El po­der del aloe ve­ra

Por su ri­que­za en vi­ta­mi­nas, mi­ne­ra­les, ami­noá­ci­dos y en­zi­mas, el aloe ve­ra, es uno de los ingredientes es­tre­lla de las for­mu­la­cio­nes cos­mé­ti­cas de to­dos los tiem­pos

Mia - - SUMARIO - Por Lau­ra La­go­mar­sino

El Bar­ba­den­sis Mi­ller, tra­di­cio­nal­men­te co­no­ci­do co­mo aloe ve­ra, es una plan­ta me­di­ci­nal per­te­ne­cien­te a la fa­mi­lia de las li­liá­ceas y ori­gi­na­ria de Áfri­ca, es­pe­cí­fi­ca­men­te de la pe­nín­su­la de Ara­bia, de ta­llo cor­to y grue­so que al­ma­ce­na agua en sus ho­jas.

6 ra­zo­nes pa­ra usar­lo

1. Hi­gie­ne e hi­dra­ta­ción in­ten­si­vas

Gra­cias a la ac­ción de sus en­zi­mas pro­teo­lí­ti­cos -que hi­dro­li­zan (rom­pen) las pro­teí­nas-, ayu­da a la piel a eli­mi­nar las cé­lu­las muer­tas su­per­fi­cia­les. Así fa­vo­re­ce los in­ter­cam­bios con el ex­te­rior. De esta ma­ne­ra, por ejem­plo, el agua (99%) pre­sen­te en el mu­cí­la­go de la ho­ja lo­gra una me­jor pe­ne­tra­ción en piel, hi­dra­tán­do­la has­ta las ca­pas más pro­fun­das y con­ser­van­do la hu­me­dad por más tiem­po. En pa­to­lo­gías co­mo el ac­né, que re­quie­ren de una lim­pie­za ex­haus­ti­va el aloe es un alia­do fun­da­men­tal de las fór­mu­las de tra­ta­mien­to, ya que por su ac­ción de­sin­fec­tan­te evi­ta la pro­li­fe­ra­ción bac­te­ria­na que es­ti­mu­la la for­ma­ción del ac­né.

2. Re­gu­la­ción del pH

El pH nor­mal de la piel os­ci­la en torno al 5.5, es de­cir que es li­ge­ra­men­te áci­do. Es­to es jus­ta­men­te lo que le per­mi­te ge­ne­rar una me­jor re­sis­ten­cia an­te las po­si­bles in­va­sio­nes de mi­cro­or­ga­nis­mos. Co­mo el aloe ve­ra po­see un pH que pue­de va­riar en­tre el 3.5 y 4.7, la cos­mé­ti­ca lo uti­li­za en di­ver­sas fór­mu­las, ya que re­sul­ta un in­gre­dien­te ac­ti­vo su­ma­men­te ade­cua­do pa­ra equi­li­brar o man­te­ner el pH pro­pio de la piel.

3. Pe­ne­tra­ción pro­fun­da

Aso­cia­do a otros ingredientes ac­ti­vos co­mo la vi­ta­mi­na E, el aloe ve­ra ayu­da a atra­ve­sar la epi­der­mis pa­ra nu­trir la der­mis y la hi­po­der­mis. De he­tam­bién,

cho, su gel pe­ne­tra la piel cua­tro ve­ces más rá­pi­do que el agua. Además, ac­ti­va la mi­cro cir­cu­la­ción san­guí­nea, y así los te­ji­dos al te­ner ma­yor irri­ga­ción, me­jo­ran su tex­tu­ra, tono y apariencia.

4. Re­ge­ne­ra­ción ce­lu­lar

El aloe ve­ra cuen­ta con nu­me­ro­sos ele­men­tos nutritivos que ase­gu­ran y ace­le­ra el pro­ce­so de ge­ne­ra­ción y cre­ci­mien­to de nue­vas cé­lu­las. De he­cho, di­ver­sas in­ves­ti­ga­cio­nes cien­tí­fi­cas han re­ve­la­do que el mu­cí­la­go del aloe ace­le­ra de seis a ocho ve­ces la pro­duc­ción de unas cé­lu­las lla­ma­das fi­bro­blas­tos (pro­pias del te­ji­do con­jun­ti­vo que for­ma la der­mis), que ase­gu­ran una ma­yor can­ti­dad y me­jor ca­li­dad de co­lá­geno y elas­ti­na.

5. Ci­ca­tri­zan­te y post so­lar

Au­men­ta el co­rrec­to en­tre­la­za­do de las fi­bras de co­lá­geno so­bre la zo­na le­sio­na­da de­bi­do a la re­ge­ne­ra­ción ce­lu­lar, lo que per­mi­te una ci­ca­tri­za­ción más efi­cien­te. Además, ge­ne­ra un ali­vio en que­ma­du­ras, en­ro­je­ci­mien­tos y lue­go de pro­ce­sos de­pi­la­to­rios, de­bi­do a que su gel hi­dra­ta, cal­ma y re­fres­ca de in­me­dia­to.

