Con­ge­lar óvu­los ¿es pa­ra to­das?

Es una ten­den­cia que crece de la mano de la pos­ter­ga­ción de la ma­ter­ni­dad. Así, se logran em­ba­ra­zos tar­díos pe­ro con la ca­li­dad de los óvu­los jó­ve­nes

Mia - - SUMARIO - Por el Dr. Ser­gio Pas­qua­li­ni*

Ju­nio es el Mes In­ter­na­cio­nal del Cui­da­do de la Fer­ti­li­dad. La re­pro­duc­ción asis­ti­da es un avan­ce de la cien­cia que le per­mi­te a mi­llo­nes de per­so­nas en el mun­do cum­plir el sue­ño de ser pa­dres. Son téc­ni­cas que han ve­ni­do pa­ra que­dar­se y tie­nen un rol fun­da­men­tal en la so­cie­dad ac­tual: lo­grar que el 15% de la po­bla­ción mun­dial pue­da cum­plir su sue­ño de for­mar una fa­mi­lia cuan­do deseen ha­cer­lo. Si pen­sa­mos en la re­pro­duc­ción hu­ma­na co­mo una fun­ción bio­ló­gi­ca atra­ve­sa­da por lo so­cio-cul­tu­ral, en­ton­ces, de­be­mos ad­mi­tir que la ma­ter­ni­dad es una elec­ción. Las ra­zo­nes por las que una mu­jer de­ci­de pos­ter­gar­la son va­rias. Hoy, cre­cer pro­fe­sio­nal­men­te, fruc­ti­fi­car­se en lo­gros y con­quis­tas per­so­na­les, sue­le ser ex­pre­sión de la fer­ti­li­dad en mu­chas mu­je­res du­ran­te un lar­go pe­río­do de su vi­da. A ve­ces el de­seo no apa­re­ce por­que no vie­ne in­trín­se­co, en cam­bio, en otras, apa­re­ce cuan­do ya no pue­de dar­se de ma­ne­ra na­tu­ral.

Es por es­tos cam­bios cul­tu­ra­les que el fac­tor más fre­cuen­te de li­mi­ta­ción pa­ra lo­grar un em­ba­ra­zo en el si­glo XXI es, sin du­das, la edad de la mu­jer. El prin­ci­pal pro­ble­ma de sa­lud re­pro­duc­ti­va de es­te si­glo es la lle­ga­da tar­día al na­ci­mien­to de su pri­mer hi­jo.

La Red La­ti­noa­me­ri­ca­na de Re­pro­duc­ción Asis­ti­da (Red La­ra) se­ña­la que los pro­ce­di­mien­tos es­tán en au­men­to. Se­gún sus da­tos, en­tre enero y di­ciem­bre de 2009, un 42% de las trans­fe­ren­cias em­brio­na­rias de fe­cun­da­ción in vi­tro y de las rea­li­za­das con la téc­ni­ca lla­ma­da ICSI (mi­cro­in­yec­ción in­tra­ci­to­plas­má­ti­ca de es­per­ma­to­zoi­des) fue en mu­je­res ma­yo­res de 34 años; 40% en mu­je­res de 3539 y 18% en mu­je­res de 40 años o más. Es­tas es­ta­dís­ti­cas evi­den­cian que los cam­bios so­cia­les no son acom­pa­ña­dos por los bio­ló­gi­cos y que la pro­ba­bi­li­dad de lo­grar un em­ba­ra­zo de ma­ne­ra na­tu­ral dis­mi­nu­ye a medida que avan­za la edad de la pa­re­ja. Pe­ro, al mis­mo tiem-

po, las es­ta­dís­ti­cas tam­bién de­no­tan que la cien­cia acom­pa­ña ca­da vez más a la so­cie­dad y a sus nue­vas for­mas de vi­da.

Re­ser­var a tiem­po

La pos­ter­ga­ción de la ma­ter­ni­dad im­pli­ca di­fe­rir la idea de te­ner un hi­jo, a ve­ces, has­ta el lí­mi­te de lo bio­ló­gi­ca­men­te po­si­ble y es­te apla­zo sue­le di­fi­cul­tar el lo­gro de un em­ba­ra­zo por­que las mu­je­res ge­ne­ral­men­te lo apla­zan has­ta un mo­men­to del ci­clo de vi­da re­pro­duc­ti­va en el que es pro­ba­ble que exis­tan ba­jas pro­ba­bi­li­da­des de con­ce­bir.

