Ten­ta­cio­nes en por­tu­gués

No im­por­ta si se tra­ta de co­mi­da ca­lle­je­ra, ta­pas o al­ta co­ci­na. Lis­boa se es­tá con­vir­tien­do ac­tual­men­te en la nue­va me­tró­po­li cu­li­na­ria eu­ro­pea. Su gas­tro­no­mía es po­li­fa­cé­ti­ca y es­tá pre­sen­te tan­to en ele­gan­tes res­tau­ran­tes dis­tin­gui­dos con es­tre­llas Mic

Mia - - SUMARIO -

En ju­nio, se es­par­ce por el ai­re en el bo­ni­to ba­rrio de Al­fa­ma, en el cas­co vie­jo de Lis­boa, el aro­ma de sardinas a la pa­rri­lla. El por­tu­gués tie­ne una re­la­ción es­pe­cial, ín­ti­ma, con la sar­di­na. En ho­nor al pa­trón de Lis­boa, San An­to­nio, que na­ció en ese ba­rrio tan tra­di­cio­nal, los ha­bi­tan­tes de la ciu­dad, que igual que Ro­ma se cons­tru­yó so­bre sie­te co­li­nas, ce­le­bran du­ran­te un mes en­te­ro una fies­ta po­pu­lar es­pe­cial en cu­yo cen­tro es­tá la sar­di­na. Ac­tual­men­te, el pe­que­ño pez de agua sa­la­da es el ger­men de lo que es­tá con­vir­tien­do nue­va­men­te al país a ori­llas del Atlán­ti­co en una po­ten­cia mun­dial. Es­ta vez, sin em­bar­go, los hé­roes no son con­quis­ta­do­res te­me­ra­rios sino chefs in­ge­nio­sos. En la guía Mi­che­lin de 2015, Por­tu­gual fi­gu­ra­ba con na­da me­nos que 17 es­tre­llas. Sin em­bar­go, ade­más de la ca­ra al­ta co­ci­na tam­bién la gas­tro­no­mía re­gio­nal y tra­di­cio­nal tie­ne sus es­pe­cia­li­da­des, que los por­tu­gue­ses sa­ben apre­ciar de for­ma po­co mo­des­ta.

"Nues­tras sardinas son las me­jo­res del mun­do", ase­gu­ra exul­tan­te Jo­sé Bo­rral­ho, pre­si­den­te de la Aso­cia­ción Por­tu­gue­sa deTu­ris­mo Cu­li­na­rio (Ap­te­ce). Las ri­cas sardinas tam­bién son pues­tas en es­ce­na de­bi­da­men­te. En Al­fa­ma, de­trás de ca­da ven­ta­na suena mú­si­ca y exu­be­ran­tes guir­nal­das ador­nan los bal­co­nes.

El mo­men­to cul­mi­nan­te de la fies­ta es la no­che del 12 al 13 de ju­nio, cuan­do en ca­si ca­da ca­lle­jón se mon­tan pa-

rri­llas y co­mien­za la com­pe­ti­ción por las me­jo­res sardinas. Ca­da año, los ba­rrios de Lis­boa com­pi­ten en­tre sí pa­ra lle­var­se el ho­nor de pre­pa­rar las sardinas más sa­bro­sas.

Sin em­bar­go, no so­lo el em­ble­má­ti­co pes­ca­do es una aven­tu­ra cu­li­na­ria en la ca­pi­tal por­tu­gue­sa. Jo­sé Avi­llez, pro­ba­ble­men­te el chef más fa­mo­so del país, con­quis­tó de gol­pe dos es­tre­llas Mi­che­lin con su res­tau­ran­te, si­tua­do en el co­ra­zón de Chia­do, el ba­rrio más an­ti­guo y ac­tual­men­te tam­bién el más mun­dano de Lis­boa. El res­tau­ran­te lle­va el nom­bre apro­pia­do de Bel­can­to, ya que es­tá si­tua­do ca­si en­fren­te del tea­tro de ópe­ra São Car­los. En el res­tau­ran­te se da ci­ta to­da la flor y na­ta de la so­cie­dad lis­boe­ta. Las me­sas es­tán re­ser­va­das con va­rias se­ma­nas de an­te­la­ción. "Al igual que nues­tros an­te­pa­sa­dos, siem­pre nos

ha­ce­mos a la mar, pe­ro no bus­ca­mos nue­vos paí­ses sino nue­vos sa­bo­res", di­ce Avi­llez.

Sin em­bar­go, la co­ci­na na­cio­nal por­tu­gue­sa no pue­de des­cu­brir­se so­lo en ca­ros res­tau­ran­tes con es­tre­llas Mi­che­lin. Los sen­ci­llos res­tau­ran­tes de pes­ca­do si­tua­dos a lo lar­go del puer­to son el co­ra­zón cu­li­na­rio de la ciu­dad. Aquí se sir­ven co­mo en­tra­da pa­té de sar­di­na y que­so y quien quie­ra lle­nar­se el es­tó­ma­go rá­pi­da­men­te pue­de en­con­trar ac­tual­men­te en Lis­boa una ofer­ta de pues­tos de co­mi­da ca­lle­je­ra que no de­ja de cre­cer.

Tam­bién Filipa Pa­qui­ta Valente con­vir­tió su en­tu­sias­mo por la co­ci­na de su país en su pro­fe­sión. Ella or­ga­ni­za tours de 2 a 3 ho­ras pa­ra ir de ta­pas por Lis­boa. Ge­ne­ral­men­te, su re­co­rri­do con sie- te es­ca­las cu­li­na­rias co­mien­za en Man­te­iga­ria Sil­va, una de las tien­das de co­mes­ti­bles fi­nos más an­ti­guas y más bo­ni­tas de la ciu­dad, si­tua­da di­rec­ta­men­te de­trás de la cén­tri­ca Pla­za de Ros­sio. A con­ti­nua­ción, el re­co­rri­do su­be ha­cia Mou­ra­ria, el an­ti­guo ba­rrio mo­ro de la ciu­dad, que co­lin­da con Al­fa­ma. Aquí, en los si­nuo­sos ca­lle­jo­nes, vi­vían en el pa­sa­do los po­bres y los mar­gi­na­dos. Ac­tual­men­te tam­bién se han asen­ta­do en es­te ba­rrio nos­tál­gi­cos y ar­tis­tas. Aquí rei­na el am­bien­te de un pue­blo pe­que­ño, don­de los tran­seún­tes to­da­vía sa­lu­dan. Al buen áni­mo con­tri­bu­ye tam­bién una vi­si­ta a la tas­ca Os Ami­gos Da Se­ve­ra, que de­be su nom­bre a la pri­me­ra can­tan­te de fa­do de la ciu­dad, Ma­ria Se­ve­ra, quien na­ció en es­ta ca­lle en 1820. El fa­do es un gé­ne­ro mu­si­cal me­lan­có­li­co, sin em­bar­go, el am­bien­te en la tas­ca

no es tris­te ni mu­cho me­nos. "Lo mejor es es­cu­char fa­do y be­ber una gin­jin­ha", di­ce An­tó­nio, el due­ño de la tas­ca, mien­tras sir­ve a ca­da vi­si­tan­te una co­pa de es­te li­cor de ce­re­za tí­pi­co de Lis­boa, qui­zás un po­co de­ma­sia­do dul­ce. "De­ben vol­ver por la no­che, cuan­do ha­ce­mos sardinas a la pa­rri­lla", di­ce An­tó­nio. A Filipa no ne­ce­si­ta con­ven­cer­la: "Voy a vol­ver sin fal­ta. En es­te ba­rrio es don­de mejor sa­ben".

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.