Bien edu­ca­das

Mia - - MASCOTAS - Fuen­te: Vi­tal­can

La cla­ve pa­ra edu­car a las mas­co­tas es la per­sis­ten­cia y la pa­cien­cia, las ór­de­nes ver­ba­les de­ben ser cla­ras, siem­pre las mis­mas, y el len­gua­je cor­po­ral es­tar acor­de a lo que se di­ce. Por otro la­do, tam­bién de­be te­ner­se en cuen­ta que el pe­rro y el ga­to se co­mu­ni­can de mo­do di­fe­ren­te, por lo cual los mé­to­dos de en­tre­na­mien­to de­ben di­fe­ren­ciar­se. Vea­mos:

PE­RROS

✔ Con­si­de­rar el ca­rác­ter: el tem­pe­ra­men­to de un pe­rro va­ría se­gún su ra­za, por eso hay que ase­so­rar­se pa­ra po­der en­ca­rar la edu­ca­ción co­rrec­ta.

✔ Uti­li­zar re­com­pen­sas: pre­miar­lo con una ca­ri­cia en la ca­be­za o con co­mi­da lo mo­ti­va a obe­de­cer. Tie­ne que ser pe­que­ño y de­be dar­se en el ins­tan­te que reali­ce la ac­ción pe­di­da.

✔ Co­rre­gir con fir­me­za: no se re­co­mien­da al­zar la voz o re­pe­tir mu­chas ve­ces la or­den, por­que se al­te­ra­rá. En­se­ñar­le con voz fir­me y el cuer­po er­gui­do fa­ci­li­ta que en­tien­da el tono de co­mu­ni­ca­ción que se quie­re dar.

✔ No ti­ro­near de la co­rrea: si el pe­rro no avan­za al pa­sear­lo con co­rrea, nun­ca se de­be ti­ro­near de ella, por­que se pue­de las­ti­mar. Es con­ve­nien­te pa­rar la ca­mi­na­ta y cap­tar su aten­ción has­ta que vuel­va a ca­mi­nar a la par de quien lo lle­va.

GA­TOS

✔ Re­gu­lar el jue­go: los ga­tos sue­len con­fun­dir el jue­go con con­duc­tas agre­si­vas; cuan­do co­mien­ce a mor­der o ras­gu­ñar sus­pen­der el jue­go.

✔ Uti­li­zar afi­la­do­res: in­dis­pens­da­bles pa­ra evi­tar que se afi­le las uñas en el si­llón o al­fom­bra. Co­lo­car­lo de­lan­te de los mue­bles y en­se­ñar­le a uti­li­zar­lo.

✔ Dar­le ju­gue­tes: si es­tá so­lo y en­ce­rra­do du­ran­te va­rias ho­ras, es im­por­tan­te que ten­ga ju­gue­tes pa­ra evi­tar que se es­tre­se y ten­ga ma­las con­duc­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.