Se­cre­tos de los ro­sa­les

In­fal­ta­bles en los jar­di­nes, re­quie­ren de ma­yor cui­da­do en oto­ño e in­vierno.Te con­ta­mos co­mo man­te­ner­los sa­nos y her­mo­sos to­do el año

Mia - - SUMARIO - Fuen­te: In­fo­jar­dín.com

Las ro­sas ins­pi­ran a poe­tas, enamo­ran a mu­je­res, vis­ten una me­sa y en­ga­la­nan los jar­di­nes. Son be­llas, aro­má­ti­cas, nos ofre­cen una in­fi­ni­dad de co­lo­res y, con los cui­da­dos co­rrec­tos, flo­re­cen va­rias ve­ces al año.

La épo­ca en que no po­de­mos des­cui­dar­los es du­ran­te el oto­ño y el in­vierno, cuan­do la ener­gía co­mien­za a ba­jar y son vul­ne­ra­bles, tan­to al cam­bio de cli­ma co­mo al ata­que de pla­gas.

Ta­reas a rea­li­zar:

✖ Fer­ti­li­za­ción: la apli­ca­ción de un fer­ti­li­zan­te con al­to con­te­ni­do de ni­tró­geno ga­ran­ti­za­rá el cre­ci­mien­to vi­go­ro­so pa­ra el flo­re­ci­mien­to sa­lu­da­ble. ✖ Po­da: la po­da de­be rea­li­zar­se cuan­do la plan­ta es­té en re­po­so, es de­cir en oto­ño e in­vierno. En cuan­to al cor­te, es im­por­tan­te rea­li­zar­lo en for­ma obli­cua, pa­ra evi­tar la acu­mu­la­ción de agua y así re­du­cir la pro­li­fe­ra­ción de hon­gos y/o bac­te­rias per­ju­di­cia­les pa­ra la plan­ta. Es im­por­tan­te sa­ber que de­be cor­tar­se so­bre una ye­ma (lu­gar de don­de na­ce una ho­ja) que brote ha­cia afue­ra. De es­ta for­ma se evi­ta que las ra­mas se cru­cen al cre­cer, ade­más se fa­vo­re­ce la en­tra­da de la luz.

Si el ro­sal es de pie ba­jo, la po­da se rea­li­za cor­tan­do las ra­mas en­fer­mas y/o dé­bi­les y to­das aque­llas que se en­tre­cru­zan. Si la plan­ta es vi­go­ro­sa se po­da con me­nor in­ten­si­dad. Si es un ro­sal de pie al­to o tre­pa­dor se si­guen los mis­mos prin­ci­pios y re­co­men­da­cio­nes pe­ro la in­ten­si­dad de la po­da se­rá me­nor. En los ro­sa­les mi­nia­tu­ra só­lo se efec­túa una po­da de lim­pie­za que in- clu­ye el cor­te de dos a tres cen­tí­me­tros de la par­te su­pe­rior de las ra­mas.

Re­cor­dar que las ti­je­ras de­ben es­tar bien afi­la­das y de­sin­fec­ta­das con al­cohol, pa­ra rea­li­zar un cor­te lim­pio y así evi­tar que la plan­ta se las­ti­me.

✖ Lim­pie­za: más allá de la po­da, es im­por­tan­te eli­mi­nar las flo­res mar­chi­tas o se­cas, pa­ra que la plan­ta no gas­te ener­gía y nu­trien­tes en ellas y no se de­bi­li­te.

En el ca­so de las ro­sas ti­po ar­bus­to u otras que flo­re­cen en ra­mi­lle­tes, de­ben re­mo­ver­se so­la­men­te aque­llas que es­tán mal y no la to­ta­li­dad del mis­mo.

✖ Rie­go: de­pen­de de va­rios fac­to­res, por ejem­plo, si es una épo­ca de mu­cha llu­via y la plan­ta es­tá al ai­re li­bre, no se­rá ne­ce­sa­rio ha­cer­lo. Si es una épo­ca se­ca o es­tá en ma­ce­ta, se de­be re­gar dos ve­ces por se­ma­na, po­ca can­ti­dad, pa­ra que no se re­se­quen las raí­ces.

Es in­dis­pen­sa­ble evi­tar en­char­car la tie­rra o mo­jar las ho­jas y flo­res, ya que se pu­dren las raí­ces y, ade­más, se fa­vo­re­ce a la apa­ri­ción de hon­gos. El agua de­be apli­car­se al pie de la plan­ta, con man­gue­ra, re­ga­de­ra o rie­go por go­teo.

✖ Con­trol de pla­gas: en es­ta épo­ca, los ro­sa­les son pro­pen­sos a te­ner hon­gos en sus ho­jas (man­chas blan­cas), por lo tan­to es ne­ce­sa­rio con­tro­lar­lo. An­te el pri­mer sín­to­ma se pue­de apli­car un fun­gi­ci­da, siem­pre si­guien­do muy bien las ins­truc­cio­nes de la eti­que­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.