ALI­MEN­TA­CIÓN CONS­CIEN­TE. Qué co­mer pa­ra en­tre­nar

Mia - - SUMARIO - Por Pablo de la Igle­sia*

Si ha­ce­mos de­por­te, el pri­mer pun­to que de­be­mos con­si­de­rar es la ali­men­ta­ción sa­lu­da­ble, pe­ro no me­nos im­por­tan­te es el uso de com­ple­men­tos nu­tri­cio­na­les co­mo el po­len, la ja­lea real, la le­ci­ti­na de so­ja, la ma­ca, el gin­seng, la clo­ro­fi­la, el magnesio.

Los deportistas ne­ce­si­tan en­zi­mas, fi­bras, an­ti­oxi­dan­tes, ami­noá­ci­dos, mi­ne­ra­les y otros nu­trien­tes que abun­dan en los ali­men­tos vi­vos, fres­cos e in­te­gra­les co­mo las fru­tas, las ver­du­ras, las se­mi­llas, las al­gas, los ce­rea­les in­te­gra­les o las le­gum­bres. El con­su­mo de hue­vos, car­nes y lác­teos de­ben ajus­tar­se con­si­de­ran­do que al­gu­nas vie­jas creen­cias lle­van a con­su­mir ali­men­tos de ori­gen ani­mal en ex­ce­so.

Con los hi­dra­tos de car­bono, por ejem­plo, ha­bi­tual­men­te se ha­cen elec­cio­nes que res­tan po­ten­cia­li­dad al va­lor de la die­ta. Al­gu­nos los res­trin­gen en ex­ce­so por cues­tio­nes de pe­so, otros so­bre­di­men­sio­nan su con­su­mo por­que mal en­tien­den su im­por­tan­cia ener­gé­ti­ca. A la ho­ra de ele­gir, se aso­cian car­bohi­dra­tos con su ver­sión más in­efi­cien­te, las ha­ri­nas blan­cas re­pre­sen­ta­das por pan, fi­deos, azú­car. Las me­jo­res fuen­tes de car­bohi­dra­tos son los gra­nos in­te­gra­les co­mo el arroz, el maíz, el tri­go sa­rra­ceno, la ce­ba­da, la ave­na, así co­mo las fru­tas y al­gu­nos ve­ge­ta- les fres­cos co­mo la za­naho­ria, la ca­la­ba­za o la re­mo­la­cha. Al ele­gir­los, el con­te­ni­do en fi­bra fa­ci­li­ta­rá una pro­duc­ción ener­gé­ti­ca más es­ta­ble y efi­cien­te, así co­mo una sen­sa­ción de sa­cie­dad que ayu­da­rá a re­co­no­cer los ni­ve­les ade­cua­dos de con­su­mo pa­ra ca­da uno.

Los cam­bios trans­for­ma­do­res al en­con­trar los ali­men­tos ade­cua­dos es al­go que in­clu­so un crack en el es­plen­dor de su ca­rre­ra pue­de ex­pe­ri­men­tar. En 2015, Lio­nel Mes­si mos­tró un ni­vel to­da­vía ma­yor en su jue­go con­jun­ta­men­te con cam­bios en su ali­men­ta­ción con el ob­je­ti­vo de evi­tar le­sio­nes, me­jo­rar su ren­di­mien­to y su­pe­rar los mo­les­tos epi­so­dios de ar­ca­das y vó­mi­tos que tan­to le mo­les­ta­ban in­clu­so en la can­cha. Por en­ton­ces, co­men­zó a co­mer más ve­ge­ta­les, me­nos pas­tas y eli­mi­nó las ha­ri­nas con glu­ten por lo que pu­do sa­ber­se a tra­vés de los me­dios, su dis­ci­pli­na in­clu­yó dor­mir más y pa­sar me­nos mi­nu­tos fren­te al te­le­vi­sor.

Quien orien­tó al fe­nó­meno del fút­bol fue el mé­di­co ita­liano Giu­liano Po­ser y en una en­tre­vis­ta al dia­rio es­pa­ñol "Mun­do De­por­ti­vo" con­fió al­gu­nos se­cre­tos de su mé­to­do:

"Se lla­ma ki­ne­sio­lo­gía apli­ca­da y con­sis­te en rea­li­zar un es­tu­dio de la fuer­za de los múscu­los del de­por­tis­ta y a par­tir de los re­sul­ta­dos que arro­ja, dic­ta­mi­nar el tra­ta­mien­to, que es es­pe­cí­fi­co pa­ra ca­da

per­so­na, aun­que la ba­se siem­pre es una bue­na ali­men­ta­ción". En re­la­ción a ese

pun­to, agre­gó: "Hay un con­jun­to de cin­co ali­men­tos a los que yo de­fino co­mo ga­so­li­na sú­per: agua, un buen acei­te de oli­va, ce­rea­les in­te­gra­les y fru­tas y ver­du­ras fres­cas bio­ló­gi­cas, o sea no con­ta­mi­na­das con pes­ti­ci­das, her­bi­ci­das y de­más, por­que eso ha­ce mu­cho da­ño al or­ga­nis­mo. Tam­bién son muy buenos los fru­tos se­cos y las se­mi­llas".

El aho­ra re­co­no­ci­do mun­dial­men­te mé­di­co ita­liano tam­bién ha si­do con­tun­den­te en se­ña­lar lo que to­da per­so­na, y muy es­pe­cial­men­te un de­por­tis­ta, de­be evi­tar pa­ra te­ner una ade­cua­da ali­men­ta­ción: el azú­car que ”es lo peor que hay pa­ra los múscu­los”, y las ha­ri­nas re­fi­na­das que ”son un gran pro­ble­ma, bá­si­ca­men­te por­que hoy en día es muy di­fí­cil en­con­trar un grano de tri­go sano, sin

con­ta­mi­nar”. So­bre la sal, afir­mó que nos po­de­mos per­mi­tir "po­qui­to por­que la ne­ce­si­tan los múscu­los y el cuer­po en ge­ne­ral" y, en es­te pun­to, me per­mi­to agre­gar la su­ge­ren­cia que la sal sea ma­ri­na o ro­sa­da -ti­po del Hi­ma­la­ya o de Los An­des de un pro­vee­dor con­fia­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.