Té y so­pa pa­ra los ca­lo­res de la me­no­pau­sia

En­tre los 45 y 50 años, los es­tró­ge­nos ba­jan y lle­ga la me­no­pau­sia.Té y so­pa que ayu­dan a no su­frir­la

Mia - - SUMARIO -

Los ca­lo­res re­pen­ti­nos acom­pa­ña­dos por su­dor son uno de los su­pli­cios del cli­ma­te­rio y la me­no­pau­sia. Una bue­na al­ter­na­ti­va pa­ra eli­mi­nar­los sin da­ño co­la­te­ral es re­cu­rrir a la me­di­ci­na na­tu­ris­ta. La so­ja y sus de­ri­va­dos ac­túan so­bre el equi­li­brio hor­mo­nal, ya que po­seen es­tró­ge­nos si­mi­la­res al de los se­res hu­ma­nos. Por eso, in­cor­po­rar­la en la die­ta dia­ria re­gu­la al or­ga­nis­mo y eli­mi­na los so­fo­cos. Por otra par­te, tam­bién po­seen an­ti­oxi­dan­tes que ayu­dan a evi­tar los efec­tos se­cun­da­rios de la me­no­pau­sia, ta­les co­mo la se­que­dad de la piel, la caí­da del ca­be­llo, en­tre otros.

In­fu­sio­nes re­fres­can­tes

Las in­fu­sio­nes son tam­bién alia­das y de­ben be­ber­se ti­bias o ca­lien­tes, ya que si se to­man frías, el or­ga­nis­mo su­birá la tem­pe­ra­tu­ra pa­ra man­te­ner el ca­lor y, le­jos de ali­viar, se pro­du­ci­rá el efec­to con­tra­rio. Pa­re­ce con­tra­dic­to­rio de­cir que pa­ra ba­jar el ca­lor se de­be uti­li­zar una be­bi­da caliente, sin em­bar­go, no hay que per­der de vis­ta que, en reali­dad, la fi­to­te­ra­pia se basa en la na­tu­ra­le­za de las plan­tas. Las cla­si­fi­ca en frías, ti­bias y ca­lien­tes y es ese com­po­nen­te ge­né­ti­co el que ac­túa en el or­ga­nis­mo. Las flo­res de cri­san­te­mo y las ho­jas de an­gé­li­ca son las más ade­cua­das pa­ra tra­tar es­tos sín­to­mas, ya que po­seen na­tu­ra­le­za fría. Des­de lue­go, la re­co­men­da­ción es ad­qui­rir­las en her­bo­ris­te­rías pa­ra ase­gu­rar­se de que es la va­rie­dad ade­cua­da pa­ra el con­su­mo y que, ade­más, no con­ten­gan res­tos de pro­duc­tos quí­mi­cos, fre­cuen­te­men­te uti­li­za­dos pa­ra fer­ti­li­zar o eli­mi­nar pla­gas de las plan­tas.

¿Có­mo se ha­ce?

Pa­ra pre­pa­rar la in­fu­sión, se po­ne un pu­ña­do de flo­res se­cas de cri­san­te­mo (en­tre 4 y 5), una cu­cha­ra­di­ta de an­gé­li­ca di­se­ca­da y 300 cc de agua hir­vien­do so­bre los in­gre­dien­tes pa­ra que se hi­dra­ten ade­cua­da­men­te y no que­den flo­tan­do. Se de­ja re­po­sar unos mi­nu­tos has­ta que el agua to­me tem­pe­ra­tu­ra corporal (en­tre 36 y 37º).

No es re­co­men­da­ble uti­li­zar en­dul­zan­tes ar­ti­fi­cia­les, sí se pue­de agre­gar azú­car o miel: si se op­ta por es­ta úl­ti­ma, agre­gar­la cuan­do la tem­pe­ra­tu­ra de la in­fu­sión ba­je, de lo con­tra­rio se per­de­rán sus pro­pie­da­des nu­tri­ti­vas. Se re­co­mien­da to­mar es­ta in­fu­sión 2 ve­ces al día, de a pe­que­ños sor­bos, con tran­qui­li­dad, apro­ve­chan­do el mo­men­to tam­bién pa­ra re­la­jar­se.

Ade­más de eli­mi­nar los ca­lo­res me­no­páu­si­cos, si se be­be en for­ma re­gu­lar, con­tri­bu­ye a au­men­tar los ni­ve­les de cal­cio, re­gu­la la pre­sión san­guí­nea, re­du­ce el co­les­te­rol y tie­ne la pro­pie­dad de me­jo­rar los có­li­cos en ge­ne­ral, los tras­tor­nos di­ges­ti­vos y los do­lo­res de ca­be­za.

Tam­bién so­pa

Los lí­qui­dos ca­lien­tes ayu­dan a eli­mi­nar el ca­lor in­terno y los ali­men­tos de na­tu­ra­le­za ti­bia re­fres­can pro­fun­da­men­te. Pre­ci­sa­men­te, es­te es el ca­so de los po­ro­tos mung, una le­gum­bre ori­gi­na­ria de la In­dia y muy uti­li­za­da por la me­di­ci­na tra­di­cio­nal chi­na.

Es­te ali­men­to es un an­ti­oxi­dan­te por ex­ce­len­cia, po­see mag­ne­sio, fós­fo­ro y vi­ta­mi­na A,B y C, in­dis­pen­sa­ble pa­ra pre­ser­var la sa­lud de los hue­sos, dien­tes, piel y el apa­ra­to car­dio­cir­cu­la­to­rio.

Si bien pue­de em­plear­se co­mo cual­quier otra va­rie­dad de po­ro­tos, lo ideal es in­cor­po­rar­lo en for­ma de so­pa, in­clu­so pue­de con­su­mir­se en el desa­yuno.

Pa­ra pre­pa­rar­la, co­lo­car en un re­ci­pien­te una ta­za (ta­ma­ño té) de po­ro­tos mung, agre­gar un li­tro de agua y lle­var a fue­go fuer­te has­ta que hier­va. Lue­go, ba­jar el fue­go al mí­ni­mo y con­ti­nuar con la coc­ción du­ran­te 40 mi­nu­tos, apro­xi­ma­da­men­te, o has­ta que se con­vier­ta en una cre­ma ho­mo­gé­nea. Re­vol­ver de vez en cuan­do pa­ra evi­tar que se que­me. Una vez co­ci­da, de­jar­la en­ti­biar y, si se desea, agre­gar­le azú­car a gus­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.