Sin mal­tra­to ni vio­len­cia

Mia - - CALIDAD DE EDUCACIÓN - *Di­rec­to­ra Na­cio­nal de Al­deas In­fan­ti­les SOS Ar­gen­ti­na (www.al­dea­sin­fan­ti­les.org.ar)

Con na­tu­ra­li­dad, so­cial­men­te se to­le­ran ma­los tra­tos ha­cia los ni­ños co­mo gri­tos, em­pu­jo­nes, za­ma­rreos, ti­ro­nes de pe­lo, cas­ti­gos cor­po­ra­les, hu­mi­lla­cio­nes. Se­gún da­tos del Fon­do pa­ra la In­fan­cia de Na­cio­nes Uni­das, en Ar­gen­ti­na, hay más de 5 mi­llo­nes de ni­ños que su­fren al­gún ti­po de vio­len­cia en sus ho­ga­res, lo que de­mues­tra que se tra­ta de una prác­ti­ca que no dis­cri­mi­na, es­tá pre­sen­te en to­das par­tes, en el seno fa­mi­liar, en la co­mu­ni­dad, en las ins­ti­tu­cio­nes y atra­vie­sa a to­dos los sec­to­res so­cia­les.

La na­tu­ra­li­za­ción o el cues­tio­na­mien­to de la vio­len­cia en las es­fe­ras por las que tran­si­tan los ni­ños con­di­cio­nan sus po­si­bi­li­da­des de desa­rro­llo fu­tu­ro en tan­to mar­can la ca­pa­ci­dad de es­ta­ble­cer la­zos des­de el res­pe­to, el cui­da­do y la pro­tec­ción. Cuan­do la fun­ción pro­tec­to­ra del adul­to se al­te­ra y quie­nes de­ben pro­te­ger, con­te­ner y acom­pa­ñar el desa­rro­llo son quie­nes ejer­cen vio­len­cia, los ni­ños y ni­ñas que­dan ex­pues­tos a una gran fra­gi­li­dad y vul­ne­ra­bi­li­dad emo­cio­nal.

Nin­gún ti­po de vio­len­cia es jus­ti­fi­ca­ble ni de­be to­le­rar­se. Des­de el Es­ta­do y la le­gis­la­ción, exis­te la obli­ga­ción de pro­te­ger al ni­ño, niña o ado­les­cen­te de to­da for­ma de mal­tra­to y si bien he­mos si­do tes­ti­gos de gran­des avan­ces en es­te plano, no es su­fi­cien­te. Es im­pe­rio­so que la so­cie­dad en su con­jun­to to­me cons­cien­cia de es­ta si­tua­ción y se in­vo­lu­cre en su re­so­lu­ción.To­da for­ma de vio­len­cia tie­ne con­se­cuen­cias, no exis­ten for­mas más le­ves o me­nos gra­ves, un gri­to, una des­ca­li­fi­ca­ción, un ca­che­ta­zo, un em­pu­jón, un za­ma­rreo, una bur­la o un ti­rón de pe­lo, só­lo por men­cio­nar al­gu­nas, cons­ti­tu­yen for­mas de vio­len­cia. Ca­da uno tie­ne en sus ma­nos la po­si­bi­li­dad de co­men­zar a cam­biar es­te ci­clo. El pri­mer pa­so es vi­si­bi­li­zar la vio­len­cia, pe­ro no es su­fi­cien­te.

En es­ta di­rec­ción, po­ner fin al mal­tra­to y ex­plo­ta­ción que su­fren los ni­ños es un as­pec­to cen­tral de la agen­da de Desa­rro­llo Sos­te­ni­ble 2030, acor­da­da por los Es­ta­dos miem­bros de la Asam­blea de Na­cio­nes Uni­das y que en­tró en vi­gen­cia en 2016. Es­te com­pro­mi­so in­ter­pe­la es­pe­cial­men­te al Es­ta­do, pe­ro tam­bién a las em­pre­sas, a las or­ga­ni­za­cio­nes de la so­cie­dad ci­vil y a to­das las per­so­nas.

Es fun­da­men­tal com­pren­der que ca­da uno de­be, des­de su lu­gar, pro­mo­ver en­tor­nos se­gu­ros y protectores pa­ra los ni­ños. Los cui­da­do­res, pa­dres o res­pon­sa­bles pue­den ha­cer­lo a tra­vés de la crian­za po­si­ti­va, los lí­de­res y re­fe­ren­tes so­cia­les pro­mo­vien­do prác­ti­cas no vio­len­tas de re­la­cio­na­mien­to, los edu­ca­do­res y do­cen­tes, a tra­vés de la en­se­ñan­za no vio­len­ta y ca­da uno de no­so­tros pue­de ha­cer una gran con­tri­bu­ción al com­pro­me­ter­se en la iden­ti­fi­ca­ción de las con­duc­tas vio­len­tas. El mo­men­to es hoy. Ca­da uno de no­so­tros de­be op­tar por el pa­so ha­cia la pro­tec­ción o ha­cia la vio­len­cia, no exis­te la neu­tra­li­dad en es­te te­ma. De­te­ner el ci­clo de la vio­len­cia y cons­truir un fu­tu­ro de pro­tec­ción es ne­ce­sa­rio y po­de­mos ha­cer­lo po­si­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.