El pa­raí­so del te­ji­do

Las is­las Shetland es­tán si­tua­das en el Atlán­ti­co Nor­te, en­tre Es­co­cia y No­rue­ga. Pe­ro aquí no se ven fal­das a cua­dros y gai­tas. La po­bla­ción se sien­te más iden­ti­fi­ca­da con los vi­kin­gos. Los tu­ris­tas vi­si­tan es­tas is­las pa­ra ob­ser­var las co­lo­nias de pá­jar

Mia - - SUMARIO -

Ju­lia Dow­ning es­tá un po­co ner­vio­sa: "Por to­das par­tes hay hi­los", se que­ja la mu­jer de ba­ja es­ta­tu­ra y pe­lo cor­to blan­co. Pe­ro eso no es de ex­tra­ñar por­que en su ca­sa so­lo se ven te­la­res y rue­cas. Ju­lia, una en­fer­me­ra, y su es­po­so Ste­ve, un ex­per­to en compu­tación, se han ju­bi­la­do y han cons­trui­do una ca­sa en Scous­burgh, en el su­r­oes­te de las is­las Shetland, con gran­des ven­ta­nas con vis­tas al mar y al Spig­gie Loch, un gran la­go. Las Shetland es­tán si­tua­das a me­dio ca­mino en­tre Es­co­cia y No­rue­ga. Pe­se a su ubi­ca­ción geo­grá­fi­ca, no fal­tan tu­ris­tas, so­bre to­do cuan­do un cru­ce­ro de­ja a cien­tos de ellos en Ler­wick que se que­dan en la ca­pi­tal de las is­las o ex­plo­ran el pai­sa­je sal­va­je y com­pran

sou­ver­ni­res te­ji­dos.

No es­ta­ba pre­vis­to en ab­so­lu­to que el tra­ba­jo ma­nual de Ju­lia Dow­ning se con­vir­tie­ra en un ne­go­cio. "Era un hobby", re­cuer­da. Ac­tual­men­te, ella mis­ma ti­ñe la la­na, en lo po­si­ble con co­lo­res na­tu­ra­les, la hi­la y te­je lo que ven­de en su ca­sa.

Garry Ja­mie­son, de 35 años, ori­gi­na­rio de Sand­ness, se hi­zo car­go de la hi­lan­de­ría y te­je­du­ría de su pa­dre. Ca­da año, tra­ba­ja 40 to­ne­la­das de la­na, un ne­go­cio mo­des­to en com­pa­ra­ción con las gran­des hi­lan­de­rías de Es­co­cia o In­gla­te­rra. Sin em­bar­go, en las is­las Shetland no le fal­ta tra­ba­jo: "Aquí, la gen­te ha­ce pren­das de pun­to, so­bre to­do los tra­di­cio­na­les es­tam­pa­dos que se co­no­cen en to­do el mun­do co­mo fair is­le", di­ce Ja­mie­son.

"Sin em­bar­go, la la­na Shetland, ás­pe­ra, no es del agra­do de to­do el mun­do", acla­ra Mary Mac­gre­gor, quien re­gen­ta un pe­que­ño ne­go­cio en Da­le of Walls, a al­gu­nas mi­llas de Ler­wick. A Mac­gre­gor, que es­tu­dió ma­te­má­ti­ca, le fas­ci­nan des­de ha­ce tiempo los es­tam­pa­dos ori­gi­na­rios de la pe­que­ña is­la de Fair, si­tua­da al sur de las Shetland. Ha vi­si­ta­do mu­seos y co­pia­do cien­tos de di­bu­jos pa­ra ha­cer­los. Su ob­je­ti­vo es con­ver­tir los es­tam­pa­dos tra­di­cio­na­les, he­chos de la­na merino blan­da, en un éxi­to de ven­tas co­mo sou­ver­ni­res pa­ra los tu­ris­tas que vi­si­tan las is­las Shetland.

Sin em­bar­go, tam­po­co lle­gan de­ma­sia­dos a las is­las. "Na­die vie­ne aquí ac­ci­den­tal­men­te", di­ce Ste­ve Ma­tie­son, di­rec­tor de la Ofi­ci­na de Tu­ris­mo. Quien vi­si­ta es­tas is­las de­be es­tar in­tere­sa­do en lo que ofre­cen: ani­ma­les, ar­queo­lo­gía, geo­lo­gía y, por su­pues­to, te­ji­dos.

Mu­chos tu­ris­tas lle­gan con equi­pos fo­to­grá­fi­cos y gran­des ob­je­ti­vos pa­ra vi­si­tar las nu­me­ro­sas co­lo­nias de pá­ja­ros, por ejem­plo en la pe­que­ña is­la Mous­sa, o el fa­ro en Sum­burgh Head pa­ra fo­to­gra­fiar a los frai­le­ci­llos. Con un po­co de pa­cien­cia, se pue­den ver fo­cas en las nu­me­ro­sas pe­que­ñas bahías. So­bre to­do en pri­ma­ve­ra se pue­den ver en las pra­de­ras los cor­de­ri­tos y pe­que­ños po­nis Shetland. Al igual que los de Is­lan­dia, los shet­ties tie­nen mu­cho pe­lo y una piel grue­sa. So­lo las ove­jas son es­qui­la­das pe­rió­di­ca­men­te pa­ra que los te­je­do­res ten­gan otra vez ma­te­ria pri­ma pa­ra su tra­ba­jo ma­nual.

Pa­ra in­for­ma­ción: in­fo@shetland.org.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.