Una die­ta pa­ra vi­vir me­jor

Me­nos ca­lo­rías y más nu­trien­tes son las claves pa­ra ali­men­tar­se bien en una eta­pa de la vi­da en la que nos mo­ve­mos me­nos

Mia - - SUMARIO -

Con los años, el cuer­po no só­lo cam­bia por fue­ra sino tam­bién por den­tro: el me­ta­bo­lis­mo se vuel­ve más len­to y se pier­de ma­sa mus­cu­lar y ósea. Por eso, es re­co­men­da­ble adap­tar la ali­men­ta­ción a esta nue­va cir­cuns­tan­cia pa­ra evi­tar so­bre­pe­so o malnu­tri­ción.

Qué y cuán­to co­mer de­pen­de­rá de to­das for­mas me­nos de la edad que de la ac­ti­vi­dad, por lo que es di­fí­cil es­ta­ble­cer re­glas co­mu­nes. Además, es pro­ba­ble que las per­so­nas que se ali­men­ta­ron sa­lu­da­ble­men­te du­ran­te to­da su vi­da, no­ten me­nos en el im­pac­to con los años. Sin em­bar­go, hay que te­ner en cuen­ta al­gu­nas co­sas:

¿Ne­ce­si­ta el cuer­po me­nos ener­gía con los años?

A par­tir de los 50 años, el cuer­po pier­de en­tre un 1 y 2% de ma­sa mus­cu­lar al año. Con ello, el me­ta­bo­lis­mo ba­sal diario de un hom­bre de más de 65 años, se re­du­ce en unas 300 ca­lo­rías en com­pa­ra­ción con el de al­guien de 25 años. Eso re­pre­sen­ta la ener­gía de unas tres ba­na­nas por día. Da­do que las per­so­nas ma­yo­res se mue­ven además me­nos, el in­su­mo ca­ló­ri­co diario pue­de re­du­cir­se en unas 600 ca­lo­rías. Si se si­gue co­mien­do lo mis­mo que an­tes, a lar­go pla­zo se ga­na­rá pe­so. Es­to no quie­re de­cir que el cuer­po ne­ce­si­te me­nos vi­ta­mi­nas y mi­ne­ra­les. Por eso, es im­por­tan­te con­su­mir alimentos sa­lu­da­bles, ri­cos en nu­trien­tes, que apor­ten mu­chas vi­ta­mi­nas y mi­ne­ra­les con me­nos ca­lo­rías. Es de­cir, hay que pri­vi­le­giar un buen pan in­te­gral an­tes que una tos­ta­da de pan blan­co.

¿Qué ha­cer cuan­do se re­du­cen las ca­pa­ci­da­des?

Mien­tras las per­so­nas ma­yo­res pue­dan ma­ne­jar­se de for­ma in­de­pen­dien­te, de­ben se­guir ha­cién­do­lo. Una bue­na for­ma de man­te­ner­se ac­ti­vo es ha­cer com­pras pe­que­ñas, de mo­do de car­gar me­nos bol­sas y a la vez, man­te­ner­se más ac­ti­vo. Cuan­do se re­du­ce la ca­pa­ci­dad de usar las ma­nos, se pue­den usar elec­tro­do­més­ti­cos pa­ra co­ci­nar. Si es más di­fí­cil mas­ti­car, se pue­den pre­pa­rar alimentos más blan­dos. Sin em­bar­go, no se acon­se­ja con­ver­tir to­do en pu­ré, ya que de esa for­ma las co­mi­das no se ven atrac­ti­vas. A ve­ces bas­ta con re­vi­sar la den­ta­du­ra con el odon­tó­lo­go. ¿Sir­ven los su­ple­men­tos ali­men­ti­cios? Si la ali­men­ta­ción es ba­lan­cea­da, no son ne­ce­sa­rios. So­lo un aná­li­sis de san­gre con el mé­di­co pue­de de­ter­mi­nar si al or­ga­nis­mo le fal­ta al­go. En el ca­so de las per­so­nas ma­yo­res es ne­ce­sa­rio con­tro­lar re­gu­lar­men­te la vi­ta­mi­na D, da­do que es res­pon­sa­ble de que los hue­sos es­tén sa­nos jun­to al cal­cio.

To­mar el lí­qui­do su­fi­cien­te

Las per­so­nas ma­yo­res tam­bién de­be­rían to­mar al me­nos un li­tro y me­dio de lí­qui­do al día, in­clui­dos té y ca­fé. A al­gu­nas per­so­nas les sir­ve pre­pa­rar a prin­ci­pio del día la can­ti­dad to­tal de lí­qui­do que tie­nen que be­ber du­ran­te la jor­na­da, pa­ra te­ner un ma­yor con­trol. Eso pue­de ser de ayu­da, so­bre to­do, si la per­so­na es muy ol­vi­da­di­za. Otra op­ción son las no­ti­tas re­cor­da­to­rias. Tam­bién se pue­den co­lo­car bo­te­llas con agua en dis­tin­tas par­tes de la ca­sa pa­ra no te­ner que vol­ver siem­pre a la co­ci­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.