Ex­pe­rien­cias que mar­can

Mia - - CALIDAD DE EDUCACIÓN - *Psi­có­lo­go y di­rec­tor de De­ci­dir Vi­vir Me­jor y del Cen­tro de Psi­co­lo­gía Cog­ni­ti­va

Hoy sa­be­mos que las di­fe­ren­tes si­tua­cio­nes trau­má­ti­cas que un ni­ño pue­de vi­vir en su vi­da in­fan­til sue­len re­per­cu­tir en su com­por­ta­mien­to en la vi­da adul­ta. Es­to sig­ni­fi­ca que mu­chas pro­ble­má­ti­cas psi­co­ló­gi­cas pue­den es­tar ori­gi­na­das por de­ter­mi­na­das vi­ven­cias ocu­rri­das en la edad tem­pra­na del ni­ño por­que han de­ja­do una “mar­ca o una hue­lla “en la es­truc­tu­ra psí­qui­ca.

El ám­bi­to de la fa­mi­lia es fun­da­men­tal en el desa­rro­llo del ni­ño, ya que va a in­fluir de ma­ne­ra po­si­ti­va o ne­ga­ti­va en la vi­da adul­ta, de acuer­do a las ex­pe­rien­cias vi­vi­das en el ám­bi­to fa­mi­liar. Las si­tua­cio­nes trau­má­ti­cas, ha­cen re­fe­ren­cia a la ex­po­si­ción a si­tua­cio­nes gra­ves que son vi­vi­das por el ni­ño de ma­ne­ra “ame­na­zan­te” pa­ra su in­te­gri­dad fí­si­ca, psí­qui­ca y mo­ral. Ade­más, se ca­rac­te­ri­zan por ser si­tua­cio­nes que apa­re­cen de ma­ne­ra re­pen­ti­na, sor­pre­si­va e ines­pe­ra­da. Al­gu­nos de los even­tos que son con­si­de­ra­dos trau­má­ti­cos pa­ra la in­te­gri­dad del ni­ño son:

Ac­ci­den­tes con con­se­cuen­cias gra­ves Vio­la­cio­nes

Aban­dono de los pa­dres Abu­so se­xual

Ex­po­si­ción a es­tí­mu­los se­xua­les co­mo la por­no­gra­fía

Vio­len­cia fa­mi­liar

Mal­tra­to fí­si­co o psi­co­ló­gi­co Muer­te de uno de los pa­dres o am­bos

Los sín­to­mas más fre­cuen­tes, se evi­den­cian en los cam­bios de com­por­ta­mien­to del ni­ño. Al­gu­nos de ellos pue­den ser:

Pe­sa­di­llas

An­gus­tia y llan­to in­jus­ti­fi­ca­do Jue­gos agre­si­vos Irri­ta­bi­li­dad

Di­fi­cul­tad pa­ra con­cen­trar­se

En la vi­da adul­ta, co­mo con­se­cuen­cia de lo men­cio­na­do an­te­rior­men­te pue­den apa­re­cer di­fe­ren­tes tras­tor­nos o pa­to­lo­gías en el su­je­to.

Al­gu­nas de ellas pue­den ser:

Abu­so de sus­tan­cias Al­coho­lis­mo

An­sie­dad ge­ne­ra­li­za­da

Cri­sis de pá­ni­co Tras­tor­nos de la ali­men­ta­ción Tras­tor­nos en el es­ta­do del áni­mo. Es im­por­tan­te men­cio­nar que no ne­ce­sa­ria­men­te to­dos los ni­ños que han su­fri­do un he­cho trau­má­ti­co du­ran­te su in­fan­cia su­fren al­gu­na pa­to­lo­gía en la adul­tez. Hay su­je­tos que tie­nen un afron­ta­mien­to efec­ti­vo, es­to sig­ni­fi­ca ser re­si­lien­tes, que es la ca­pa­ci­dad pa­ra afron­tar de ma­ne­ra sa­lu­da­ble, sin en­fer­mar­se, si­tua­cio­nes trau­má­ti­cas o ca­tas­tró­fi­cas.

Por San­tia­go Gómez*

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.