Bue­na cam­pa­ña

Mia - - SALUD - Fuen­tes: Skin Can­cer Foun­da­tion (www.can­cer.gov)

An­tes de que em­pe­za­ra el ve­rano, en España, la mar­ca La Ro­che-Po­say pu­so en mar­cha una cam­pa­ña ori­gi­nal, in­ter­ac­ti­va y muy efi­caz. Ba­jo el “Con­viér­te­te en un Skin Chec­ker” e ilus­tra­da con di­ver­ti­dos pe­rros dál­ma­tas, la pla­ta­for­ma in­ter­ac­ti­va www.la­ro­che­po­say.es/ar­tícu­lo/Hazte-skin­chec­ker-La-Ro­che-Po­say edu­ca y con­cien­ti­za al pú­bli­co en ge­ne­ral acer­ca de su pa­pel ac­ti­vo en la de­tec­ción pre­coz del cáncer de piel y lo in­vi­ta a trans­for­mar­se en un au­to-eva­lua­dor o “Skin Chec­ker”.

El ob­je­ti­vo es que to­dos pue­dan cui­dar a los que más quie­res, con un cui­da­do en ca­sa con so­lo re­vi­sar pe­rió­di­ca­men­te los lu­na­res. La mar­ca in­vi­ta a su­mar­se en aso­cia­ción ac­ti­va con der­ma­tó­lo­gos y com­par­tien­do en las RRSS con el hash­tag #Cui­da­tu­piel. Jun­to con eva­luar el ries­go per­so­nal y che­quear el es­ta­do de los lu­na­res, la pla­ta­for­ma vir­tual pre­ten­de in­cul­car bue­nos há­bi­tos ba­jo el sol, que im­pli­ca en­tre otras co­sas, uti­li­zar en for­ma ade­cua­da los pro­tec­to­res so­la­res de acuer­do al tono de piel, al ni­vel de ex­po­si­ción so­lar y la edad de ca­da per­so­na.

Ade­más, bus­ca edu­car so­bre có­mo re­co­no­cer y eva­luar los lu­na­res sos­pe­cho­sos con el mé­to­do ABCDE, pa­ra dar se­gui­mien­to re­gu­lar y en­tre­gar tips pa­ra pro­te­ger la piel so­bre los da­ños de los ra­yos UV. De he­cho, la eva­lua­ción se rea­li­za di­rec­ta­men­te en la pá­gi­na web.Un be­ne­fi­cio pa­ra la co­mu­ni­dad y un lla­ma­do a no re­cor­dar só­lo en ve­rano los efec­tos da­ñi­nos del sol.

Fi­nal­men­te, el mi­cro Skin Chec­ker es­ta­rá to­do el ve­rano re­co­rrien­do ciu­da­des de to­do el país con to­da la in­for­ma­ción pa­ra en­se­ñar a cui­dar tu piel y de­tec­tar lu­na­res sos­pe­cho­sos, es­pa­cios di­dác­ti­cos in­ter­ac­ti­vos, prue­ba de tex­tu­ras y mi­les de mues­tras gra­tui­tas de pro­tec­to­res so­la­res. so­bre el cui­da­do de la piel y la pre­ven­ción del cáncer, el 23 de ma­yo se de­sig­nó co­mo el Día Mun­dial del Me­la­no­ma. En es­te mar­co, la Skin Can­cer Foun­da­tion, ela­bo­ró una guía pa­ra rea­li­zar una au­to re­vi­sión y re­du­cir los ries­gos de pa­de­cer de es­ta en­fer­me­dad.

Los 8 pa­sos

Pa­ra lle­var a ca­bo la re­vi­sión, se ne­ce­si­ta: una luz bri­llan­te, un es­pe­jo de cuer­po en­te­ro, un es­pe­jo de mano, 2 si­llas y un se­ca­dor de pe­lo.

El si­guien­te es el pa­so a pa­so:

1- Exa­mi­nar la ca­ra, es­pe­cial­men­te la na­riz, la­bios, bo­ca y ore­jas, de am­bos la­dos. Uti­li­zar uno o dos es­pe­jos pa­ra con­se­guir una vi­sión más cla­ra.

