"Me re­ci­bí de odon­tó­lo­ga" ¿y aho­ra?

Mia - - CALIDAD DE EDUCACIÓN -

Ter­mi­nar los es­tu­dios es un gran pa­so en la vi­da, pe­ro tam­bién es el inicio de un nue­vo ca­mino. ¿Por dón­de co­men­za­mos? La Dra. Le­ti­cia Po­lig­nano, odon­tó­lo­ga y di­rec­to­ra ge­ne­ral de SIACO (Sistema In­te­gral de Al­ta Com­ple­ji­dad Odon­to­ló­gi­ca) da sus claves pa­ra los dentistas re­cién re­ci­bi­dos.

Ma­tri­cu­lar­se

Es lo pri­me­ro que de­be ha­cer el egre­sa­do. Es fun­da­men­tal con­tar con un buen se­gu­ro de ma­la pra­xis. “Una vez re­suel­to el te­ma pa­pe­leo, ¡ac­ti­tud y sa­lir a la can­cha!”, re­co­mien­da la doc­to­ra.

Bus­car y en­con­trar tra­ba­jo

Mu­chos ya tie­nen la opor­tu­ni­dad de es­tar tra­ba­jan­do en al­go re­la­cio­na­do con sus es­tu­dios, por lo cual el pa­so de ob­te­ner el tí­tu­lo pue­de me­jo­rar las cir­cuns­tan­cias que ac­tual­men­te vi­ven con res­pec­to al ám­bi­to la­bo­ral, co­mo ser asis­ten­te den­tal, ra­dió­lo­go o se­cre­ta­ria de un con­sul­to­rio odon­to­ló­gi­co. Pe­ro la gran ma­yo­ría no cuen­ta con esta ven­ta­ja por­que la carrera ele­gi­da en sí no les per­mi­te ejer­cer an­tes de ob­te­ner el tí­tu­lo, por lo que se en­cuen­tran in­ser­tos en el mer­ca­do la­bo­ral por fue­ra de su ám­bi­to de es­tu­dio. En­ton­ces, tie­nen la ar­dua ta­rea de sa­lir a la ca­lle y en­con­trar un lu­gar en el mun­do de la odon­to­lo­gía.

Es­pe­cia­li­zar­se

Fren­te a la com­pe­ten­cia, es muy im­por­tan­te la es­pe­cia­li­za­ción, sea de ti­po for­mal o in­for­mal. “Es­to es im­pres­cin­di­ble por­que va a mar­car la di­fe­ren­cia en­tre no­so­tros y el res­to de los profesionales, ha­cien­do nues­tro tra­ba­jo más va­lo­ra­do y pres­ti­gio­so”, opi­na la doc­to­ra.

Co­men­zar des­de aba­jo

“No hay que pre­ten­der te­ner el tí­tu­lo y ser los ‘re­yes de la odon­to­lo­gía. Es una pro­fe­sión en la que se apren­de día a día. Es la prác­ti­ca la que nos da flui­dez y ma­ne­jo del pa­cien­te”, sos­tie­ne Po­lig­nano

Te­ner una agen­da de con­tac­tos ac­tua­li­za­da

Es ne­ce­sa­rio man­te­ner la agen­da de con­tac­tos al día, ya que es és­ta la que va a per­mi­tir abrir las nue­vas puer­tas al mun­do la­bo­ral. “Mu­chos de los bue­nos em­pleos o clien­tes se con­si­guen por re­co­men­da­ción de otras per­so­nas co­no­ci­das en el ru­bro, que ya lle­van más tiem­po tra­ba­jan­do en ello que no­so­tros. Es por eso que es re­co­men­da­ble man­te­ner un buen tra­to con to­dos”, re­co­mien­da la es­pe­cia­lis­ta.

Acu­mu­lar ex­pe­rien­cia

Di­ce Po­lig­nano que “pa­ra ar­mar un con­sul­to­rio odon­to­ló­gi­co lo ideal es te­ner un po­co de pa­cien­cia: pri­me­ro jun­tar ex­pe­rien­cia, aho­rrar e ir se­lec­cio­nan­do en qué se van a in­ver­tir esos pri­me­ros in­gre­sos”.

Bus­car apo­yo

Más allá de la cues­tión eco­nó­mi­ca, lo re­co­men­da­do es no es­tar so­lo en los pri­me­ros tiem­pos del ejer­ci­cio pro­fe­sio­nal.

Te­ner pa­cien­cia

“Por úl­ti­mo, al­go fun­da­men­tal es te­ner mu­cha, pe­ro mu­cha pa­cien­cia ya que, con tra­ba­jo cons­tan­te y ac­ti­tud po­si­ti­va, po­de­mos cum­plir nues­tros sue­ños. Des­pués de to­do, las claves del éxi­to son la per­se­ve­ran­cia y el ar­duo tra­ba­jo. No ba­jar los bra­zos, gol­pear puer­tas y ven­cer nues­tro mie­do al fra­ca­so”, fi­na­li­za Po­lig­nano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.