Vio­len­cia on­li­ne

Mia - - SUMARIO - Por Bea­triz Gold­berg* Del li­bro “Do­lo­ro­sa­men­te. La vio­len­cia en la pa­re­ja. Có­mo re­co­no­cer­la y ter­mi­nar con ella”, Urano (www.edi­cio­ne­su­ra­noar­gen­ti­na.com)

De qué ha­bla­mos cuan­do ha­bla­mos de ghos­ting, ben­ching o zom­bing? Cier­tas prác­ti­cas que has­ta ha­ce muy po­qui­to so­lo se pro­du­cían en­tre jó­ve­nes, ca­da vez más su­ce­den en­tre adul­tos. De­jar de con­tes­tar o alar­gar si­tua­cio­nes po­co cla­ras son al­gu­nas de las ten­den­cias de hoy en día que ca­da vez su­fren más pa­re­jas.Y co­mo sue­le su­ce­der (ca­da vez más), es­tos nue­vos ma­los há­bi­tos ya tie­nen nom­bre.

✔ Ghos­ting (fan­tasmeo): se pro­du­ce cuan­do de la no­che a la mañana una per­so­na rom­pe to­do con­tac­to po­si­ble con la has­ta en­ton­ces pa­re­ja, ha­cien­do ca­so omi­so a lla­ma­das, men­sa­jes de tex­to o cual­quier otra in­ter­ac­ción a tra­vés de las re­des so­cia­les.To­da una ac­ti­tud a la que se le su­ma que ja­más apa­re­ce pa­ra dar la ca­ra y ofre­cer­le al otro la po­si­bi­li­dad de es­cu­char sus ra­zo­nes. Es­to tam­bién cons­ti­tu­ye una for­ma de mal­tra­to psí­qui­co, de vio­len­cia. Es dar­le a en­ten­der al otro que no va­le ni si­quie­ra un ca­fé, una ex­pli­ca­ción, un mi­rar­lo a la ca­ra pa­ra de­cir­le "No va más".

En ge­ne­ral, cons­ti­tu­ye una ma­ne­ra que eli­gen mu­chos hom­bres jó­ve­nes y adul­tos pa­ra des­apa­re­cer por­que les cues­ta po­ner en pa­la­bras lo que les su­ce­de, por co­bar­día o in­ma­du­rez. Pe­ro no es pri­va­ti­vo de es­te gé­ne­ro, sino que en las mu­je­res tam­bién sue­le ver­se, aun­que me­nos fre­cuen­te­men­te.

✔ Ben­ching: se tra­ta de una for­ma de ma­ni­pu­la­ción. Se man­tie­ne el con­tac­to con otra per­so­na, la cual pien­sa que des­de el otro la­do exis­te un su­je­to in­tere­sa­do en ella y que, co­mo Ju­lie­ta en el bal­cón o un náu­fra­go en la is­la, ter­mi­na es­pe­ran­do por se­ña­les o men­sa­jes que apa­re­cen es­po­rá­di­cos y erran­tes des­de el otro la­do. El ben­ching es qui­zás la for­ma más cruel de mal­tra­to, por la es­pe­cu­la­ción que im­pli­ca. Se­ría al­go así co­mo man­dar a al­guien al ban­co de su­plen­tes, es de­cir, no de­jar de ha­blar­le por What­sApp o te­ner el gui­ño oca­sio­nal en al­gu­na red so­cial, con el ob­je­ti­vo de no des­car­tar­lo, pe­ro tam­po­co avan­zar. Es co­mo de­cir­le al otro: "Si no ten­go a na­die y ten­go ga­nas, qui­zás te lla­me". No se cor­ta la re­la­ción pe­ro tam­po­co se pro­gre­sa ni si­quie­ra pa­ra te­ner en­cuen­tros oca­sio­na­les o una re­la­ción de­cla­ra­da­men­te in­for­mal ti­po "ami­gos con beneficios". El su­je­to que ma­ni­pu­la, jue­ga. Tra­ta de no des­car­tar to­tal­men­te a ese otro co­mo po­si­bi­li­dad (un plan Bo C), pe­ro en reali­dad es­tá muy le­jos de ver­lo co­mo al­go real, al­go que avan­ce y se con­vier­ta en víncu­lo o com­pro­mi­so.

✔ Zom­bing: con­sis­te en la reapa­ri­ción cual zom­bis de "The Wal­king Dead" que se rehú­san a mo­rir, de aque­llos que se ha­bían da­do a la fu­ga y que vuel­ven pa­ra his­te­ri­quear, o has­ta pa­ra mar­car te­rri­to­rio. ¿De qué ma­ne­ra? Un tex­to en me­dio de la no­che pa­ra tan­tear qué on­da, una char­la tri­vial to­tal­men­te des­con­tex­tua­li­za­da lue­go de se­ma­nas de des­apa­ri­ción, una in­ter­ac­ción ines­pe­ra­da en las re­des so­cia­les en for­ma de un li­ke en Ins­ta­gram o un co­men­ta­rio en al­gu­na vie­ja fo­to­gra­fía de tu Fa­ce­book.

Pa­sar por ex­pe­rien­cias co­mo el ghos­ting, el ben­ching o el zom­bing re­sul­ta un gol­pe cer­te­ro a la au­to­es­ti­ma de la per­so­na que, con sen­ti­mien­tos en­con­tra­dos y sin te­ner la po­si­bi­li­dad de con­fron­tar con ese otro, tien­de a des­va­lo­ri­zar­se sin más, ca­yen­do en es­ta tram­pa mor­tal.

Hay que tra­ba­jar muy bien la au­to­es­ti­ma, de ma­ne­ra que la cruel­dad de la otra per­so­na no ero­sio­ne el va­lor in­he­ren­te que tie­ne quien ha si­do he­ri­do o ig­no­ra­do. Es fun­da­men­tal com­pren­der que si el otro su­je­to fue ma­ni­pu­la­dor, no de­di­có tiem­po o des­apa­re­ció, no sig­ni­fi­ca que uno no val­ga. Al con­tra­rio: es el otro quien no tie­ne pa­rá­me­tro al­guno res­pec­to de lo que im­pli­can los va­lo­res o los com­pro­mi­sos pa­ra po­der po­ner en pa­la­bras lo que le pa­sa. El tra­ba­jo in­te­rior que de­be rea­li­zar la per­so­na afec­ta­da de­be ir en bus­ca de sa­ber y sen­tir que no se me­re­ce ese tra­to y to­do lo que va­le en sí mis­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.