El ga­to de la ma­ni­to

La fi­gu­ra que se usa pa­ra atraer la bue­na suer­te es­tá ins­pi­ra­da en una le­yen­da y una ra­za fe­li­na ori­gi­na­ria de Ja­pón, el ra­bón

Mia - - MASCOTAS -

La ima­gen con el ga­to que ba­ja y le­van­ta su mano pa­ra atraer la bue­na suer­te y se ve en to­dos los ne­go­cios orien­ta­les es el ra­bón ja­po­nés, aun­que en su país de ori­gen, a es­ta ra­za se le lla­ma Mi-Ke. Cuen­ta la le­yen­da que en la di­nas­tía la épo­ca Edo, en el Ja­pón del si­glo XVII, un se­ñor feu­dal que ha­bía sa­li­do de ca­ce­ría, al pa­sar fren­te al tem­plo de Go­to­ku­ji, en la zo­na Se­ta­ga­ya, fue sor­pren­di­do por una tor­men­ta que lo obli­gó a re­fu­giar­se ba­jo un ár­bol. Era un hom­bre de gran ri­que­za lla­ma­do Li Nao­ka­ta. Des­de don­de se en­con­tra­ba ba­jo el ár­bol, Li ob­ser­vó có­mo una ga­ta blan­ca, ma­rrón y ne­gra le­van­ta­ba su pa­ta pa­ra in­di­car­le que se acer­ca­ra. In­tri­ga­do por tan sin­gu­lar lla­ma­da, de­jó su re­fu­gio pa­ra ir has­ta la ga­ta. En ese pre­ci­so ins­tan­te, un gran ra­yo ca­yó so­bre el ár­bol don­de se ha­bía co­bi­ja­do. En agra­de­ci­mien­to por sal­var su vi­da, el se­ñor feu­dal do­nó tie­rras al tem­plo y fi­nan­ció su re­pa­ra­ción, lo­gran­do que pros­pe­ra­ra.

Es­te es uno de los po­cos ga­tos que ha si­do re­pre­sen­ta­do por gran­des ar­tis­tas de Ja­pón. Se cree que fue in­tro­du­ci­do en Es- ta­dos Uni­dos y de allí a otros paí­ses a tra­vés de los sol­da­dos que re­gre­sa­ron de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. Lo más sig­ni­fi­ca­ti­vo del ra­bón ja­po­nés, co­mo su nom­bre lo in­di­ca, es la co­la re­cor­ta­da, que no so­bre­pa­sa nun­ca los 12 cm, co­men­zan­do des­de 5 cm apro­xi­ma­da­men­te. Pe­ro es en­ro­lla­da y lle­na de pe­los co­mo la de un co­ne­jo, lo cual la ha­ce ver to­da­vía más pe­que­ña.

Es un ga­to me­diano y ele­gan­te, de tor­so lar­go y muscu­loso pa­ra su ta­ma­ño, con pa­tas bas­tan­te más lar­gas que las res­tan­tes va­rie­da­des de ga­tos orien­ta­les. Las ex­tre­mi­da­des tra­se­ras son más lar­gas que las an­te­rio­res, sin em­bar­go, las cur­va en es­ta­do de re­la­ja­mien­to, lo cual le da ni­ve­la­ción a su pos­tu­ra.

La ca­be­za es trian­gu­lar, con ore­jas siem­pre erec­tas y al­go in­cli­na­das ha­cia ade­lan­te, los ojos gran­des y re­don­dos, pue­den ser azu­les, ver­des e in­clu­so de di­fe­ren­te co­lor en­tre ellos co­mo los Ojo de Dia­man­te, pe­ro en otros co­lo­res.

El pe­la­je pue­de ser va­ria­do, yen­do des­de el blan­co, ne­gro, ma­rrón, tri­co­lor y bi­co­lor com­bi­nan­do dos de los an­te­rio­res so­bre un pe­lo sua­ve y se­do­so de lon­gi­tud me­dia­na.

Se tra­ta de un ga­to que dis­fru­ta mu­cho aca­ri­cian­do y sien­do aca­ri­cia­do. No es in­de­pen­dien­te co­mo la ma­yo­ría de los fe­li­nos, sino que ne­ce­si­ta sen­tir­se par­te de la fa­mi­lia, con la que es juguetón y so­cia­ble. Se di­ce que siem­pre le re­ga­la el pri­mer pez que atra­pa a su due­ño cuan­do va a pes­car. Es un ga­to in­te­li­gen­te y adap­ta­ble, pe­ro pre­fe­ri­ble­men­te do­més­ti­co de in­te­rior que no dis­fru­ta de­ma­sia­do de la vi­da en el ex­te­rior.

Co­mo el pes­ca­do es su pla­to fa­vo­ri­to, lo ideal es dar­le ese ali­men­to al me­nos una vez por se­ma­na pa­ra man­te­ner­lo sa­lu­da­ble y fe­liz. No de­be ce­pi­llar­se so­lo una vez por se­ma­na sino una vez al día, al me­nos li­ge­ra­men­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.