Se­cre­tos del agua ter­mal

Son re­co­no­ci­das en to­do el mun­do por sus efec­tos te­ra­péu­ti­cos. Por eso ca­da vez son más los pro­duc­tos cos­mé­ti­cos que in­clu­yen en sus fór­mu­las a es­tas aguas, con­ser­van­do to­das sus bon­da­des me­di­ci­na­les

Mia - - SUMARIO - Por Lau­ra La­go­mar­sino

Des­de ha­ce más de 6.000 años el hom­bre co­no­ce los beneficios del ter­ma­lis­mo. Los ha­llaz­gos más an­ti­guos de cons­truc­cio­nes ter­ma­les de­di­ca­das a cu­rar di­fe­ren­tes afec­cio­nes de la piel da­tan de an­tes del 2000 a.C. En In­dia, Gre­cia y Ro­ma, el ba­ño era con­si­de­ra­do un ri­tual y la ma­yor par­te de las cons­truc­cio­nes fue­ron en­con­tra­das en es­tas re­gio­nes.

No obs­tan­te, a tra­vés de los si­glos, los ba­ños ter­ma­les se han con­ver­ti­do en una prác­ti­ca obli­ga­da pa­ra aque­llas per­so­nas que bus­can sa­lud y be­lle­za. Es­te agua –pro­ve­nien­te de las pro­fun­di­da­des de la cor­te­za te­rres­tre- es acon­se­ja­da pa­ra com­ba­tir cier­tas en­fer­me­da­des cró­ni­cas, en­tre ellas el reu­ma­tis­mo e in­su­fi­cien­cias res­pi­ra­to­rias, así

tam­bién pa­ra tra­ta­mien­tos de re­ju­ve­ne­ci­mien­to.

Des­de las pro­fun­di­da­des

Ori­gi­na­ria de llu­vias, el agua ter­mal se fil­tran en la pro­fun­di­dad de la tie­rra y se ca­lien­ta has­ta al­can­zar tem­pe­ra­tu­ras que la ha­cen as­cen­der por cual­quier grie­ta has­ta la su­per­fi­cie. Du­ran­te su as­cen­so, re­co­ge di­fe­ren­tes mi­ne­ra­les de las ca­pas geo­ló­gi­cas de la tie­rra. Y de esa gran va­rie­dad de mi­ne­ra­les y de tem­pe­ra­tu­ras co­rres­pon­den las di­fe­ren­cias que exis­ten en sus pro­pie­da­des y en los efec­tos que pro­du­cen en la piel.

Es­te agua ex­traí­da de las termas po­see in­nu­me­ra­bles prin­ci­pios ac­ti­vos na­tu­ra­les, en­tre los cua­les fi­gu­ran sa­les mi­ne­ra­les y oli­go­ele­men­tos. “De for­ma in­me­dia­ta, re­fres­ca, des­con­ges­tio­na y cal­ma la piel. Por ello, se la in­di­ca pa­ra ali­viar las irri­ta­cio­nes de la piel pro­vo­ca­das por ec­ze­mas, que­ma­du­ras, ro­je­ces, de­pi­la­ción, afei­ta­do y mu­chas otras con­di­cio­nes. No tie­ne con­tra­in­di­ca­cio­nes, pue­de usar­se las ve­ces que se quie­ra du­ran­te el día y es­tá re­co­men­da­da pa­ra to­do ti­po de pie­les, in­clu­si­ve en las sen­si­ble y reac­ti­vas”, cuen­ta la Dra. Cris­ti­na Pas­cut­to, médica der­ma­tó­lo­ga y ase­so­ra médica de Pie­rre Fa­bre Der­mo Cos­me­ti­que.

