Pla­gas que trae el frío

No per­mi­tas que las pla­gas arrui­nen tu jar­dín.Te con­ta­mos co­mo pre­ve­nir­las y eli­mi­na­las en for­ma na­tu­ral

Mia - - SUMARIO -

Es­ta­mos en oto­ño, mo­men­to del año en el cual la ener­gía cam­bia, el sol se vuel­ve ti­bio y el pai­sa­je se pin­ta de co­lo­res ocre. Las plan­tas co­mien­zan su des­can­so lue­go de ha­ber ale­gra­do la pri­ma­ve­ra y el ve­rano con sus co­lo­res, to­do es­tá en cal­ma, me­nos las pla­gas del jar­dín. La hu­me­dad y las fre­cuen­tes llu­vias, ca­rac­te­rís­ti­ca de esta es­ta­ción, fa­vo­re­cen su apa­ri­ción y es­to sig­ni­fi­ca que, an­te el mí­ni­mo des­cui­do, nues­tro jar­dín po­dría que­dar de­vas­ta­do. Las pla­gas tien­den a apa­re­cer cuan­do las plan­tas se en­cuen­tran dé­bi­les, ra­zón por la cual es ne­ce­sa­rio cui­dar­las du­ran­te to­do el año, rea­li­zar las po­das co­rres­pon­dien­tes, los tras­plan­tes ne­ce­sa­rios y evi­tar los rie­gos ex­ce­si­vos. De to­das ma­ne­ras, es po­si­ble que tam­bién se apro­pien de un ejem­plar sano, por eso es ne­ce­sa­rio con­tro­lar­las dia­ria­men­te, ya que las pla­gas de­jan ras­tros des­de el pri­mer ata­que. Los cam­bios de co­lor y ro­tu­ras en ho­jas, ga­jos y flores son la pri­me­ra se­ñal de aler­ta y de­be­mos ac­tuar des­de ese mo­men­to.

Los enemi­gos

Una de las pla­gas más co­mu­nes du­ran­te el oto­ño son los hon­gos que, al ata­car, dan lu­gar a da­ños irre­pa­ra­bles. Pa­ra com­ba­tir­los es ne­ce­sa­rio ac­tuar rá­pi­da­men­te y qui­tar el pro­ble­ma de raíz. La cla­ve es ro­ciar la plan­ta con una so­lu­ción de agua y le­che por par­tes igua­les. Otra alternativa es di­luir dos as­pi­ri­nas en me­dio li­tro de agua y tam­bién ro­ciar el ejem­plar afec­ta­do. Las hor­mi­gas po­da­do­ras son tam­bién las es­tre­llas del mo­men­to y muy no­ci­vas pa­ra nues­tras plan­tas, de­bi­do a que cor­tan tan­to el fo­lla­je co­mo las flores, de­jan­do la plan­ta des­nu­da.

En es­te ca­so se pue­de ro­ciar el ta­llo de la plan­ta con una mez­cla de agua con li­món, ya que el áci­do de es­te cí­tri­co es in­to­le­ran­te pa­ra las hor­mi­gas. La ca­ne­la y la pi­mien­ta ro­ja tam­bién se­rán de gran ayu­da, aun­que en es­te ca­so se uti­li­za co­mo ba­rre­ra.

Los ca­ra­co­les y ba­bo­sas son otra de las es­pe­cies que se ha­cen pre­sen­tes en el oto­ño; pa­ra eli­mi­nar­los en for­ma na­tu­ral y eco­ló­gi­ca es re­co­men­da­ble ins­ta­lar un ce­bo eco­ló­gi­co y muy efec­ti­vo. El mis­mo con­sis­te en dis­tri­buir so­bre la su­per­fi­cie del te­rreno y ma­ce­tas pe­que­ñas bo­li­tas de le­chu­ga her­vi­da. Es im­por­tan­te ha­cer­lo por la no­che, ya que es el mo­men­to en que sa­len y se ali­men­tan. Otra alternativa es ro­dear las plan­tas y ma­ce­tas con sal pa­ra evi­tar que pue­dan lle­gar a ellas.

El olor al ca­fé tam­po­co les re­sul­ta muy agra­da­ble, por eso pa­ra ale­jar­los del jar­dín se de­be ro­ciar la tie­rra con una ta­za de ca­fé muy car­ga­do di­suel­to en agua. Re­pe­tir la ope­ra­ción cuan­do el aro­ma ha­ya des­apa­re­ci­do.

Los pul­go­nes, in­sec­tos ca­si mi­cros­có­pi­cos, se ali­men­tan de la sa­via de las plan­tas y pa­ra ob­te­ner­la mor­dis­quean las ho­jas y las de­te­rio­ran al pun­to de ma­tar­las. En es­te ca­so se los pue­de eli­mi­nar con una in­fu­sión de ajo. La mis­ma se pre­pa­ra hir­vien­do du­ran­te cin­co mi­nu­tos cua­tro dien­tes de ajo en un li­tro de agua. Cuan­do se en­fría se co­lo­ca en un ro­cia­dor y se apli­ca so­bre la tie­rra de las plan­tas afec­ta­das. Tam­bién es útil rea­li­zar es­te pro­ce­di­mien­to pa­ra pre­ve­nir el ata­que.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.