Vio­len­cia fí­si­ca

Mia - - SUMARIO - Por Bea­triz Gold­berg* Del li­bro “Do­lo­ro­sa­men­te. La vio­len­cia en la pa­re­ja. Có­mo re­co­no­cer­la y ter­mi­nar con ella”, Urano (www.edi­cio­ne­su­ra­noar­gen­ti­na.com)

Los ce­los cons­ti­tu­yen una emo­ción com­ple­ja, ya que in­vo­lu­cran mu­chos sen­ti­mien­tos. De­trás de los ce­los, hay mie­do al aban­dono, a la pér­di­da, a la tris­te­za, ira, des­con­fian­za, fal­ta de ini­cia­ti­vas por te­mor a sol­tar al otro, hu­mi­lla­ción. A ve­ces son reales. No hay que con­fun­dir­se: to­da per­so­na que eli­ge un mo­de­lo de hom­bre/mu­jer se­duc­tor/a com­pra pri­me­ro el com­bo y lue­go se sien­te ate­mo­ri­za­da.

Cla­ro que a ve­ces se tra­ta de per­so­nas que siem­pre fue­ron in­fie­les y no­so­tros cree­mos fir­me­men­te y con gran con­vic­ción que los va­mos a po­der cam­biar. Mu­chos in­du­cen al otro, co­mo par­te del con­trol, a te­ner ce­los, pa­ra sen­tir­se me­jor y más que­ri­do.

Exis­ten dis­tin­tos gra­dos de ce­los: los reales (que hoy con la tec­no­lo­gía al al­can­ce de la mano se in­cre­men­tan más aún), los po­se­si­vos y los ob­se­si­vos (esos que im­pi­den vi­vir tran­qui­lo). Y ca­da nueva ame­na­za de en­ga­ño des­gas­ta aún más a la pa­re­ja.

La vio­len­cia fí­si­ca se dis­tin­gue de otros ti­pos de vio­len­cia por al­go muy sen­ci­llo: tie­ne un im­pac­to di­rec­to en el cuer­po de la víc­ti­ma. La vio­len­cia se ve, se sien­te, due­le, las­ti­ma, ar­de en for­ma real y con­cre­ta.

Cuan­do el vio­len­to em­pie­za a mos­trar su ver­dad, la víc­ti­ma ca­lla, ocul­ta, di­si­mu­la. En par­te, por­que cree que es la cul­pa­ble de lo que es­tá su­ce­dien­do, en par­te por­que le da ver­güen­za ad­mi­tir­lo.

An­tes o des­pués, y a di­fe­ren­cia de otros ti­pos de vio­len­cia, la fí­si­ca que­da a la vis­ta y ya no hay ba­se de maquillaje que ta­pe un mo­re­tón, ni men­ti­ra que crea na­die. A la lar­ga ha­brá que sa­car­se las enor­mes ga­fas os­cu­ras y de­jar a la vis­ta el ojo mo­ra­do. Has­ta ha­ce un tiem­po, to­dos le creían a la mu­jer cuan­do de­cía que se ha­bía gol­pea­do, pe­ro hoy en día to­dos la mi­ran con des­con­fian­za.

La vio­len­cia no se pro­du­ce en un rap­to de lo­cu­ra, una vez y nun­ca más. No. Es al­go que el vio­len­to tie­ne en su in­te­rior y cre­ce po­co a po­co, va in­cre­men­tán­do­se. Pe­ro pa­ra bai­lar el tan­go ha­cen fal­ta dos. El vic­ti­ma­rio, con muy buen ojo, siem­pre sue­le en­con­trar su com­ple­men­to en la víc­ti­ma que, si no za­fa a tiem­po, cae en la tram­pa.

El vio­len­to no co­mien­za gol­pean­do. Pri­me­ro se­du­ce, se mues­tra ca­ri­ño­so y aten­to. Re­cién lue­go to­do es­to se po­ten­cia y el ca­ri­ño y la aten­ción se con­vier­ten en con­trol per­ma­nen­te ("¿Dón­de es­tás?", "¿Con quién es­tás?", "¿Có­mo que no sa­bes a qué ho­ra vuel­ves?"). La víc­ti­ma no es ton­ta, pe­ro es­ca­par de la vio­len­cia, tiem­po des­pués, no es tan sen­ci­llo co­mo creen los que lo mi­ran des­de afue­ra. Ojo: es­tá bien que los ter­ce­ros ad­vier­tan, acon­se­jen y acom­pa­ñen, pe­ro de­ben sa­ber que es muy di­fí­cil que la víc­ti­ma en­tien­da que es­tá hun­di­da en el ba­rro, has­ta el cue­llo, y que es pro­ba­ble que ne­ce­si­te mu­cha ayu­da pa­ra sa­lir, ayu­da que a ve­ces no se atre­ve­rá a pe­dir por ver­güen­za, cul­pa o mie­do.

Las per­so­nas que es­tán me­ti­das en es­tos víncu­los tor­men­to­sos no sue­len te­ner muy en cla­ro dón­de se en­cuen­tra la sa­li­da… A ve­ces ni si­quie­ra pue­den di­vi­sar una ven­ta­na pa­ra to­mar un po­co de ai­re, o una co­lum­na só­li­da don­de apo­yar­se. Es­tán vi­si­ble­men­te per­di­das, co­mo en tran­ce. En esa ins­tan­cia, ha­ce fal­ta al­go más que bue­na vo­lun­tad y con­se­jos amo­ro­sos. La ayu­da y el apo­yo de­ben ser ex­plí­ci­tos y con­cre­tos, va­lien­tes, co­ra­ju­dos. El vio­len­to, en re­su­men, atra­vie­sa por va­rias eta­pas: ca­ri­ño exa­cer­ba­do - con­trol mo­de­ra­do - con­trol desata­do y ce­los pa­to­ló­gi­cos - pri­me­ra ma­ni­fes­ta­ción: un em­pu­jón, el za­ma­rreo, el aga­rre fuer­te del bra­zo, un ti­rón de pe­lo… Y de ahí pa­sa a una ca­che­ta­da, una pa­ta­da, una trom­pa­da, arras­trar por el pi­so o un gol­pe da­do con un ob­je­to con­tun­den­te o cor­tan­te, e in­clu­so, uti­li­za­ción de ar­mas de fue­go. La­men­ta­ble­men­te, es so­lo cues­tión de tiem­po, co­mo ve­mos a dia­rio en los no­ti­cie­ros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.