Go­tas ba­jo la lu­pa

“Por sus ca­rac­te­rís­ti­cas fí­si­cas y quí­mi­cas (ni­ve­les de mi­ne­ra­les y otros ele­men­tos, tem­pe­ra­tu­ra y flui­dez) las aguas ter­ma­les po­seen efec­tos te­ra­péu­ti­cos y son bac­te­rio­ló­gi­ca­men­te pu­ras des­de su ori­gen”, co­men­ta Nelly Ros­si, di­rec­to­ra de Nell Ross, lí­nea de cos­mé­ti­ca que tra­ba­ja pu­ra y ex­clu­si­va­men­te con ma­te­rias pri­mas ter­ma­les. Los com­pues­tos prin­ci­pa­les que ha­cen de es­tas aguas ver­da­de­ros eli­xi­res de sa­lud y bie­nes­tar son:

✦ CALCIO. Es el ele­men­to mi­ne­ral más im­por­tan­te en el or­ga­nis­mo. Man- tie­ne el efec­to ba­rre­ra de la piel y apor­ta hu­mec­ta­ción. Su apli­ca­ción de for­ma tó­pi­ca ayu­da a re­du­cir el pro­ce­so de en­ve­je­ci­mien­to de la piel y los efec­tos ne­ga­ti­vos de la ex­po­si­ción UV.

✦ CO­BRE. Tra­ba­ja so­bre la re­ge­ne­ra­ción ce­lu­lar y es re­es­truc­tu­ran­te, ya que fa­vo­re­ce tan­to la sín­te­sis de co­lá­geno, co­mo de me­la­ni­na y que­ra­ti­na. Ade­más, co­la­bo­ra co­mo ac­ti­va­dor en los pro­ce­sos de bron­cea­do.

✦ MAGNESIO. Apor­ta un efec­to ener­gi­zan­te y co­la­bo­ra en la in­hi­bi­ción de los pro­ce­sos in­fla­ma­to­rios.

✦ ZINC. Rees­truc­tu­ra la piel ya que par­ti­ci­pa en la sín­te­sis de que­ra­ti­na. Tam­bién po­see ac­ción hi­dra­tan­te y an­ti­in­fla­ma­to­ria. Ade­más, lo­gra con­tra­rres­tar y me­jo­rar los cua­dros de ac­né de­bi­do a que par­ti­ci­pa en la re­gu­la­ción de se­bo.

H2O mul­ti pro­pie­da­des

✓ Re­fres­ca, hi­dra­ta y re­la­ja. Los pro­duc­tos ter­ma­les son idea­les pa­ra re­fres­car la piel en los días de calor o du­ran­te via­jes lar­gos, por­que ade­más de man­te­ner la piel hi­dra­ta­da, fun­cio­nan co­mo cal­man­te y es­ta­bi­li­zan­te dér­mi­co.

✓ Ener­gi­za la piel y ac­ti­va la cir­cu­la­ción de la san­gre. Al apor­tar oli­go­ele­men­tos, el agua ter­mal re­cons­ti­tu­ye la piel y ac­túa des­con­ges­tio­nan­do, sua­vi­zan­do to­do ti­po de cu­tis. Por eso es real­men­te efec­ti­va pa­ra bo­rrar del ros­tro cual­quier signo de fa­ti­ga y re­la­jar pár­pa­dos hin­cha­dos.

✓ Lim­pia pro­fun­da­men­te y li­be­ra el

cu­tis de im­pu­re­zas. Su uso cons­tan­te me­jo­ra las ca­pas su­pe­rio­res de la piel y per­mi­te re­sis­tir me­jor las agre­sio­nes dia­rias, com­ba­tien­do así el en­ve­je­ci­mien­to pre­ma­tu­ro.

✓ Cal­ma irri­ta­cio­nes y ro­je­ces. Es un ex­ce­len­te alia­do pa­ra usar­se des­pués de la de­pi­la­ción, el afei­ta­do, en ca­so de que­ma­du­ras so­la­res, lue­go de una ci­ru­gía o co­mo com­ple­men­to de tra­ta­mien­tos der­ma­to­ló­gi­cos, ya que fa­vo­re­ce la ci­ca­tri­za­ción y la re­ge­ne­ra­ción de la piel.

✓ Pre­vie­ne el en­ve­je­ci­mien­to pre­ma­tu­ro de la piel. Sus efec­tos an­ti­age y an­ti­rra­di­ca­les li­bres se de­ben a su com­po­si­ción ri­ca en mi­ne­ra­les y oli­go­ele­men­tos co­mo hie­rro y co­bre.

✓ Me­jo­ra el as­pec­to del cu­tis. El con­te­ni­do de mi­ne­ra­les co­mo zinc, po­ta­sio, magnesio, man­ga­ne­so, hie­rro, co­bre y calcio, pre­sen­tes en im­por­tan­tes can­ti­da­des en las fuen­tes ter­ma­les, fa­vo­re­cen una piel lo­za­na. Al uti­li­zar­las por la mañana, le apor­ta res­plan­dor y lu­mi­no­si­dad al ros­tro.