6. Salud ca­pi­lar

Cuen­ta con pro­pie­da­des hi­dra­tan­tes y fa­ci­li­ta el in­gre­so y pe­ne­tra­ción de nu­trien­tes y vi­ta­mi­nas en el cue­ro ca­be­llu­do, ya que abre los po­ros ubi­ca­dos so­bre la su­per­fi­cie del mis­mo. Es­to, además de po­ten­ciar el bri­llo y salud del ca­be­llo, lo vuel­ve un in­gre­dien­te efec­ti­vo pa­ra el tra­ta­mien­to de la cas­pa, la des­ca­ma­ción y tam­bién pa­ra con­tro­lar la ex­ce­si­va pro­duc­ción de gra­sa. Tam­bién, gra­cias a sus com­pues­tos si­mi­la­res a la que­ra­ti­na au­men­ta la fle­xi­bi­li­dad de las he­bras, evi­tan­do el quie­bre por re­se­que­dad.

De la na­tu­ra­le­za a la piel

Si bien exis­ten más de 300 ti­pos de plan­tas de aloe ve­ra, só­lo cier­tas mar­cas de cos­mé­ti­cos uti­li­zan pa­ra la ela­bo­ra­ción de sus pro­duc­tos la Bar­ba­den­sis Mi­ller que es la va­rie­dad que ma­yo­res be­ne­fi­cios pa­ra la salud, ca­be­llo y piel ofre­ce. Por ello, la Dra. Ve­li­lla Dá­va­los ase­gu­ra que re­sul­ta fun­da­men­tal que al com­prar un pro­duc­to ela­bo­ra­do en ba­se a aloe ve­ra, se pres­te aten­ción en las le­yen­das de las pre­sen­ta­cio­nes. Es de­cir, fi­jar­se que en los es­tu­ches se ci­te cuál es el por­cen­ta­je de aloe ve­ra que con­tie­ne el pro­duc­to –en ge­ne­ral las pro­por­cio­nes van de 40% a 90%-, si el aloe ve­ra con el cual se ela­bo­ró es or­gá­ni­co, si es li­bre de pa­ra­be­nos, si con­tie­ne o no sal, fra­gan­cias, si fue tes­tea­do en ani­ma­les, en­tre otros. “Ge­ne­ral­men­te, las fór­mu­las combinan to­do el po­der del

aloe ve­ra con otros ingredientes na­tu­ra­les co­mo acei­tes de pal­ta, oli­va o co­co, or­ti­ga, ke­ra­ti­na, y ka­ri­té, en­tre otros”, ex­pli­ca la der­ma­tó­lo­ga.

Ba­ti­do sú­per po­de­ro­so

Se­gún la Lic. en Nu­tri­ción Iva­na Vi­lla den­tro de las pro­pie­da­des me­di­ci­na­les más im­por­tan­tes, el gel que po­see esta poderosa plan­ta re­fuer­za el sistema in­mu­no­ló­gi­co, au­men­ta la salud e hi­gie­ne bu­cal, me­jo­ra la di­ges­tión, re­gu­la el pe­so cor­po­ral y los ni­ve­les de ener­gía y apor­ta mi­cro­nu­trien­tes ne­ce­sa­rios pa­ra el co­rrec­to fun­cio­na­mien­to del cuer­po: mi­ne­ra­les co­mo cal­cio, so­dio, hie­rro, po­ta­sio, mag­ne­sio, cro­mo, zinc, man­ga­ne­so y co­bre, vi­ta­mi­nas A,B y C y áci­do fó­li­co, además de tra­zas de vi- ta­mi­na B12, lo que la con­vier­te en un ver­da­de­ro su­ple­men­to na­tu­ral de an­ti­oxi­dan­tes.

Si bien exis­ten di­ver­sas op­cio­nes de be­ne­fi­ciar­se con sus pro­pie­da­des a tra­vés de cre­mas ca­se­ras, tra­ta­mien­tos ca­pi­la­res, mas­ca­ri­llas, sé­rums, sprays y ex­fo­lian­tes, en­tre otros, “el con­su­mo del aloe ve­ra tam­bién pue­de ser diario y a tra­vés de ju­gos y li­cua­dos”, ex­pli­ca la Lic. Vi­lla.

Pa­ra po­der in­cor­po­rar­lo a tra­vés de be­bi­das, una bue­na, saludable y ri­ca op­ción es la si­guien­te:

Ingredientes

2 ho­jas de aloe ve­ra bien la­va­das

1 li­món

Al­gu­nas ho­jas de men­ta

1 cu­cha­ra­di­ta de cúr­cu­ma (5 g)

1/2 li­tro de agua.

