Po­da de fru­ta­les

El in­vierno es la épo­ca pa­ra po­dar es­tos ár­bo­les y de­jar­los lis­tos pa­ra que nos den mu­chí­si­mos más y me­jo­res fru­tos

Mia - - SUMARIO -

La po­da en in­vierno es es­pe­cial­men­te im­por­tan­te pa­ra con­se­guir una gran co­se­cha de los ár­bo­les fru­ta­les. En el ca­so de los es­pe­cí­me­nes jó­ve­nes, de 6 a 8 años, tam­bién po­ten­cia el cre­ci­mien­to. Du­ran­te ju­lio y agos­to, los ár­bo­les fru­ta­les se en­cuen­tran en fa­se de re­po­so y el mejor mo­men­to pa­ra po­dar. Lo ideal es ha­cer­lo con cli­ma se­co y una tem­pe­ra­tu­ra no in­fe­rior a -5°.

Es­ta ta­rea tam­bién pro­te­ge los ár­bo­les fru­ta­les de di­ver­sas pla­gas co­mo la sar­na del man­zano. Es­tas en­fer­me­da­des pue­den ex­ten­der­se fá­cil­men­te en ra­mas des­cui­da­das que no han si­do po­da­das. De cual­quier mo­do, ha­brá que es­tar aten­tos a pro­ble­mas co­mo ata­ques fún­gi­cos y ra­mas po­dri­das si no se po­dan co­rrec­ta­men­te los ár­bo­les. En in­vierno, tam­bién se re­co­mien­da se­guir va­rios mé­to­dos pa­ra el con­trol de las pla­gas. Por ejem­plo, se pue­de usar un cepillo me­tá­li­co pa­ra ex­traer las pie­zas suel­tas de cor­te­za del tron­co, par­te don­de la ma­yo­ría de las pla­gas se asien­tan. Pa­ra evi­tar es­to de an­te­mano, se pue­de in­yec­tar en el tron­co una sus­tan­cia que con­ten­ga acei­te.

La po­da y los pro­ce­sos pa­ra guiar a los fru­ta­les de­ben rea­li­zar­se des­de el mis­mo mo­men­to de la plan­ta­ción. Si los fru­ta­les se van for­man­do de una ma­ne­ra inade­cua­da, cuan­do son muy adul­tos se­rá com­ple­jo el po­der re­di­ri­gir­los.

La idea prin­ci­pal es ge­ne­rar una es­truc­tu­ra de ra­mas abier­ta que va­ya desa­rro­llán­do­se a lo an­cho, eli­mi­nan­do ra­mas verticales que ge­ne­ra­rán más ma­de­ra que fru­to, res­tan­do al ár­bol el vi­gor ne­ce­sa­rio. Ade­más de po­dar, si el ár­bol es jo­ven, se pue­de ir guian­do ra­mas verticales, con­vir­tién­do­las en po­si­cio­nes horizontales, lo que cam­bia­rá el cre­ci­mien­to ge­ne­ral del fru­tal y ge­ne­ra­rá un ma­yor nú­me­ro de ye­mas, flo­res y, al fi­nal, fru­tos.

En los pri­me­ros años de la vi­da del fru­tal, es ne­ce­sa­rio rea­li­zar una po­da anual, cortando la ma­de­ra que no va ser pro­duc­ti­va, au­men­tan­do de es­ta for­ma la en­tra­da de luz ha­cia el res­to de ra­mas y to­do eso con­si­guien­do el ta­ma­ño más apro­pia­do.

Da­do que la po­da no es una cues­tión fá­cil, las si­guien­tes son las prin­ci­pa­les téc­ni­ca a te­ner en cuen­ta:

✖ Re­ti­rar las ra­mas más grue­sas que cre­cen ha­cia den­tro, ha­cia abajo o ha­cia arri­ba y des­ha­cer­se del follaje muer­to.

✖ To­das las ra­mas que crez­can en lí­nea rec­ta ha­cia arri­ba de­ben eli­mi­nar­se en la bi­fur­ca­ción pa­ra po­ten­ciar el cre­ci­mien­to y pro­mo­ver la flo­ra­ción. De es­ta for­ma, tam­bién se for­ta­le­cen las ra­mas horizontales y aque­llas que cre­cen ha­cia fue­ra, ya que las me­jo­res ra­mas de fru­tas cre­cen aquí.

✖ Los bro­tes fru­ta­les que ya tie­nen ca­pu­llos de flo­res en el in­vierno de­ben cor­tar­se en un ter­cio apro­xi­ma­da­men­te. De es­ta for­ma, se evi­ta que las ra­mas sean de­ma­sia­do lar­gas y se rom­pan con el pe­so de la fru­ta.

✖ Pa­ra po­dar de for­ma pre­ci­sa, cual­quier ra­ma del­ga­da que crez­ca rec­ta ha­cia arri­ba o ha­cia abajo tam­bién de­be cor­tar­se.

✖ Uti­li­zar una he­rra­mien­ta afi­la­da pa­ra los tra­ba­jos de po­da que per­mi­ten cor­tar de for­ma uni­for­me y pre­ci­sa en la co­pa el ár­bol.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.