✓ Cui­da in­ten­sa­men­te las pie­les sen­si­bles. Su uso es­tá es­pe­cial­men­te in­di­ca­do en pie­les hi­per­sen­si­bles, se­boes­ca­mo­sas, alér­gi­cas e irri­ta­das.

Ele­men­tos del sis­te­ma

Las termas son áreas geo­grá­fi­cas pri­vi­le­gia­das por la pre­sen­cia de aguas y otros pro­duc­tos mi­ne­ra­li­za­dos que sur­gen del seno de la tie­rra, ya sea na­co­mo

tu­ral­men­te o por ex­trac­ción. El mi­cro­sis­te­ma ter­mal es­tá cons­ti­tui­do por el con­jun­to de pro­duc­tos ter­ma­les que co­exis­ten en un per­fec­to equi­li­brio. Es­tá con­for­ma­do por el cli­ma, la al­ti­tud, el pai­sa­je, es de­cir, to­do lo que ro­dea a las termas pro­pia­men­te di­chas. Por lo tan­to, los me­ca­nis­mos de ac­ción de es­ta mo­da­li­dad te­ra­péu­ti­ca se plan­tean en­tre los pro­pios pro­duc­tos –que cons­ti­tu­yen el mi­cro­sis­te­ma– y aque­llos apor­ta­dos por el ám­bi­to na­tu­ral o ma­cro­sis­te­ma. En­tre ellos se des­ta­can:

✓ Va­po­res: se ob­tie­nen de las fuen­tes de aguas hi­per­ter­ma­les y se apli­can por in­ha­la­ción sim­ple o con ne­bu­li­za­dor, o bien por con­tac­to cu­tá­neo.

✓ Aguas mi­ne­ra­lo­me­di­ci­na­les: son en esen­cia mez­clas ho­mo­gé­neas de com­po­si­ción di­ver­sa, en las que el me­dio de dis­per­sión es el agua pu­ra, y don­de se io­ni­zan los más di­ver­sos elec­tro­li­tos: áci­dos, ba­ses y sa­les. En re­la­ción al equi­li­brio de sus com­po­nen­tes, de­pen­de­rán las di­fe­ren­tes pro­pie­da­des fí­si­co­quí­mi­cas. De la mi­ne­ra­li­za­ción to­tal de­pen­den mu­chas pro­pie­da­des, pe­ro la ma­yo­ría de los efec­tos so­bre el or­ga­nis­mo se re­la­cio­na con los com­po­nen­tes que lle­van en di­so­lu­ción en­tre los que fi­gu­ran ca­tio­nes (co­mo so­dio, calcio, magnesio, po­ta­sio, en­tre otros) y anio­nes (co­mo clo­ru­ros, sul­fa­tos y bi­car­bo­na­tos).

✓ Fan­gos o pe­loi­des: pro­duc­tos de mez­cla es­pon­tá­nea o ar­ti­fi­cial, de un agua mi­ne­ra­lo­me­di­ci­nal con un com­po­nen­te só­li­do, re­sul­tan­te de pro­ce­sos geo­ló­gi­cos o bio­ló­gi­cos. Por lo tan­to, su mi­ne­ra­li­za­ción de­pen­de­rá de las fuen­tes de aguas don­de ma­du­ren.

✓ Al­gas: ve­ge­ta­les in­fe­rio­res que ad­quie­ren la ca­pa­ci­dad de desa­rro­llar­se a al­tas tem­pe­ra­tu­ras. Co­mo or­ga­nis­mos vi­vos, pro­du­cen sus­tan­cias bio­ló­gi­ca­men­te ac­ti­vas que li­be­ran al me­dio, apor­tan­do a las aguas pro­pie­da­des es­pe­cí­fi­cas, de­pen­dien­do del ti­po y es­pe­cie.