2- Ins­pec­cio­nar a fon­do el cue­ro ca­be­llu­do, uti­li­zan­do un se­ca­dor de pe­lo y es­pe­jo pa­ra ex­po­ner ca­da sec­ción. En es­te pun­to, es me­jor con­tar con ayu­da.

3- Re­vi­sar cui­da­do­sa­men­te las ma­nos: palma de la mano y el re­ver­so, en­tre los de­dos y en las uñas. Con­ti­nuar has­ta las mu­ñe­cas pa­ra exa­mi­nar tan­to la par­te de­lan­te­ra y tra­se­ra de los an­te­bra­zos.

4 - De pie fren­te a un es­pe­jo de cuer­po com­ple­to, co­men­zar por los co­dos y mi­rar to­dos los la­dos de los bra­zos. No ol­vi­dar las axi­las.

5 - Cen­trar­se en el cue­llo, el pe­cho, y el tor­so. Las mu­je­res de­ben le­van­tar los se­nos pa­ra ver la par­te in­fe­rior.

6- De es­pal­da al es­pe­jo de cuer­po en­te­ro, uti­li­zar el es­pe­jo de mano pa­ra ins­pec­cio­nar la par­te pos­te­rior de su cue­llo, hom­bros, par­te su­pe­rior de la es­pal­da y cual­quier par­te de atrás de los bra­zos que no se pu­do ver en el pa­so 4.

7 - Aún uti­li­zan­do los dos es­pe­jos, ex­plo­rar la par­te in­fe­rior de la es­pal­da, las nal­gas, la es­pal­da y am­bas pier­nas.

8- Sen­ta­da, su­bir ca­da pier­na a otra si­lla o ban­que­ta. Usar el es­pe­jo de mano pa­ra exa­mi­nar los ge­ni­ta­les. Re­vi­sar el fren­te y los la­dos de las dos pier­nas, del mus­lo a la ti­bia, to­bi­llos, par­te su­pe­rior de los pies, en­tre los de­dos de los pies y ba­jo las uñas de los pies. Exa­mi­nar las plan­tas de los pies y los ta­lo­nes.

Fac­to­res de ries­go

Den­tro de los fac­to­res de ries­go, los más gra­ves se re­la­cio­nan con la in­ci­den­cia de los ra­yos so­la­res: ha­ber su­fri­do al me­nos una que­ma­du­ra gra­ve de sol con pre­sen­cia de am­po­llas, in­cre­men­ta la po­si­bi­li­dad de pa­de­cer me­la­no­ma. Ade­más:

✔ Ex­po­ner­se al sol sin pro­tec­ción.

✔ Los an­te­ce­den­tes fa­mi­lia­res: quie­nes tie­nen dos o más fa­mi­lia­res cer­ca­nos (ma­dre, pa­dre, her­ma­na, her­mano o hi­jo) con me­la­no­ma tie­nen una mayor po­si­bi­li­dad de pre­sen­tar­lo .

✔ El uso per­ma­nen­te y sin con­trol de al­gu­nas dro­gas (an­ti­bió­ti­cos, hor­mo­nas, an­ti­de­pre­si­vos, etc. ) ha­cen que la piel sea más sen­si­ble al sol y au­men­ta los ries­gos.

✔ El uso de lám­pa­ras y ca­mas so­la­res, ya que la ra­dia­ción ul­tra­vio­le­ta que pro­vie­ne de es­tas fuen­tes ar­ti­fi­cia­les pue­den cau­sar da­ño a la piel . El ries­go de cáncer de piel au­men­ta no­ta­ble­men­te si se las uti­li­za an­tes de los 30 años de edad.

Por otra par­te, se de­be te­ner en cuen­ta que los ra­yos so­la­res pue­den re­fle­jar­se en la are­na, en el agua, la nie­ve, el hie­lo y en el pa­vi­men­to, in­clu­so en los días nu­bla­dos, ya que tras­pa­san las nu­bes, los pa­ra­bri­sas, las ven­ta­nas e in­clu­so la ro­pa li­via­na. Fren­te a es­ta si­tua­ción, la me­jor pre­ven­ción es el uso de pro­tec­to­res so­la­res, ade­más de la ins­pec­ción y la con­sul­ta con los es­pe­cia­lis­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.