Com­pa­ñe­ros de los chi­cos

Mia - - MASCOTAS -

Pa­ra un ni­ño te­ner un pe­rro es be­ne­fi­cio­so no só­lo por ser un ex­ce­len­te com­pa­ñe­ro de jue­gos sino por­que tam­bién le per­mi­te a los pa­dres en­se­ñar­le a los hi­jos la res­pon­sa­bi­li­dad que im­pli­ca cui­dar a otro ser vi­vo. Cuan­do se adop­ta un ca­cho­rro, am­bos se irán co­no­cien­do y sa­brán que le gus­ta a ca­da uno. Sin em­bar­go, cuan­do se tra­ta de un ani­mal adul­to, el con­tac­to de­be ser gra­dual pa­ra que el pe­rro no in­ter­pre­te los mo­vi­mien­tos del pe­que­ño co­mo una ame­na­za. Ade­más, siem­pre de­be es­tar su­per­vi­sa­do por un adul­to pa­ra que pue­da con­tro­lar la si­tua­ción. Es muy va­lio­so en­se­ñar­les que de­ben ser res­pe­tuo­sos con los ani­ma­les en la ma­ne­ra de ju­gar y re­co­no­cer cuan­do el pe­rro no quie­re ha­cer­lo. En es­te sen­ti­do, se­gún Re­mo Va­len­te, je­fe de Ser­vi­cio de Pup­pis Ar­gen­ti­na, “el error más fre­cuen­te al adop­tar una mas­co­ta es creer que, si un adop­tan­te es muy ac­ti­vo, la mas­co­ta de­be ser de igual ca­rác­ter, y vi­ce­ver­sa. Sin em­bar­go, se re­co­mien­da que las per­so­na­li­da­des de adop­tan­te y mas­co­ta sean com­ple­men­ta­rias”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.