Te­ñí tu ro­pa

Mia - - MINIMOLDE -

Si es­tás a pun­to de des­car­tar esa ca­mi­sa blan­ca que tan­to te gus­ta por­que se tor­nó ama­ri­llen­ta, no lo ha­gas, te­ñi­la con tin­tes na­tu­ra­les y vol­vé a es­tre­nar­la. En pri­mer lu­gar pre­pa­rá los ele­men­tos que vas a usar: agua, vi­na­gre de al­cohol, sal y al­gún ele­men­to na­tu­ral. Si que­rés ob­te­ner un tono ro­ji­zo o ro­sa­do, po­dés uti­li­zar vino tin­to o fru­tas y flores de ese co­lor; la re­mo­la­cha es una bue­na op­ción si que­rés un co­lor os­cu­ro. Pa­ra los co­lo­res ama­ri­llos o ma­rro­nes, po­dés uti­li­zar ca­fé, té, o al­gún ti­po de in­fu­sión con esas to­na­li­da­des. El co­lor ama­ri­llo fuer­te se con­si­gue con aza­frán; el co­lor ver­de, con ju­go de ho­jas ver­des, por ejem­plo, es­pi­na­cas, el púr­pu­ra hir­vien­do re­po­llo co­lo­ra­do y, si le agre­gás bi­car­bo­na­to de so­dio, que­da­rá

azul. Co­mo es­tas, hay mu­chas otras op­cio­nes al al­can­ce de la mano, só­lo se tra­ta de in­ves­ti­gar un po­co. Te con­ta­mos có­mo ha­cer­lo pa­so a pa­so:

1. Re­vi­sá la pren­da y ase­gu­ra­te de que no ten­ga man­chas de ma­qui­lla­je, gra­sa, des­odo­ran­te, etc. Si las tu­vie­ra, te­nes que qui­tar­las; lue­go la­va­la so­la­men­te con ja­bón y en­jua­ga­la muy bien.

2. Una vez ele­gi­do el co­lor y el ele­men­to que vas a usar, co­lo­cá agua a her­vir en una olla y, cuan­do em­pie­ce a bur­bu­jear, co­lo­cá el ele­men­to ele­gi­do (fru­ta, ver­du­ra, etc) y de­ja­lo her­vir dos ho­ras, apro­xi­ma­da­men­te, pa­ra que el agua que­de bien co­lo­ri­da.

3. Una vez lis­ta, co­la­la, pa­ra que no que­de nin­gún res­to, y co­lo­ca­la en un re­ci­pien­te gran­de, pa­ra que la pren­da pue­da que­dar es­ti­ra­da.

4. Su­mer­gí la pren­da y de­ja­la re­po­sar va­rias ho­ras, pa­ra que va­ya ad­qui­rien­do el co­lor. Si la te­la flo­ta, co­lo­ca­le al­go pe­sa­do en­ci­ma pa­ra hun­dir­la, por ejem­plo, un fras­co de vi­drio o un pla­to. De lo con­tra­rio no to­ma­rá un co­lor pa­re­jo.

5. Una vez ob­te­ni­do el re­sul­ta­do que es­pe­ra­bas, aña­di­le una ta­za de sal y otra de vi­na­gre blan­co y de­ja en re­mo­jo du­ran­te dos ho­ras más. Es­tos ele­men­tos ayu­da­rán a fi­jar los co­lo­res.

Por úl­ti­mo, re­ti­rá la pren­da , es­cu­rri­la muy bien y po­ne­la a se­car.Te­né en cuen­ta que el ver­da­de­ro co­lor se ve­rá cuan­do se ha­ya se­ca­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.