La obe­si­dad en pe­rros y ga­tos

La obe­si­dad es pe­li­gro­sa pa­ra pe­rros y ga­tos. Un sim­ple plan de ali­men­ta­ción y ejer­ci­cio los pue­de po­ner a sal­vo del ries­go

Mia - - SUMARIO - Fuente: Pu­ri­na Pro Plan

De acuer­do a una in­ves­ti­ga­ción, el 30% de los pe­rros y el 12% de los ga­tos que van al ve­te­ri­na­rio tie­nen so­bre­pe­so. Los ani­ma­les que pe­san un 20% o más de su pe­so ideal se con­si­de­ran obe­sos, un tras­torno que con­lle­va ries­gos co­mo una vi­da cor­ta, pro­ble­mas car­día­cos y res­pi­ra­to­rios, pro­ble­mas en la piel, fa­ti­ga y tras­tor­nos di­ges­ti­vos en­tre otros. Las cau­sas por las que se des­en­ca­de­na pue­den ser tres: há­bi­tos de ali­men­ta­ción (es la cau­sa más co­mún: con­su­me de­ma­sia­da co­mi­da y no gas­ta las ener­gías ne­ce­sa­rias pa­ra usar las ca­lo­rías), fac­to­res he­re­di­ta­rios o pre­dis­po­si­cio­nes ge­né­ti­cas (al­gu­nas ra­zas pa­re­cen ser más sus­cep­ti­bles a la obe­si­dad que otras más atlé­ti­cas o in­quie­tas) y los des­ór­de­nes hor­mo­na­les.

La fór­mu­la pa­ra com­ba­tir la obe­si­dad es cui­dar la die­ta y ha­cer ejer­ci­cio.

Die­ta

Re­du­cir la can­ti­dad de ali­men­to ba­lan­cea­do (el ve­te­ri­na­rio de­be re­co­men­dar la ra­ción ade­cua­da) o cam­biar­lo por uno con me­nos ca­lo­rías. Si se eli­ge la se­gun­da op­ción, no hay que ha­cer­lo de ma­ne­ra abrup­ta ya que pue­de ge­ne­rar tras­tor­nos di­ges­ti­vos. La ma­ne­ra co­rrec­ta es rea­li­zar la tran­si­ción a lo lar­go de en­tre 7 y 10 días, mez­clan­do el ali­men­to nue­vo con el que con­su­me ha­bi­tual­men­te y au­men­tan­do gra­dual­men­te la pro­por­ción a me­di­da que pa­san los días has­ta re­em­pla­zar­lo por com­ple­to.

Evi­tar dar­les so­bras de co­mi­da. Man­te­ner­los fue­ra del área don­de co­ci­na­mos y don­de co­me­mos evi­ta­rá que pi­da o es­pe­re re­ci­bir co­mi­da

Evi­tar las gra­sas y bo­ca­dos ex­tra, co­mo las go­lo­si­nas, que tie­nen mu­chas ca­lo­rías.

Man­te­ner­los ale­ja­dos de lu­ga­res don­de pue­da "ro­bar" co­mi­da.

De­jar siem­pre al la­do de la co­mi­da un be­be­de­ro lim­pio y con agua fres­ca.

Evi­tar dar­le com­ple­men­tos vi­ta­mí­ni­cos, a me­nos que el ve­te­ri­na­rio lo re­co­mien­de.

Ejer­ci­cio

Una bue­na op­ción es po­ner en for­ma al pe­rro con un pro­gra­ma mo­de­ra­do de ejer­ci­cios. Al prin­ci­pio, tal vez se mues­tre un po­co can­sa­do, por eso lo me­jor es co­men­zar el ejer­ci­cio con ca­mi­na­tas cor­tas. Lue­go, se pue­den in­cre­men­tar de acuer­do a la evo­lu­ción y re­co­men­da­ción del ve­te­ri­na­rio. Hay que es­tar aten­tos a la fal­ta de ai­re u otros sín­to­mas de fa­ti­ga, pa­ra de­te­ner el ejer­ci­cio ni bien se ma­ni­fies­ten y siem­pre te­ner a mano agua fres­ca pa­ra ser­vir­le.

Las ca­mi­na­tas y jue­gos sir­ven pa­ra que que­me ca­lo­rías y ade­más afian­za el víncu­lo con su due­ño, aun­que es re­co­men­da­ble evi­tar los jue­gos que im­pli­can ti­rar de ex­tre­mos opues­tos, ya que in­ci­tan a la pe­lea.

Los ga­tos tam­bién pue­den ju­gar: se los pue­de es­ti­mu­lar con ju­gue­tes co­mo pe­lo­ti­tas o un pio­lín sus­pen­di­do, mo­vién­do­lo pa­ra que no lo pue­da al­can­zar. Tam­bién se los pue­de en­tre­nar pa­ra ca­mi­nar con una co­rrea o ju­gar a per­se­guir y de­vol­ver ob­je­tos, pe­ro es­te en­tre­na­mien­to tie­ne que em­pe­zar des­de que son chi­qui­tos. Asi­mis­mo, si su co­me­de­ro y be­be­de­ro se en­cuen­tran en el pi­so, se lo pue­de co­lo­car más al­to pa­ra que ten­ga que sal­tar y así es­ta­rá ha­cien­do más ejer­ci­cio. Es re­co­men­da­ble au­men­tar­le la al­tu­ra de a po­co. A me­di­da que va­ya ba­jan­do de pe­so, le se­rá más fá­cil y se po­drá subír­se­lo más.

An­tes de co­men­zar cual­quier pro­gra­ma de re­duc­ción de pe­so es re­co­men­da­ble con­sul­tar al ve­te­ri­na­rio de con­fian­za, pa­ra que diag­nos­ti­que a la mas­co­ta, de­ter­mi­ne el me­jor tra­ta­mien­to y reali­ce el se­gui­mien­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.