La he­rra­mien­ta de la voz

Mia - - SUMARIO - Por Daniel Co­lom­bo* Del li­bro “Ora­to­ria sin mie­do”, Ed. Ho­jas del Sur (www.da­niel­co­lom­bo.com)

Los se­res humanos te­ne­mos la ha­bi­li­dad de ex­pre­sar con pa­la­bras, a tra­vés de la voz, nues­tras ideas, emo­cio­nes y sen­sa­cio­nes; tam­bién de trans­mi­tir in­for­ma­ción, con­cep­tos, de de­ba­tir, de com­par­tir y tan­tas otras for­mas de co­ne­xión con las per­so­nas que nos ro­dean. Es­te pro­ce­so lo apren­de­mos des­de chi­cos y na­tu­ral­men­te lo ha­ce­mos con ma­ti­ces, va­rian­do de to­nos, acen­tuan­do pa­la­bras pa­ra re­for­zar con­cep­tos e in­ter­ca­lan­do pau­sas, en­tre una gran can­ti­dad de re­cur­sos que te­ne­mos a nues­tra dis­po­si­ción.

El mo­do de ha­blar in­clu­ye el tono, la enun­cia­ción, la pro­nun­cia­ción, el vo­lu­men y la co­rrec­ción de la ar­ti­cu­la­ción de ca­da pa­la­bra uti­li­za­da. Tam­bién in­flu­yen el con­trol que se tie­ne de los pro­pios ges­tos y el con­tac­to vi­sual man­te­ni­do con el pú­bli­co. Pa­ra lo­grar ser un ora­dor efi­caz, hay que ser ca­paz de con­tro­lar la voz y mos­trar, en­tre otras, las si­guien­tes ca­rac­te­rís­ti­cas du­ran­te el dis­cur­so: ✔ Tono: el tono de­be ser sua­ve, pe­ro a la vez se­gu­ro. Evi­tar caer en el au­to­ri­ta­ris­mo.

✔ Co­lo­ra­tu­ra: ima­gi­nar un cua­dro con co­lo­res vi­va­ces. La voz tam­bién pue­de “pin­tar” dis­tin­tas ins­tan­cias, va­rian­do en­tre agu­dos y gra­ves. Los ora­do­res ex­pe­ri­men­ta­dos co­no­cen su ga­ma y la ex­plo­ran sin te­mor. Así, lo­gran va­riar de ma­ti­ces en­ri­que­cien­do su ex­po­si­ción.

✔ Rit­mo: es­te es­tá de­ter­mi­na­do por la ve­lo­ci­dad con la que ha­bla­mos. Al afron­tar al au­di­to­rio, nos en­con­tra­mos con dis­tin­tos ti­pos de pú­bli­cos, por lo cual es ne­ce­sa­rio bus­car un rit­mo me­dio (ni muy rá­pi­do ni muy len­to) pa­ra que to­dos pue­dan com­pren­der.

✔ Vo­lu­men: es pre­ci­so emi­tir la voz en un tono que sea es­cu­cha­do por to­do el au­di­to­rio. Pa­ra es­to, si no se cuen­ta con la ayu­da del mi­cró­fono, es re­co­men­da­ble adop­tar una ac­ti­tud tran­qui­la y con­tro­la­da, aun­que se de­ba ha­blar con po­ten­cia. Siem­pre se pue­de le­van­tar un po­co el vo­lu­men pa­ra en­fa­ti­zar al­gún pun­to en par­ti­cu­lar.

El me­ca­nis­mo de la voz

La voz se pro­du­ce de mo­do muy sim­ple, ca­si igual co­mo sa­le la mú­si­ca de un ins­tru­men­to de vien­to. Se tra­ta de una co­rrien­te de ai­re que as­cien­de por un tu­bo (la trá­quea) y se es­tre­cha en las cuerdas vo­ca­les. Es­te es­tre­cha­mien­to ha­ce que el ai­re pro­duz­ca la vi­bra­ción de las cuerdas vo­ca­les pe­ro la emi­sión de la voz se de­be a la ac­ción coor­di­na­da de una in­fi­ni­dad de múscu­los y ór­ga­nos, en­tre los que in­ter­vie­nen el ab­do­men, el tó­rax, el cue­llo y la ca­ra.

Ejer­ci­cio: Des­cu­bre tu voz ver­da­de­ra

1. Gra­ba un frag­men­to de un tex­to cual­quie­ra uti­li­zan­do un gra­ba­dor de au­dio o un con­tes­ta­dor te­le­fó­ni­co. Ha­bla con la bo­ca a apro­xi­ma­da­men­te vein­te cen­tí­me­tros de dis­tan­cia y di­rec­ta­men­te ha­cia el mi­cró­fono.

2. Es­cú­cha­te lue­go con au­ri­cu­la­res o par­lan­tes con un buen vo­lu­men.

3. Ana­li­za lo que es­cu­chas. ¿Re­co­no­ces tu voz? ¿Te agra­da? ¿Qué ma­ti­ces re­co­no­ces? ¿Pue­des es­cu­char tu res­pi­ra­ción al hil­va­nar las fra­ses? Si te gus­ta lo que es­cu­chas­te, ¡fe­li­ci­ta­cio­nes! Si no te gus­ta lo que es­cu­chas­te, acos­túm­bra­te. Ese re­gis­tro es lo más pa­re­ci­do a tu voz real. Su­ce­de que te­ne­mos una no­ción es­pe­cial de nues­tro tim­bre de voz, que es­tá de­ter­mi­na­da por la ca­ja de re­so­nan­cia de la ca­be­za. Por lo tan­to, mu­chas ve­ces po­de­mos lle­gar a des­co­no­cer­nos al es­cu­char­nos en gra­ba­cio­nes.Tu voz es tu car­ta de pre­sen­ta­ción an­te el mun­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.