Cua­tro pre­gun­tas so­bre me­ta­bo­lis­mo

Mia - - CALIDAD DE NUTRICIÓN - Por Dra. María Ale­jan­dra Ro­drí­guez Zía* *Mé­di­ca En­do­cri­no­lo­gía (www.ort­ho­mo­le­cu­lar)

¿Qué es?

La bio­lo­gía de ca­da cé­lu­la tie­ne una in­fi­ni­dad de cam­bios en su in­te­rior, tan­to quí­mi­cos co­mo fí­si­cos. El con­jun­to de es­tos cam­bios de to­das las cé­lu­las, su me­ta­bo­lis­mo, cons­ti­tu­yen el pro­ce­so de la vi­da a es­ca­la mo­le­cu­lar y per­mi­ten ha­cer to­das sus ac­ti­vi­da­des: cre­cer, re­pro­du­cir­se, res­pon­der a un sin­fín de es­tí­mu­los y mo­rir.

¿Va cam­bian­do el me­ta­bo­lis­mo a lo lar­go de los años?

Los cam­bios bio­quí­mi­cos y tam­bién fí­si­cos de ca­da una de nues­tras cé­lu­las van en­len­te­cién­do­se con los años. Son di­fe­ren­tes los cam­bios bio­quí­mi­cos de un re­cién na­ci­do, que tie­ne una fre­cuen­cia car­día­ca de 140 la­ti­dos por minuto, a una per­so­na que lle­ga a los 90 años con una fre­cuen­cia car­día­ca nor­mal de 70 la­ti­dos por minuto. Es un te­ma de ve­lo­ci­dad, no de cam­bio, lo que ocu­rre des­de el prin­ci­pio has­ta el fin de ca­da cé­lu­la es se­me­jan­te. Ob­via­men­te cuan­do una cé­lu­la en­ve­je­ce y mue­re, tam­bién ocu­rren cam­bios en su me­ta­bo­lis­mo, aun­que la per­so­na sea jo­ven, por ejem­plo, la piel se re­cam­bia muy fre­cuen­te­men­te, o las cé­lu­las de nues­tro tu­bo di­ges­ti­vo se re­cam­bian ca­da cua­tro días; en­ton­ces sus me­ta­bo­lis­mos ten­drán ve­lo­ci­da­des ma­yo­res que aque­llas cé­lu­las que vi­ven un año en nues­tro cuer­po.

¿El me­ta­bo­lis­mo pue­de ser el cul­pa­ble de los ki­los de más?

De nin­gu­na ma­ne­ra. Los há­bi­tos ali­men­ta­rios, los de ac­ti­vi­dad fí­si­ca, co­mo así tam­bién los de in­tro­du­cir dro­gas en el cuer­po, des­de el ta­ba­co, el al­cohol, la co­caí­na, la marihuana, son to­dos há­bi­tos que po­drán ace­le­rar o en­len­te­cer el me­ta­bo­lis­mo, no lo cam­bia­ran en su es­truc­tu­ra, pe­ro si pue­den au­men­tar­lo o dis­mi­nuir­lo.

Una bue­na ali­men­ta­ción va a man­te­ner un me­ta­bo­lis­mo equi­li­bra­do, en don­de gas­ta­rá la ener­gía, se­gún sea con­su­mi­da. Cuan­do exis­te un des­equi­li­brio va a gas­tar más o me­nos de lo que con­su­me, en su es­truc­tu- ra el me­ta­bo­lis­mo no es mo­di­fi­ca­do pe­ro si es ace­le­ra­do o des­ace­le­ra­do.

Hay ali­men­tos que pro­du­cen un des­vío del me­ta­bo­lis­mo aho­rra­dor de ener­gía, son to­dos aque­llos que van a es­ti­mu­lar la in­su­li­na. Hoy sa­be­mos que la in­su­li­na es la úni­ca hor­mo­na que sin­te­ti­za la gra­sa. Por es­ta ra­zón ne­ce­si­ta­mos man­te­ner la in­su­li­na den­tro de ni­ve­les nor­ma­les pa­ra no au­men­tar la gra­sa de nues­tro cuer­po. Los hi­dra­tos de car­bono, es­pe­cial­men­te las ha­ri­nas re­fi­na­das, los dul­ces y el azú­car en ge­ne­ral, son los ali­men­tos que es­ti­mu­lan en for­ma des­equi­li­bra­da a la in­su­li­na y nos ha­cen au­men­tar la gra­sa de nues­tro cuer­po. A los dia­bé­ti­cos ti­po 1 o in­su­lino de­pen­dien­tes, les ocu­rre lo con­tra­rio, adel­ga­zan rá­pi­da­men­te por no te­ner in­su­li­na.

¿Por qué te­ne­mos dis­tin­tos me­ta­bo­lis­mos?

To­dos los se­res hu­ma­nos te­ne­mos me­ta­bo­lis­mos muy se­me­jan­tes, (in­clu­so to­dos los ma­mí­fe­ros), por­que es­ta­mos com­par­tien­do un mis­mo ti­po de evo­lu­ción ce­lu­lar.

A me­nor es­ca­la hay di­fe­ren­cias en los me­ta­bo­lis­mos, en­tre los se­res hu­ma­nos y las di­fe­ren­tes es­pe­cies des­de el pun­to de vis­ta ge­né­ti­co. Por ejem­plo, una per­so­na tie­ne una ge­né­ti­ca pa­ra ha­cer ac­ti­vi­dad fí­si­ca o ser se­den­ta­rio.

En­tre per­so­nas de al­to ni­vel in­te­lec­tual, de al­to coe­fi­cien­te o des­ti­na­das a las ar­tes tam­bién ha­brá di­fe­ren­cias ge­né­ti­cas de su me­ta­bo­lis­mo con otras per­so­nas que tie­nen desa­rro­llo pa­ra ac­ti­vi­da­des ma­nua­les. Pe­ro es­tas son di­fe­ren­cias su­ti­les, por­que to­das nues­tras cé­lu­las tie­nen un me­ta­bo­lis­mo bá­si­co, prác­ti­ca­men­te igual. De he­cho, en bio­lo­gía se es­tu­dia el me­ta­bo­lis­mo de un ser uni­ce­lu­lar, co­mo la ame­ba, has­ta el me­ta­bo­lis­mo de la ra­ta, y eso se tra­du­ce al me­ta­bo­lis­mo del ser hu­mano, con lo cual es­ta­mos com­par­tien­do una mis­ma ba­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.