Preparación

Pe­lar las ho­jas de aloe ve­ra con la ayu­da de un cu­chi­llo y ex­traer el gel que con­tie­ne en su in­te­rior. In­tro­du­cir el gel en el va­so de la licuadora e in­cor­po­rar el ju­go de li­món, la men­ta fres­ca, la cúr­cu­ma y el agua. Pro­ce­sar to­do los ingredientes has­ta no­tar que el ba­ti­do ha que­da­do ho­mo­gé­neo y li­bre de gru­mos. Que­da­rá una be­bi­da con un tono ama­ri­llen­to de­bi­do al co­lor in­ten­so de la cúr­cu­ma (que además de apor­tar co­lor y aro­ma, su­ma mu­chos otros be­ne­fi­cios pa­ra la salud). Ser­vir bien frío, o agre­gar a una in­fu­sión ca­lien­te, co­mo el té ver­de, a fin de po­ten­ciar sus pro­pie­da­des.

1. Agua Ter­mal, de Ele­men­tos Esen­cia­les. Fu­sio­na las pro­pie­da­des ter­ma­les con el po­der cal­man­te del mu­cí­la­go de aloe ve­ra, re­sul­tan­do en una fór­mu­la re­fres­can­te. ($ 138) 2. Gel Cor­po­ral, de Na­tu­ra­loe Or­ga­nics. Desa­rro­lla­do con 90% de pu­ro aloe ve­ra or­gá­ni­co, in­cor­po­ra un com­ple­jo vi­ta­mí­ni­co que mul­ti­pli­ca la efec­ti­vi­dad del gel or­gá­ni­co ya que con­tie­ne pro-vi­ta­mi­na A, E, K y el com­ple­jo B. ($ 149,50) 3. Cre­ma Cor­po­ral, de Amo­dil. Con­cen­tra tex­tu­ra se­do­sa y fra­gan­cia ex­qui­si­ta de la ca­lén­du­la y el to­que hu­mec­tan­te del aloe ve­ra en una cre­ma mag­ní­fi­ca y re­ve­la­do­ra que de­ja una sen­sa­ción en­can­ta­do­ra en la piel. ($ 110,99) 4. Cre­ma

pa­ra pei­nar Na­tu­rals, de Avon. Los ami­noá­ci­dos y el aloe ve­ra brin­dan sua­vi­dad e hi­dra­ta­ción al ca­be­llo mal­tra­ta­do. ($ 129,99) 5. Bru­ma To­ni­fi­can­te, de Icono. Con aloe ve­ra, té ver­de, ca­lén­du­la y ti­lo, crea una pe­lí­cu­la muy fi­na que per­mi­te el in­gre­so de los ac­ti­vos cos­mé­ti­cos con la prac­ti­ci­dad del ro­cío de una bru­ma. ($ 259)

1. Fi­to Acon­di­cio­na­dor Aloe, de We­le­da. Con ex­trac­to ve­ge­tal de aloe ve­ra, es­ti­mu­la el cre­ci­mien­to ca­pi­lar, pre­ser­va y da bri­llo al ca­be­llo. ($ 115) 2. Se­rum de Aloe Ve­ra, de Per­fu­mum Bue. Es un im­por­tan­te re­ge­ne­ra­dor ce­lu­lar, ci­ca­tri­zan­te, to­ni­fi­can­te, evi­ta las arru­gas pre­ma­tu­ras, re­du­ce los po­ros abier­tos, y es as­trin­gen­te. ($ 290)

3. Cre­ma Fa­cial Con Aloe Ve­ra, de Gi­got. Pa­ra uti­li­zar en ros­tro, cue­llo y es­co­te, Pre­vie­ne la apa­ri­ción de arru­gas y lí­neas de ex­pre­sión gra­cias a su al­to con­te­ni­do de aloe ve­ra. ($ 109,99) 4. Cre­ma Ul­tra Nu­tri­ti­va, de Tor­tu­lán. Su fór­mu­la con aloe ve­ra pro­por­cio­na a las pie­les se­cas o mal­tra­ta­das por con­di­cio­nes cli­má­ti­cas ad­ver­sas, efec­tos be­né­fi­cos sua­vi­zan­tes de la irri­ta­ción dér­mi­ca. ($ 76,50) 5. Mas­ca­ri­lla Ra­dian­ce An­ti Age, de

Nell Ross. Con­tie­ne man­za­ni­lla, ki­wi y aloe ve­ra, que nu­tre, hi­dra­ta, to­ni­fi­ca y ayu­da a des­con­ges­tio­nar la piel de­vol­vién­do­le sua­vi­dad y ter­su­ra. ($ 346)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.