To­do lo que hay pa­ra ver

Pe­rio­dis­ta, es­cri­to­ra, mo­no­lo­guis­ta

Mia - - SUMARIO -

-¿Cuán­do y por qué te lan­zas­te a la li­te­ra­tu­ra?

-To­do em­pe­zó con mi di­vor­cio, a los 34 años, en mi Ro­sa­rio na­tal. Me vi, de pron­to, sin pa­re­ja en una so­cie­dad que, por en­ton­ces, mi­ra­ba de reojo a una chi­ca que ce­na­ba so­la en res­tau­ran­tes. Así co­men­cé con mis co­lum­nas de hu­mor fe­me­nino, ca­si una ra­re­za en ese tiem­po, por­que el hu­mor era al­go de lo que se ha­bían apro­pia­do los hom­bres.A par­tir de ahí, vi­nie­ron gran­des cam­bios en mi ca­rre­ra, de­jé el pe­rio­dis­mo se­rio pa­ra ve­nir­me a vi­vir a Bue­nos Ai­res y ha­cer “Aco­so textual”, cam­bié los li­bros de en­tre­vis­tas que ve­nía es­cri­bien­do por los de víncu­los y ha­ce unos años co­men­cé a tra­ba­jar con el por­tal de ci­tas Match.com. Mi nue­va pro­pues­ta tea­tral im­pli­ca con­tar qué nos pa­sa con el trans­cur­so de las dé­ca­das en el cuer­po,el al­ma y en la men­te, par­tien­do des­de la in­fan­cia has­ta lle­gar a los 50. La vi­da de la mu­jer es una eter­na con­tra­dic­ción, un enor­me signo de pre­gun­ta, por eso di­go que es un es­pec­tácu­lo pa­ra mu­je­res y hom­bres va­lien­tes que se atre­ven a ex­plo­rar el uni­ver­so fe­me­nino. El uni­per­so­nal ape­la al hu­mor y tam­bién a la emo­ción, es una ca­le­si­ta de emo­cio­nes.

-¿Qué te atra­jo del tea­tro?

-Ha­ce ra­to que ve­nía ar­man­do es­te uni­per­so­nal en el que re­co­rro las eda­des de la vi­da de las mu­je­res, uti­li­zan­do anéc­do­tas pro­pias co­mo dis­pa­ra­do­res de lo que nos pa­sa a to­das.Tan­to mis li­bros so­bre víncu­los co­mo los de mo­ti­va­ción tie­nen un de­no­mi­na­dor co­mún: la em­pa­tía. Los lec­to­res - y aho­ra los es­pec­ta­do­res - tie­nen un rol ac­ti­vo en to­do lo que ha­go, son par­te y se iden­ti­fi­can. El for­ma­to “char­la” es al­go ha­bi­tual pa­ra mí por­que lo ha­go en even­tos pri­va­dos y pú­bli­cos ha­ce ya tiem­po, pe­ro el tea­tro tie­ne otros len­gua­jes. Me de­ci­dí a dar el sal­to des­pués de atra­ve­sar unas cuan­tas du­das, sa­cu­dien­do la tú­ni­ca a mis pro­pios fan­tas­mas. Pa­ra ello, acu­dí por pri­me­ra vez al coa­ching de la mano de Da­niel Co­lom­bo, quien me ayu­dó a sis­te­ma­ti­zar lo que ya te­nía y me co­nec­tó con el dis­fru­te de lo que es­ta­ba ha­cien­do.

-¿Por qué de­fi­nís al tu­yo co­mo un es­pec­tácu­lo in­ter­ac­ti­vo?

-Por­que no es stand up ni tea­tro con­ven­cio­nal. Es un mo­nó­lo­go in­ter­ac­ti­vo ya que, a di­fe­ren­cia de otras obras en las que mo­les­ta, por ejem­plo, que sue­ne un ce­lu­lar o que al­guien gri­te des­de la pla­tea, a mí eso me da pie pa­ra in­cor­po­rar siem­pre al­go dis­tin­to. Si bien hay una es­truc­tu­ra na­rra­ti­va, ape­lo mu­cho a la im­pro­vi­sa­ción, por lo que po­dés ver­lo dos ve­ces o tres y siem­pre vas a en­con­trar­le co­sas dis­tin­tas.Ade­más de lo que se ge­ne­ra de ma­ne­ra

es­pon­tá­nea, tam­bién hay un es­pa­cio pa­ra la re­fle­xión al cie­rre.

-¿Ya tie­ne fe­cha la pró­xi­ma pre­sen­ta­ción?

-Es­pe­ro que sea muy pron­to.Ya atra­ve­sé el desafío, el de ven­cer mis pro­pios mie­dos. Me gus­ta­ría agre­gar­le unos pe­que­ños adi­ta­men­tos y ¡va­mos de nue­vo a es­ce­na! En breve es­ta­ré com­par­tien­do con las lec­to­ras de Mia las nue­vas fe­chas. Es­te año, se­gu­ro ha­brá un par más y ya lo es­tán pi­dien­do, tam­bién, de Mé­xi­co y Chi­le.

-¿Te­nés de­vo­lu­ción de tus es­pec­ta­do­ras?

-Siem­pre me he nu­tri­do de lo que nos pa­sa. En una épo­ca iba a ba­res y me nu­tría de con­ver­sa­cio­nes pes­ca­das al vue­lo, es­cu­cho a mis ami­gas y ami­gos, ten­go una flui­da in­ter­ac­ción con la gen­te en las re­des so­cia­les así que po­der es­tar ca­ra a ca­ra con quie­nes me co­mu­ni­co a dia­rio es la fru­ti­lla del pos­tre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.