Si la pos­ter­ga­ción for­ma par­te de un plan, pue­de en­trar en jue­go la de­ci­sión de vi­tri­fi­car óvu­los, una téc­ni­ca de con­ge­la­mien­to con des­cen­so brus­co de la tem­pe­ra­tu­ra que per­mi­te lo­grar muy buenos re­sul­ta­dos al des­con­ge­lar­los.

El pro­ce­di­mien­to con­sis­te en es­ti­mu­lar los ova­rios con hor­mo­nas pa­ra que se pro­duz­can va­rios óvu­los (la can­ti­dad de­pen­de­rá de la ca­pa­ci­dad de res­pues­ta del ova­rio), lue­go, se as­pi­ran los fo­lícu­los que con­tie­nen los óvu­los y se con­ge­lan pa­ra su con­ser­va­ción.

Li­bre de los re­pa­ros éti­cos aso­cia­dos al con­ge­la­mien­to de em­brio­nes, es hoy el pro­ce­di­mien­to más uti­li­za­do pa­ra pre­ser­var la fer­ti­li­dad, ideal pa­ra ma­ter­ni­dad di­fe­ri­da o pa­ra ca­sos en que la mu­jer sa­be que em­pe­za­rá su tra­ta­mien­to de fer­ti­li­za­ción asis­ti­da a una edad avan­za­da. Tam­bién, pa­ra pre­ve­nir el da­ño de la qui­mio­te­ra­pia so­bre los ór­ga­nos re­pro­duc­ti­vos. De es­ta ma­ne­ra, si una mu­jer pre­ser­va sus óvu­los a los 30 años y en al­gún mo­men­to de­ci­de en­ca­rar la bús­que­da de un hi­jo, o más, y no lo lo­gra en for­ma na­tu­ral, va a dis­po­ner de esos óvu­los crio­pre­ser­va­dos pa­ra po­der in­ten­tar­lo.

Ca­da mu­jer, cuan­do na­ce, vie­ne con de­ter­mi­na­da in­for­ma­ción que di­ce cuán­to va a du­rar la vi­da útil de sus ova­rios des­de el pun­to de vis­ta re­pro­duc­ti­vo. Pa­ra la vi­tri­fi­ca­ción, es pre­fe­ri­ble que ten­ga me­nos de 35 años, ya que pa­sa­da esa edad, la ca­li­dad y la can­ti­dad de óvu­los que se ob­tie­nen me­dian­te la es­ti­mu­la­ción ová­ri­ca dis­mi­nu­yen drás­ti­ca­men­te (aun cuan­do es ne­ce­sa­rio ana­li­zar ca­da ca­so en par­ti­cu­lar y no ha­bría que des­car­tar a prio­ri la po­si­bi­li­dad de ob­te­ner buenos óvu­los con 37, 38 o más años).

El de­cli­nar de la fun­ción ová­ri­ca no lle­va so­lo a me­nor can­ti­dad de óvu­los lo­gra­dos con la es­ti­mu­la­ción, sino tam­bién a me­nor ca­li­dad, por eso, es im­por­tan­te con­sul­tar pa­ra eva­luar la re­ser­va ová­ri­ca. Di­cha eva­lua­ción se lo­gra por me­dio de la de­ter­mi­na­ción de hor­mo­nas y de una eco­gra­fía gi­ne­co­ló­gi­ca rea­li­za­da por vía trans­va­gi­nal en los pri­me­ros días del ci­clo. Es im­por­tan­te te­ner en cuen­ta que hay mu­je­res que po­seen una re­ser­va ová­ri­ca subóp­ti­ma o que se las es­ti­mu­la y no res­pon­den en for­ma ade­cua­da y eso no sig­ni­fi­ca, ne­ce­sa­ria­men­te, que no pue­dan em­ba­ra­zar­se en for­ma na­tu­ral. Asi­mis­mo, da­do que en re­pro­duc­ción asis­ti­da pa­ra lo­grar un be­bé se re­quie­re en pro­me­dio de 12 ovo­ci­tos, a la ho­ra de pre­ser­var, con­vie­ne to­mar los res­guar­dos apro­pia­dos y vi­tri­fi­car su­fi­cien­te can­ti­dad de ma­te­rial, qui­zás con más de un ci­clo de es­ti­mu­la­ción ová­ri­ca.

