En­fer­me­da­des reu­má­ti­cas

Mia - - CALIDAD DE VIDA - Asesoró: Sa­na­to­rio Allen­de

Se co­no­cen más de 200 en­fer­me­da­des reu­má­ti­cas que de­ben ser diag­nos­ti­ca­das y tra­ta­das por un reuma­tó­lo­go, pe­ro ¿al­gu­na de ellas re­ci­be el nom­bre de reuma?¿Cuán­tas ve­ces oí­mos a un fa­mi­liar o ami­go de­cir "ten­go reuma"? El con­cep­to de "reuma" no exis­te co­mo tal, no se con­tem­pla en los li­bros de me­di­ci­na, es de­cir, no exis­te nin­gu­na en­fer­me­dad o do­len­cia del apa­ra­to lo­co­mo­tor que re­ci­ba ese nom­bre. Se ha agru­pa­do con es­te nom­bre a to­do el con­jun­to de do­len­cias o mo­les­tias re­la­cio­na­das con el apa­ra­to lo­co­mo­tor, qui­zá co­mo con­se­cuen­cia del des­co­no­ci­mien­to de su dis­tin­ta na­tu­ra­le­za y de la creen­cia en una cau­sa co­mún pa­ra to­das ellas. Lo co­rrec­to es ha­blar de en­fer­me­da­des reu­má­ti­cas, que son aque­llas que afec­tan hue­sos, ar­ti­cu­la­cio­nes, múscu­los, ten­do­nes y li­ga­men­tos, es de­cir, el apa­ra­to lo­co­mo­tor. De ma­ne­ra di­dác­ti­ca, es po­si­ble di­vi­dir las en­fer­me­da­des reu­má­ti­cas en cua­tro gru­pos:

➜ De­ge­ne­ra­ti­vas: aque­llas que afec­tan al car­tí­la­go ar­ti­cu­lar. Es el ca­so, por ejem­plo, de la ar­tro­sis.

➜ Me­ta­bó­li­cas: in­ci­den en las ar­ti­cu­la­cio­nes y en otros ór­ga­nos, ta­les co­mo go­ta u os­teo­po­ro­sis. ➜ In­fec­cio­sas: pro­vo­ca­das por bac­te­rias, vi­rus o pa­rá­si­tos. ➜ In­fla­ma­to­rias: son las más im­por­tan­tes, ya que afec­tan a per­so­nas jó­ve­nes (so­bre to­do a mu­je­res) com­pro­me­tien­do ór­ga­nos vi­ta­les que po­nen en ries­go la vi­da. Es de­cir, no só­lo ac­túan so­bre las ar­ti­cu­la­cio­nes, sino tam­bién so­bre co­ra­zón, ri­ño­nes, ce­re­bro, pul­món y va­sos san­guí­neos.

Es una creen­cia po­pu­lar que los cam­bios es­ta­cio­na­les pue­den in­du­cir do­lo­res ar­ti­cu­la­res. Si bien es cier­to que mu­chas per­so­nas re­fie­ren "do­lo­res de hue­so" cuan­do se pro­du­ce un au­men­to de la hu­me­dad am­bien­te, no es­tá pro­ba­do cien­tí­fi­ca­men­te que el frío y la hu­me­dad em­peo­ren por sí mis­mos los sín­to­mas de las en­fer­me­da­des ar­ti­cu­la­res. Lo que sí es cier­to es que la pre­sión at­mos­fé­ri­ca jue­ga un rol im­por­tan­te des­per­tan­do do­lor en los mo­men­tos pre­vios o pos­te­rio­res a tem­po­ra­les de llu­via. Al pa­re­cer, los hue­sos ten­drían al­gún re­cep­tor ba­ro­mé­tri­co aún no des­cu­bier­to. La pre­sión at­mos­fé­ri­ca es el pe­so que ejer­ce el ai­re de la at­mós­fe­ra. Di­cha pre­sión pue­de va­riar y es in­ver­sa­men­te pro­por­cio­nal al ni­vel de hu­me­dad del am­bien­te. Es de­cir, a ma­yor hu­me­dad me­nor pre­sión. Una me­nor pre­sión at­mos­fé­ri­ca ge­ne­ra un au­men­to de la pre­sión com­pen­sa­to­ria en las ar­ti­cu­la­cio­nes, el cual irri­ta los te­ji­dos blan­dos de la ca­vi­dad ar­ti­cu­lar. Si es­ta úl­ti­ma se en­cuen­tra con da­ños pre­vios, co­mo por ejem­plo ar­tro­sis, se pro­du­ce una in­fla­ma­ción que in­cre­men­ta la sen­sa­ción de do­lor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.