cie de is­la so­bre la que se en­cuen­tran el so­fá, una me­sa y una lám­pa­ra, ge­ne­ran­do un si­tio es­pe­cial de co­mo­di­dad", ex­pli­ca el di­se­ña­dor es­pe­cia­li­za­do Ste­fan Diez.

Otro de­ta­lle no me­nor: la era di­gi­tal nos dis­tan­cia mu­cho del sen­ti­do del tac­to, de sen­tir lo que nos ro­de y la al­fom­bra, con sus tex­tu­ras que in­clu­so se sien­ten al mi­rar­las, vuel­ve a des­per­tar esas cua­li­da­des vi­ta­les que te­ne­mos al­go dor­mi­das. La es­pa­ño­la Na­ni Mar­qui­na sen­tó ten­den­cia en es­te nue­vo boom. Su nom­bre co­men­zó a so­nar mu­cho por sus al­fom­bras he­chas a mano. Mar­qui­na pre­sen­ta di­se­ños pro­pios y de otros co­no­ci­dos di­se­ña­do­res de mue­bles co­mo Jai­me Ha­yon, Ja­vier Mariscal y Mar­ti Gui­xé. Ella di­ce que la ima­gen de una al­fom­bra va de la mano de gran­des nom­bres. "Pue­den ven­der­se me­jor si se las aso­cia con el nom­bre de un di­se­ña­dor de re­nom­bre. Eso ha­ce que les

pres­ten más aten­ción y que de pron­to se abran puer­tas que de otro mo­do es­ta­rían ce­rra­das", sos­tie­ne.

La mar­ca Dans­ki­na, por ejem­plo, apos­tó por los her­ma­nos Bou­rou­llec y su di­se­ño Se­mis que com­bi­na pun­tos ar­mó­ni­ca­men­te. El rit­mo del di­se­ño se des­pren­de de las va­ria­cio­nes en la den­si­dad y pro­fun­di­dad de la su­per­fi­cie.

En cam­bio, la su­per­fi­cie de la Cross Co­llec­tion de He­lla Jon­ge­rius es per­fo­ra­da. To­do un desafío pa­ra la di­se­ña­do­ra que, pa­ra lo­grar­lo, creó una com­bi­na­ción es­pe­cial de la­na y vis­co­sa y, pa­ra la ca­ra in­fe­rior, una tex­tu­ra es­pe­cial pa­ra evi­tar res­ba­lo­nes. "Lo que ofre­ce­mos es ca­si un tra­ba­jo de in­ge­nie­ría. Pa­ra no­so­tros mis­mos es in­creí­ble la can­ti­dad de ve­ces que te­ne­mos que re­ela­bo­rar un di­se­ño has­ta que es un pro­duc­to lis­to", ex­pli­ca. Las al­fom­bras he­chas a mano man­tie­nen to­da su tra­di­ción. An­tes eran un mo­do de na­rrar his­to­rias, hoy tam­bién pue­den ser un es­ce­na­rio pa­ra des­ple­gar ani­ma­les, plan­tas y or­na­men­tos his­tó­ri­cos. Jür­gen Dahl­mann, por ejem­plo, se ins­pi­ró en di­bu­jos in­dios de ha­ce 400 años al di­se­ñar pa­ra la mar­ca Rug Star.

En cam­bio, los mo­de­los de Hos­sein Rez­va­ni son si­nó­ni­mo de mo­der­ni­dad re­cién lle­ga­da de Irán. Los di­se­ña en un or­de­na­dor en Ham­bur­go (Ale­ma­nia), pe­ro lue­go se los ha­ce lle­gar a un di­bu­jan­te per­sa es­pe­cia­li­za­do en al­fom­bras, que lo am­plía al ta­ma­ño de al­fom­bra desea­do y só­lo en­ton­ces se pro­ce­de a ha­cer más de 400.000 nu­dos por me­tro cua­dra­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.