Aun­que el pro­nós­ti­co del pro­ce­di­mien­to tam­bién va a de­pen­der de la ex­pe­rien­cia del cen­tro mé­di­co que lo efec­túe, di­ver­sos es­tu­dios su­gie­ren que las téc­ni­cas de vi­tri­fi­ca­ción y pos­te­rior des­con­ge­la­mien­to de óvu­los pue­den al­can­zar las mis­mas ta­sas de fer­ti­li­za­ción, em­ba­ra­zos y na­ci­dos vi­vos que aque­llos pro­ce­di­mien­tos rea­li­za­dos con óvu­los en fres­co.

Si bien es­te men­sa­je via­ja por dis­tin­tos ca­na­les con mu­cha fre­cuen­cia, la ma­yor par­te de las mu­je­res aún no han to­ma­do con­cien­cia de es­to y de los ries­gos que aca­rrea una ma­ter­ni­dad a edad avan­za­da.

Pla­ni­fi­car

La pre­ser­va­ción es só­lo una ma­ne­ra de pla­ni­fi­car la fa­mi­lia. Lle­ga­do el mo­men­to en que se desee el em­ba­ra­zo, si és­te se lo­gra na­tu­ral­men­te, los óvu­los crio­pre­ser­va­dos que­da­rán pa­ra in­ten­tar­lo el día en que se desee te­ner hi­jos y no se lo­gre en for­ma na­tu­ral. En ca­so de con­for­mar la fa­mi­lia desea­da, los óvu­los que que­da­sen crio­pre­ser­va­dos pue­den ser des­car­ta­dos (son cé­lu­las, equi­va­len­tes a los es­per­ma­to­zoi­des en el hom­bre) o do­na­dos.

¿Vi­tri­fi­car es ga­ran­tía de em­ba­ra­zo? Es una opor­tu­ni­dad y si­gue sien­do la me­jor res­pues­ta que la cien­cia tie­ne fren­te a la pos­ter­ga­ción. Per­mi­te po­ten­cial­men­te po­ner a res­guar­do la fer­ti­li­dad.

Mu­chas de las mu­je­res que no vi­tri­fi­can sus óvu­los hoy, se­rán las que mañana de­ban re­cu­rrir a téc­ni­cas de fer­ti­li­za­ción asis­ti­da.

Ade­más de to­do es­to, hay que con­si­de­rar la idea de ser ma­má a una edad avan­za­da por­que im­pli­ca una so­bre­car­ga pa­ra el cuer­po. Des­pués de los 40, un em­ba­ra­zo con­lle­va ma­yo­res po­si­bi­li­da­des de com­pli­ca­cio­nes, co­mo hi­per­ten­sión o dia­be­tes, así co­mo el do­ble o el tri­ple de pro­ba­bi­li­da­des de que el be­bé pre­sen­te en­fer­me­da­des ge­né­ti­cas o con­gé­ni­tas que en aque­llas mu­je­res de 20 o 30 años. La mu­jer que lo­gra el em­ba­ra­zo con óvu­los crio­pre­ser­va­dos pre­sen­ta­rá los ries­gos de en­fer­me­da­des ge­né­ti­cas u otros pro­ble­mas pro­pios de la edad en la que se crio­pre­ser­va­ron y no los de los 45 años, por ejem­plo.

Pa­ra la me­di­ci­na, cui­dar y pre­ser­var la fer­ti­li­dad sig­ni­fi­ca dar un pa­so más allá de lo me­ra­men­te asis­ten­cial. Los mé­di­cos no de­ben cir­cuns­cri­bir­se a ha­cer lo que los pa­cien­tes quie­ren. Cui­dar y pre­ser­var la fer­ti­li­dad im­pli­ca tam­bién un com­pro­mi­so so­cial y la res­pon­sa­bi­li­dad de edu­car en la an­ti­ci­pa­ción de pa­to­lo­gías pa­ra evi­tar com­pli­ca­cio­nes reales a fu­tu­ro. Po­ner en res­guar­do la fer­ti­li­dad, es una de­ci­sión que es­tá en nues­tras ma­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.