Bien chi­qui­tos

Los me­jo­res cui­da­dos pa­ra cul­ti­var con es­te an­ti­guo ar­te de ori­gen orien­tal

Mia - - JARDINERÍA -

El ar­te de cul­ti­var bon­sai se ori­gi­nó en los tem­plos taoís­tas de Chi­na y fue­ron los mon­jes los que per­fec­cio­na­ron y trans­mi­tie­ron la téc­ni­ca. Su ob­je­ti­vo era re­pre­sen­tar la na­tu­ra­le­za en to­dos los as­pec­tos pe­ro en pe­que­ña es­ca­la y uti­li­zar­los co­mo un ob­je­to de­co­ra­ti­vo y de bue­na for­tu­na.

En la ac­tua­li­dad, es­ta plan­ta es ele­gi­da es­pe­cial­men­te por quie­nes vi­ven en de­par­ta­men­tos ya que ocu­pan un es­pa­cio mí­ni­mo. Sin em­bar­go, es ne­ce­sa­rio te­ner en cuen­ta que es­tas mi­nia­tu­ras re­quie­ren de cui­da­dos y de­di­ca­ción, ya que son ejem­pla­res muy vul­ne­ra­bles. En pri­mer lu­gar de­be te­ner­se en cuen­ta que la elec­ción de la es­pe­cie de­be adap­tar­se a la zo­na de re­si­den­cia ya que sa­car una plan­ta abrup­ta­men­te de su há­bi­tat im­pe­di­rá su desa­rro­llo.

➜ Ubi­ca­ción

Es con­ve­nien­te que es­té en el ex­te­rior de la ca­sa, en un lu­gar don­de pue­da re­ci­bir su­fi­cien­te luz so­lar y ai­re, es­pe­cial­men­te si se tra­ta de la ré­pli­ca de un ár­bol. Las es­pe­cies de in­te­rio­res po­drán ubi­car­se al la­do de una ven­ta­na, don­de pue­da re­ci­bir, co­mo mí­ni­mo, 2 o 3 ho­ras de sol dia­rios.

Hay que ale­jar la ma­ce­ta de to­do ti­po de fuen­tes de ca­lor (ra­dia­do­res, es­tu­fas, ho­gar a le­ña, etc.) ya que se pue­den re­se­car la tie­rra y las raí­ces .

En in­vierno, cuan­do es­tán en el ex­te­rior, se de­ben pro­te­ger de las he­la­das cu­brién­do­las con un plás­ti­co y ais­lar la ma­ce­ta del sue­lo o tras­la­dar­la a un si­tio te­cha­do.

➜ Po­da

Es la ta­rea fun­da­men­tal pa­ra man­te- ner un bon­sai con la for­ma y ta­ma­ño ele­gi­dos al mo­men­to de la crea­ción. Las ra­mas de­ben re­cor­ta­se pa­ra dar­le un de­ter­mi­na­do di­se­ño, en cuan­to a las raí­ces, hay que evi­tar que si­gan cre­cien­do y la ma­ce­ta re­sul­te in­su­fi­cien­te pa­ra ob­te­ner los nu­trien­tes ne­ce­sa­rios pa­ra vi­vir.

La po­da mu­chas ve­ces no es su­fi­cien­te si lo que se pre­ten­de es dar una for­ma so­fis­ti­ca­da. En es­te ca­so, se re­cu­rre al uso de alam­bres de ace­ro que se atan al­re­de­dor de las ra­mas y el tron­co, así los nue­vos bro­tes se ad­hie­ren a ellos y se mo­de­lan. En es­te ca­so se de­be te­ner es­pe­cial cui­da­do por­que si el tron­co se en­gro­sa mu­cho, po­dría da­ñar­se.

➜ Rie­go

An­tes de re­gar es ne­ce­sa­rio ins­pec­cio­nar la tie­rra, úni­ca­men­te hay que pro­por­cio­nar­le agua si el sus­tra­to es­tá se­co, de lo con­tra­rio, la plan­ta se en­fer­ma­rá y has­ta po­dría mar­chi­tar­se por aho­ga­mien­to.

➜ Tie­rra

La ma­ce­ta de­be con­te­ner una par­te de tie­rra y una de are­na, pa­ra que el dre­na­je sea rá­pi­do y se evi­te la acu­mu­la­ción de hu­me­dad in­ne­ce­sa­ria. A su vez, el sus­tra­to tie­ne que ser en­ri­que­ci­do con po­ta­sio, fós­fo­ro y ni­tró­geno, to­dos su­ple­men­tos que ayu­da­rán a que la plan­ta crez­ca sa­lu­da­ble­men­te.

➜ Es­pe­cies ar­gen­ti­na

En­tre los ejem­pla­res au­tóc­to­nos, los más ade­cua­dos pa­ra el bon­sai son el ja­ca­ran­dá, el pa­lo bo­rra­cho, el fi­cus, arau­ca­ria, ci­prés de la cor­di­lle­ra, la­pa­cho, om­bú, abe­dul y cei­bo, en­tre otros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.