Pe­ces sa­lu­da­bles

Los pe­ces son una bue­na op­ción cuan­do no se dis­po­ne de mu­cho tiem­po pa­ra de­di­car­les. Cui­da­dos es­pe­cí­fi­cos pa­ra que vi­van sa­nos y trans­mi­tan bue­na ener­gía a la ca­sa.

Mia - - MASCOTAS - Ase­so­ra­mien­to: Gus­ta­vo Apel de Mis pe­ces.

Los pe­ces son idea­les pa­ra aque­llas per­so­nas que pa­san muy po­co tiem­po en su ca­sa, pe­ro no quie­ren pri­var­se de te­ner una mas­co­ta. Por otra par­te, se­gún las le­yes del feng shui, trans­mi­ten bue­na ener­gía al ho­gar de­bi­do a su mo­vi­mien­to cons­tan­te y tran­qui­lo y su co­lo­ri­do. La re­la­ción en­tre la can­ti­dad de pe­ces y el ha­bi­tat es im­por­tan­te pa­ra que no com­pi­tan en­tre sí. Además, tam­bién hay que cal­cu­lar el ta­ma­ño fi­nal que to­me la es­pe­cie ele­gi­da; los pe­ces de agua fría, por ejem­plo, na­cen muy chi­qui­tos, pe­ro en edad adul­ta pue­den al­can­zar 15 cen­tí­me­tros o más , es de­cir que ne­ce­si­ta­rán cin­cuen­ta li­tros de agua ca­da uno.

De­li­mi­tar es­pa­cios

Ca­da pez ne­ce­si­ta su pro­pio es­pa­cio y de­be de­li­mi­tar­se co­lo­can­do ador­nos y plan­tas na­tu­ra­les. Un error muy co­mún en es­te sen­ti­do es su­mer­gir cual­quier ti­po de ob­je­to en el agua, con­ta­mi­nán­do­la o cam­bián­do­le el pH, lo que re­pre­sen­ta un ries­go pa­ra los pe­ces. En el mer­ca­do exis­ten ac­ce­so­rios que fue­ron fa­bri­ca­dos pa­ra al fin.

La tem­pe­ra­tu­ra

La tem­pe­ra­tu­ra del agua es de vi­tal im­por­tan­cia, los pe­ces de agua fría, por ejem­plo, re­sis­ten una va­ria­ción de en­tre 18 y 31 gra­dos. En cam­bio, los pe­ces tro­pi­ca­les ne­ce­si­tan una tem­pe­ra­tu­ra es­ta­ble de 26 gra­dos, de lo con­tra­rio se en­fer­man y mue­ren.

El agua

Fil­trar el agua es ne­ce­sa­rio pa­ra que ten­gan una bue­na vi­da; los res­tos de co­mi­da y sus pro­pios desechos se acu­mu­lan en el fon­do de la pe­ce­ra y se pu­dren, crean­do mi­cro­or­ga­nis­mos da­ñi­nos. Siem­pre es con­ve­nien­te dar­le un po­co me­nos de ali­men­to, es­pe­rar que lo co­man y des­pués co­lo­car­le más, pa­ra evi­tar es­tas si­tua­cio­nes. Cuan­to más se en­su­cie el agua la fre­cuen­cia de fil­tra­do de­be au­men­tar. Un recurso prác­ti­co es in­cluir, tam­bién, las es­pe­cies de pe­ces “ba­rre fon­do” o “vie­ja de agua”, ya que se ali­men­tan de to­do lo que es­té en el fon­do. Ca­be des­ta­car que los fil­tra­dos de­ben rea­li­zar­se de to­das for­mas, aun­que más es­pa­cia­dos. Otro pro­ble­ma co­mún es que, tan­to en las pa­re­des de la pe­ce­ra co­mo en los ob­je­tos in­mer­sos en ella, se cu­bren de al­gas (pe­lí­cu­la ver­de), es­to se de­be al ex­ce­so de luz y de mi­ne­ra­les pre­sen­tes en el agua. En de­fi­ni­ti­va se re­la­cio­na con el des­equi­li­brio del pH, que se so­lu­cio­na con el fil­tra­do y co­lo­can­do un ai­rea­dor.

Por otra par­te, cuan­do un por­cen­ta­je del agua se eva­po­ra, no se acon­se­ja re­lle­nar la pe­ce­ra, ya que que­dan acu­mu­la­das las sa­les y se va tor­nan­do más du­ra. Lo ade­cua­do es cam­biar­la to­tal­men­te, siem­pre te­nien­do en cuen­ta el con­trol de la tem­pe­ra­tu­ra pa­ra evi­tar que los pe­ces no su­fran un im­pac­to y co­rra ries­go su vi­da.

La ali­men­ta­ción

Sue­len te­ner pro­ble­mas di­ges­ti­vos cuan­do se ali­men­tan úni­ca­men­te a ba­se de pro­duc­tos ba­lan­cea­dos, por eso se les de­be in­cluir al­gún ve­ge­tal pe­ro te­nien­do la pre­cau­ción de re­ti­rar los res­tos.

La ilu­mi­na­ción

Ne­ce­si­tan un pe­río­do de luz pa­ra desa­rro­llar ac­ti­vi­da­des y un pe­río­do de os­cu­ri­dad pa­ra des­can­sar. Mu­chas ve­ces, por cues­tio­nes de­co­ra­ti­vas se ilu­mi­nan las pe­ce­ras du­ran­te la no­che y es­to les pro­vo­ca un es­ta­do de ner­vio­sis­mo que los ha­rá mo­ver­se per­ma­nen­te­men­te. Si se co­lo­can lu­ces, de­ben ser te­nues y des­de arri­ba, per­mi­tién­do­les así que des­can­sen en el fon­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.