Jar­di­nes con ar­te

To­do el mun­do sa­be que las obras de ar­tis­tas fa­mo­sos en­cuen­tran su lu­gar en los mu­seos. Sin em­bar­go, no po­cos tam­bién te­nían una re­la­ción es­pe­cial con los jar­di­nes, de la que na­cie­ron au­tén­ti­cas obras de ar­te en me­dio de la na­tu­ra­le­za o jar­di­nes ar­tís­ti­co

Mia - - SUMARIO -

El jar­dín de Clau­de Mo­net

Em­pla­za­do en Gi­verny, cer­ca de Pa­rís, es con­si­de­ra­do el jar­dín ar­tís­ti­co por an­to­no­ma­sia en Eu­ro­pa. Mu­chos vi­si­tan­tes de to­das par­tes del mun­do ca­mi­nan allí jun­to a los exu­be­ran­tes arria­tes del pin­tor im­pre­sio­nis­ta y con la vis­ta in­ten­tan ima­gi­nar­se un cua­dro de Mo­net.

El jar­dín del Mu­seo Ro­din

Otro lu­gar pa­ra los aman­tes del ar­te en Pa­rís. Allí es­tán ex­pues­tos "El Pen­sa­dor" y otras es­cul­tu­ras de bron­ce, con un pe­so de va­rias to­ne­la­das, de Au­gus­te Ro­din. El es­pa­cio ver­de, tra­za­do con­for­me a un ri­gu­ro­so di­se­ño fran­cés, en­mar­ca con plan­tas las ex­pre­si­vas es­cul­tu­ras hu­ma­nas.

El jar­dín de es­cul­tu­ras de Bois-Guil­bert

Ubi­ca­do en Nor­man­día, es un des­tino tu­rís­ti­co po­co co­no­ci­do. El es­cul­tor y ar­qui­tec­to pai­sa­jís­ti­co con­tem­po­rá­neo Jea­nMarc de Pas trans­for­mó esta pro­pie­dad fa­mi­liar en un par­que pai­sa­jís­ti­co poé­ti- co. La ma­yo­ría de las más de 70 fi­gu­ras ex­pues­tas son obra del pro­pio ar­tis­ta: una pa­re­ja enamorada acos­ta­da en un pra­do u otra pa­re­ja ro­mán­ti­ca y so­ña­do­ra que es­tá sen­ta­da ba­jo ár­bo­les.

El Par­que del Asom­bro

En una pra­de­ra con co­li­nas, en la lo­ca­li­dad de Schrems, en la Ba­ja Aus­tria, hay fi­gu­ras pin­ta­das con mu­chos co­lo­res. Pa­re­cen men­hi­res, he­chos de hor­mi­gón y po­li­es­ti­reno, que re­cuer­dan a los me­ga­li­tos de Sto­nehen­ge. "Nues­tras co­lum­nas ce­les­tia­les unen lo que es­tá arri­ba con lo que es­tá aba­jo", ex­pli­ca Ruth Schrem­mer, di­rec­to­ra del mu­seo de ar­te Wald­vier­tel,

al que per­te­ne­ce tam­bién el Par­que de Es­cul­tu­ras del Asom­bro.

Mill Co­ve Gar­den

"Aquí, los ár­bo­les, los ar­bus­tos y las flores cre­cen de for­ma ex­pan­si­va. Es

ca­si im­po­si­ble po­ner­les freno", di­ce el pin­tor y es­cul­tor John Brennan. Su par­que, en el con­da­do ir­lan­dés de Cork, es un jar­dín lleno de sor­pre­sas, un re­co­rri­do de ex­plo­ra­ción pa­ra los vi­si­tan­tes. Es­con­di­das en­tre ho­jas exó­ti­cas apa­re­cen de re­pen­te, en me­dio de un es­pa­cio ver­de sel­vá­ti­co, es­cul­tu­ras de per­so­nas y ani­ma­les, mu­chas ve­ces crea­das con iro­nía y do­ble sen­ti­do.

Par­que de es­cul­tu­ras Vi­ge­land

En Os­lo, la ca­pi­tal de No­rue­ga, es­te par­que de es­cul­tu­ras es una de las atrac­cio­nes tu­rís­ti­cas más vi­si­ta­das. El es­cul­tor Gus­tav Vi­ge­land creó pa­ra es­te gi­gan­tes­co jar­dín 214 es­cul­tu­ras de más de 750 gru­pos de per­so­nas. La obra de to­da una vi­da.

Par­que de es­cul­tu­ras Eke­berg

En el es­te de Os­lo, el aman­te de la na­tu­ra­le­za y el ar­te pue­de pa­sear en un am­bien­te mu­cho más so­li­ta­rio. Es­te jar­dín es­cul­tó­ri­co, si­tua­do en una ele­va­ción, en reali­dad es más bien un bos­que con ar­te. En es­te lu­gar, don­de en el pa­sa­do des­can­sa­ban los obre­ros de las fá­bri­cas, el es­pa­cio ver­de es­tá aho­ra po­bla­do con obras de ar­tis­tas pro­mi­nen­tes co­mo Da­mien Hirst, Fer­nan­do Bo­te­ro o Sal­va­dor Da­lí.

El jar­dín del Rijks­mu­seum

En Ams­ter­dam es­tá es­te lu­gar que tie­ne un di­se­ño tan­to his­tó­ri­co co­mo mo­derno. "Ha­ce po­cos años, des­pués de la re­no­va­ción ge­ne­ral del edi­fi­cio, re­mo­de­la­mos los es­pa­cios ajar­di­na­dos", di­ce Igor Sant­ha­gens, di­rec­tor de pro­yec­tos del mu­seo na­cio­nal ho­lan­dés. Des­de en­ton­ces, ca­da ve­rano se co­lo­can es­cul­tu­ras

Jar­din de Cac­tus

En la is­la ca­na­ria de Lan­za­ro­te, Cé­sar Man­ri­que convirtió una can­te­ra en un jar­dín de cac­tus. El ar­tis­ta po­li­fa­cé­ti­co, que tra­ba­jó co­mo ar­qui­tec­to pai­sa­jís­ti­co, pin­tor y es­cul­tor, sem­bró mi­les de es­tas plan­tas y al­gu­nas ya han al­can­za­do tan­ta al­tu­ra que los vi­si­tan­tes pue­den po­ner­se ba­jo ellos pa­ra gua­re­cer­se de la llu­via.

El Mu­seo So­ro­lla

En el cen­tro de Ma­drid se en­cuen­tra el jar­dín del pin­tor Joa­quín So­ro­lla. Un mu­ro se­pa­ra la zo­na ver­de del trá­fi­co. El jar­dín, la ca­sa y el es­tu­dio for­man ac­tual­men­te un mu­seo. Al "maes­tro de la luz" le gus­ta­ba es­pe­cial­men­te pin­tar jar­di­nes, tam­bién el su­yo y pue­de ima­gi­nar­se muy bien a So­ro­lla sen­ta­do ba­jo las pal­me­ras. El ar­tis­ta se ins­pi­ró en los jar­di­nes de An­da­lu­cía cuan­do creó el su­yo.

Vi­ge­land

Jar­din de Cac­tus

El Mu­seo So­ro­lla

Par­que del Asom­bro

Jar­dín del Rijks­mu­seum

Eke­berg de un ar­tis­ta mo­derno.

Mill Co­ve Gar­den

Jar­dín del Mu­seo Ro­din

Bois-Guil­bert

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.