De las termas a la piel

Avè­ne, una lo­ca­li­dad ubi­ca­da en el Par­que Na­cio­nal del Haut Lan­gue­doc al sur de Fran­cia, no es só­lo un en­can­ta­dor po­bla­do de apro­xi­ma­da­men­te 280 ha­bi­tan­tes sino que, des­de 1975 -fe­cha de la ad­qui­si­ción del ma­nan­tial de Agua ter­mal de Avè­ne por Pie­rre Fa­brees un si­tio de ac­ti­vi­da­des ter­ma­les y de pro­duc­ción de pro­duc­tos der­mo­cos­mé­ti­cos a ba­se de es­te eli­xir. En 2003, la es­ta­ción ter­mal de Avè­ne aco­gió a 2262 cu­ris­tas du­ran­te la tem­po­ra­da; 30% de ellos eran ni­ños de me­nos de 14 años, 60% de los cu­ris­tas pa­de­cían der­ma­ti­tis ató­pi­ca, 30% pso­ria­sis y 10% su­fría otras pa­to­lo­gías der­ma­to­ló­gi­cas.

Allí, se rea­li­zan prác­ti­cas ter­ma­les pres­cri­tas por un der­ma­tó­lo­go du­ran­te la pri­me­ra con­sul­ta efec­tua­da el día de la lle­ga­da del cu­ris­ta a la es­ta­ción ter­mal y se adap­tan du­ran­te la es­tan­cia.

Al­gu­nos de los tra­ta­mien­tos me­dian­te los cua­les el or­ga­nis­mo pue­de apro­ve­char las bon­da­des te­ra­péu­ti­cas de las aguas ter­ma­les son:

✓ Ba­ño.Es el pro­ce­di­mien­to esen­cial de la cu­ra. De una du­ra­ción de 20 mi­nu­tos, con agua co­rrien­te y a una tem­pe­ra­tu­ra de 32°C, po­see vir­tu­des lim-

pia­do­ras, des­con­ges­tio­nan­tes, cal­man­tes y se­da­ti­vas. Se­gún las in­di­ca­cio­nes, pue­de ser sen­ci­llo, de bur­bu­jas o com­ple­ta­do por una du­cha sub­ma­ri­na. ✓ Du­chas. Ge­ne­ra­li­za­das o lo­ca­li­za­das, com­ple­tan el ba­ño. Su ac­ción de ma­sa­je y de­ca­pan­te per­mi­te eli­mi­nar los re­si­duos ce­lu­la­res, las cos­tras y es­ca­mas des­pe­ga­das por la ac­ción emo­lien­te del ba­ño.

✓ Pul­ve­ri­za­cio­nes. Por re­gla ge­ne­ral, se ha­cen al fi­nal de la se­cuen­cia co­ti­dia­na de cui­da­dos y tie­nen un efec­to an­ti­in­fla­ma­to­rio y an­ti­pru­ri­gi­no­so.

✓ Cu­ra de be­bi­da. Se aso­cia sis­te­má­ti­ca­men­te a los tra­ta­mien­tos ex­ter­nos. La can­ti­dad es­tá en fun­ción de los apor­tes co­ti­dia­nos ne­ce­sa­rios (apro­xi­ma­da­men­te 1,5 li­tros al día pa­ra un adul­to). Tam­bién exis­ten pro­ce­di­mien­tos com­ple­men­ta­rios co­mo:

✓ Du­cha fi­li­for­me. Es una du­cha a pre­sión fuer­te so­bre una zo­na cor­po­ral muy lo­ca­li­za­da. La du­cha fi­li­for­me es un ac­to prac­ti­ca­do úni­ca­men­te por un pro­fe­sio­nal mé­di­co so­bre le­sio­nes muy es­ca­mo­sas, li­que­ni­fi­ca­das o hi­per­tró­fi­cas.

✓ Apli­ca­ción de com­pre­sas. La apli­ca­ción de com­pre­sas im­preg­na­das con agua ter­mal per­mi­te au­men­tar el tiem­po de con­tac­to en­tre és­ta y la piel y, de es­ta for­ma, ace­le­rar los efec­tos an­ti­irri­tan­te y an­ti­in­fla­ma­to­rio.

✓ Ma­sa­je ba­jo el agua ter­mal. Efec­tua­do por un qui­ne­si­te­ra­peu­ta, es­te cui­da­do per­mi­te sua­vi­zar el te­gu­men­to y re­la­jar al pa­cien­te. ✓ Se­gun­do ba­ño. Es­tá des­ti­na­do a los pa­cien­tes más pe­que­ños, que no so­por­tan las du­chas o las pul­ve­ri­za­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.